Consejos para financiar la compra de un coche

Cuando vamos a comprar un coche, lo primero es determinar nuestras necesidades y nuestras posibilidades de compra. En este sentido, es fundamental ser conscientes de nuestro presupuesto real. Y una vez hemos elegido coche, ¿cómo lo financiamos?

Principales opciones para financiar un coche: a través de un banco o a través del concesionario

Ventajas de una financiera: distintas posibilidades de pago de interés, amortizaciones.
Ventajas de un concesionario: comodidad, flexibilidad y muy buena disposición

A la hora de comprar un coche nuevo, más allá del color, el modelo, el año o el kilometraje que tenga, lo primero es determinar un presupuesto ajustado a nuestras necesidades y posibilidades reales. A partir de aquí, es importante elegir la forma de financiación, para lo que tendremos que tener en cuenta muchos factores.

Tienes que valorar tu nivel de endeudamiento y la capacidad real de poder devolverlo. Aparte, deberás tener en cuenta que cuanto menos dinero financies por norma general, mejor. Existen dos formas de poder financiar un automóvil, bien a través de los préstamos que conceden los bancos y cajas de ahorros, o bien a través de las financieras de los concesionarios. En ambos casos, los intereses serán más altos cuanto más dinero pidas prestado.

Financiar un coche en el concesionario

La dificultad de acceso al crédito por muchos interesados, hace que la opción más fácil parezca la de financiar el coche nuevo a través del propio concesionario donde lo compramos. Aunque estudian a fondo la situación del cliente, tiene la ventaja de que están más dispuestos a negociar que un banco, porque su fin principal es vender el coche.

Además de esta facilidad y de la disposición, financiar directamente con un concesionario tiene otro punto a su favor: esta financiación no aumentará otras deudas que podamos tener con el banco, como por ejemplo, una hipoteca.

Una opción de financiación con concesionarios muy interesante es la del “Crédito Multiopción”. Consiste en financiar sólo una parte del coste total del coche durante un plazo corto de tiempo, y dejar el resto para un último pago. Aquí el cliente puede, o quedarse con el coche pagando lo que falta, o cambiarlo por otro nuevo (de la misma marca) financiando la diferencia del valor entre el coche que entrega y el nuevo.

Financiar un coche a través de un banco

Acudir al banco es la otra opción principal a tener en cuenta a la hora de financiar. En los últimos años, y para poder hacer competencia a los concesionarios, han ideado hasta planes especiales para la compra de coches nuevos. Ofrecen préstamos a interés variable o fijo.

Se puede intentar dar una entrada y reducir el plazo de amortización, para pagar menos intereses y que el precio final sea más favorable para el cliente. No olvides tener en cuenta varias financieras, contar con otros los impuestos del coche y conocer en detalle todas y cada una de las condiciones del préstamo para evitar sustos futuros.

Fuente:MAPRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.