10 consejos para elegir un seguro

Todos los días estamos expuestos a situaciones de riesgo que pueden afectar las finanzas personales. Si bien podemos tomar medidas preventivas, pero en algunos casos no siempre es posible evitarlos.

Sin duda para decidirte por un seguro, éste primero debe satisfacer tus necesidades, pero también debes tomar en cuenta lo siguiente:

Familiarízate con el vocabulario: Es importante conocer algunos términos que te ayuden a tomar una buena decisión. Cuando hablan de cobertura es el riesgo específico por el cual el seguro te protegerá. La póliza es el documento que contiene las normas generales.

Por otro lado, la suma asegurada refiere al monto máximo que te pagará la compañía si ocurre un siniestro amparado. El último término es la prima, hace alusión al costo del seguro.

 

¿Qué quieres asegurar? Existen seguros de desempleo, gastos médicos, autos, inmuebles o personales, prioriza tus necesidades y sé prospectivo, analiza qué cosas o quiénes son vulnerables.

 

Dependientes económicos. Considera si tienes hijos pequeños o si están estudiando, eres soltero o jubilado. Cuántos ingresos además del tuyo comprometerá.

 

¿Qué cobertura tiene? Comúnmente las coberturas son por muerte, daños a terceros o invalidez. Sin embargo, puedes optar por enfermedades terminales o graves o bien, gastos funerarios. Se sugiere que la cobertura vaya de 5 y 8 veces el ingreso actual.

 

Define tu presupuesto. Piensa cuánto ganas y cuánto puedes destinar para el pago del seguro. Afortunadamente ya existen seguros diseñados bajo un esquema de protección que permita a bajo costo y con flexibilidad en el pago de prima, así subsanar el desequilibrio económico familiar que implica el fallecimiento o la invalidez del asegurado.

 

Revisa opciones. La aseguradora puede ser un banco o tal vez una empresa especializada, considera la trayectoria, presencia en la ciudad y país, precios y cuál es su fuerte en el sector. La aseguradora debe contar con oficinas físicas y sitios web de atención permanente, además de medios alternativos de comunicación.

 

Busca asesoría. Existen agentes de seguros y corredores de seguros. Los primeros son personas que te orienta sobre los seguros existentes y te hace un plan a la medida. En tanto, el corredor son intermediarios de varias compañías que se dedican a comercializar contratos y pólizas de seguro a sus clientes.

 

Compara. Muchas veces la decisión por un seguro únicamente se ve motivada por el precio. No obstante, lo ideal es hacer una evaluación de las ventajas y desventajas de cada opción.

 

Organiza tus ingresos. Busca planes de pago que no comprometa otros gastos necesarios en tu familia, es necesario organizarte, tal vez puedas pagarlo quincenalmente o en dos pagos al año.

 

Beneficiarios. Aclara el nombre y porcentaje que se les otorgará, recuerda que no pueden ser menores de edad. Evita intermediarios, si designas a alguien más para entregar la suma asegurada esta acción solo es una obligación moral.

 

Fuente: HIR Seguros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.