Seguros de Vida para profesiones de riesgo

Contratar un seguro de Vida es para muchos españoles la solución a la intranquilidad de qué pasará con sus seres queridos el día que ellos falten. El fallecimiento puede provocar problemas económicos a su familia debido, por ejemplo, a que es la fuente de ingresos principal o la única. A los gastos del sepelio se unen las deudas por los préstamos, los gastos de subsistencia, la hipoteca o los estudios de los hijos, entre otros.

Este tipo de pólizas suelen ser suscritas mayoritariamente por personas de entre 35 y 44 años que tienen responsabilidades económicas, sin embargo, pueden ser contratadas por cualquiera. Para un conductor de autobús, un administrativo o un abogado el seguro de Vida puede ser de gran importancia, pero, ¿qué ocurre si el asegurado es bombero, trabaja con materiales peligrosos o pertenece a un cuerpo de seguridad?

La vida de los profesionales de alto riesgo

Los profesionales cuya labor pone en riesgo su vida o integridad tienen, en muchas ocasiones, una mayor necesidad de contratar un seguro de Vida Riesgo para cubrir sus responsabilidades si les ocurre algo debido a que la probabilidad de que esto suceda es mayor. El seguro de Vida se contrata, precisamente, para que en el caso de que el asegurado pierda la vida o sufra una incapacidad (según las coberturas contratadas), los beneficiarios reciban una indemnización económica. De este modo, ante la falta de los ingresos del tomador su familia se ve compensada y se evitan las dificultades económicas.

 

Es por ello que las aseguradoras ponen a su disposición pólizas específicas de protección, que, en la mayoría de las ocasiones suponen una prima mayor que si tuvieran otra ocupación laboral.

 

Contratar el seguro de Vida con un trabajo de riesgo

 

A la hora de contratar un seguro de Vida, las compañías analizan distintos factores para determinar si emiten la póliza y, de hacerlo, qué prima se deberá pagar por su cobertura. La edad y el capital asegurado, entre otros datos, son tenidos en cuenta por la compañía para fijar la cuantía anual, así como la realización de un cuestionario médico o pruebas sanitarias que estiman el estado de salud del asegurado.

 

Otra de las cuestiones que se deben declarar antes de la suscripción de la póliza es la profesión del interesado. De este modo, al igual que si una persona mayor desea contratar un seguro de Vida, si el usuario cuenta con una profesión de riesgo algunas compañías pueden rechazar asegurarlo o aplicar una sobreprima que compense la cobertura de un riesgo mayor. Esto es debido a que el precio del seguro se fija en función del riesgo de siniestro, entre otras cosas. Y es que, si se tiene una profesión de alto riesgo la posibilidad de sufrir un siniestro cubierto por el seguro es mayor.

 

La contratación de pólizas de Vida Riesgo por parte de personas con profesiones peligrosas puede hacerse de manera particular o colectiva. Algunos de estos trabajadores, como los miembros de las Fuerzas Armadas, cuentan con un seguro de Vida Colectivo contratado por el Ministerio de Defensa. Sin embargo, incluso disponiendo de una póliza para todos los profesionales es posible contratar una particular para incluir coberturas adicionales más allá del fallecimiento.

 

¿Cuáles son las profesiones de riesgo?

 

A la hora de contratar un seguro, las compañías preguntan cuál es la profesión de los asegurados. Esto se debe a que la función del producto es que la aseguradora asuma el riesgo de que el contratante sufra determinado siniestro. Debido a que según qué seguro se quiera contratar es posible que la ocupación influya en el riesgo, es un factor tenido en cuenta a la hora de calcular la prima y emitir o no la póliza.

 

Las compañías de seguros de Vida catalogan como profesiones de riesgo aquellas en las que el peligro asumido es mayor, tal como fuerzas y cuerpos de seguridad, si se manejan materiales explosivos o que pueden ocasionar daños. Es decir, si se realiza una actividad peligrosa o se tienen más posibilidades de sufrir un accidente que en otra profesión habitual, entonces es de alto riesgo. La determinación del grado de peligrosidad de cada profesión la realiza la propia aseguradora. En general, pilotos o personal de vuelo, militares, policías, guardias civiles, personas que manejan sustancias inflamables, mineros, bomberos, toreros, boxeadores, ciclistas o aquellos que tengan profesiones circenses son considerados profesionales de alto riesgo. También aquellos que trabajan bajo el agua o bajo tierra, a una altura superior a 15 metros, los deportistas profesionales o los que lo hacen en la industria agrícola con el uso de la fuerza motriz, entre otras.

 

Coberturas del seguro de Vida

 

La cobertura básica del seguro de Vida es el fallecimiento por causa natural, pero puede contemplar otros muchos motivos que resultan especialmente útiles en el caso de profesionales de riesgo y también otras coberturas adicionales. Por ejemplo, en una póliza de este tipo se puede contemplar el fallecimiento accidental, la incapacidad absoluta y permanente así como las enfermedades graves.

 

Seguro de Vida Temporal o de Vida Entera

 

A la hora de contratarlo es posible disfrutar de sus coberturas durante un periodo de tiempo prefijado o bien durante toda la vida (siempre y cuando no se cancele la póliza). Aquellos que ponen en peligro su vida o salud cada día contratarían un seguro de Vida Entera, incluso aunque se encuentren protegidos por la Administración o su propia empresa, sin embargo, en el caso de que el trabajo de riesgo no sea el habitual es posible contratar una póliza Temporal. Con él se cubre el riesgo de fallecimiento prematuro antes de que finalice el contrato entre el asegurado y su compañía. Su precio suele ser inferior puesto que si el siniestro que ocupa la póliza no se produce entonces ésta no habrá tenido gasto más allá de las otras coberturas que se hayan contratado.

 

Fuente: <a href=”http://www.rastreator.com” target=”_blank”> Rastreator.com</a>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.