Así es el coche de Alonso para Indianápolis

 

 

Foto: Twitter @alo_oficial

 

McLaren y Andretti Autosport han alzado la lona que cubría el coche con el que Fernando Alonso correrá por primera vez en las 500 Millas de Indianápolis y siguiendo la línea cromática de la escudería de F1, apostará para esta competición también por el naranja.

 

El Dallara DW12, nombre del bólido, llevará incorporadas varias franjas publicitarias y lucirá el número 29, el elegido por Alonso para debutar en esta carrera. El bicampeón de la F1 se encuentra en estos momentos en Indianápolis para participar en el programa de adaptación al Indianapolis Motor Speedway para novatos. Definida como la prueba más importante del mundo por el propio protagonista, esta será la primera vez que compagine su faceta como piloto del ‘Gran Circo’ con otra disciplina y ha anticipado que no será la última. Su deseo es ganar aquí, aunque sus opciones de debutar con victoria parecen tan escasas como la posibilidad de acabar esta temporada como campeón de la F1, atendiendo a las apuestas deportivas de bet365.

 

Y es que el Andretti Autosport, equipo con el que correrá el asturiano, acumula en la Indycar fracasos similares a los de McLaren sumando sus coches dos abandonos en las cuatro primeras citas del campeonato. Al margen de la pobre imagen en las citas anteriores, está el hecho de que el Andretti Autosport lleva 11 meses sin conocer la victoria, precisamente desde que Alexander Rossi diera la sorpresa en las 500 millas la temporada pasada.

 

Sueña con la Triple Corona

 

Además, Alonso parte de cero con la única experiencia del simulador y antes del 28 de mayo, día de la prueba, deberá asimilar los cambios sustanciales de correr en un circuito ovalado con tráfico alrededor en cada vuelta, una carga aerodinámica distinta, un coche asimétrico en las rectas y un largo etcétera. Las alegrías de su equipo en la actual temporada de Indycar se reducen a marcar el ritmo durante 28 vueltas en el trazado de Long Beach y parte muy lejos en las quinielas de pilotos como Simon Pagenaud, Scott Dixon o Josef Newgarden de cara a la victoria. Las 500 Millas será, de momento, un mero entretenimiento y una válvula de escape para un alguien harto de las decepciones que recibe por parte de Woking desde que decidiera emprender una segunda etapa con la escudería británica.

 

Conquistar Indianápolis es un viejo anhelo de Alonso, que sueña algún día con emular a Graham Hill y lograr la Triplete Corona, que viene a ser el ganar las 500 Millas, las 24 horas de Le Mans y el Gran Premio de Mónaco. De momento, en su currículo ya tiene dos triunfos en el trazado urbano del Principado, que corresponden a las ediciones de 2006 y 2007 y no ha dudado en renunciar a la cita de este año con Mónaco para poder estar en Indianápolis cuando el semáforo se ponga en verde. Una decisión que ha dado mucho de qué hablar en el paddock.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.