La nueva Clase B de Mercedes-Benz incorpora sistemas alternativos de propulsión

B250 4MATIC; 7G-DCT

Mercedes-Benz ha sometido su Clase B a una profunda actualización, revalorizando sobre todo el interior del habitáculo. La cartera se amplía con efecto inmediato con dos modelos con propulsión alternativa, la Clase B Electric Drive y el B 200 Natural Gas Drive. Ambos utilizan el concepto de carrocería modular «ENERGY SPACE». En los bajos de estos modelos se alojan la batería de iones de litio (Clase B Electric Drive) o bien un depósito grande y dos pequeños de gas, así como un depósito de gasolina de 14 litros (B 200 Natural Gas). Gracias a esta inteligente distribución y ubicación de los componentes, el vehículo de cinco plazas mantiene la generosa capacidad en el maletero que lo ha hecho famoso en el mercado.

La Clase B Electric Drive y la Clase B Natural Gas Drive conjugan en su diseño exterior deportividad refinada y valores estéticos con líneas tersas y poderosas. Estos modelos se diferencian de las versiones con motor de gasolina o diésel en numerosos detalles, especialmente en la forma del faldón delantero y el faldón trasero, así como los embellecedores laterales.

A raíz de la reestilización se revaloriza el habitáculo de la Clase B, que es ahora más individual, más exclusivo y más moderno todavía. Esto se aprecia en la Clase B Electric Drive y la Clase B Natural Gas Drive, por ejemplo, en las dimensiones del display exento de la unidad central, con hasta 20,3 cm de diagonal, o en el noble diseño de las esferas del cuadro de instrumentos. Otra novedad es el acabado de los instrumentos en estilo de cronógrafo con esfera negra, cuatro agujas iluminadas en rojo y tipografía renovada.

Además, Mercedes-Benz ha renovado el programa de modelos y lo ha adaptado a la estructura de la oferta de los demás modelos compactos. Las dos líneas de equipamiento nuevas para los modelos con propulsión alternativa se llaman ahora Style y Urban. La Clase B Electric Drive está disponible adicionalmente con la línea de equipamiento Electric Art.

Desde su introducción, la Clase B ha definido un nuevo estándar de seguridad en la categoría de turismos compactos con numerosos sistemas nuevos de asistencia a la conducción, algunos de ellos de serie. Las funciones ampliadas y los nuevos sistemas ofrecen ahora un mayor nivel de asistencia al conductor. El COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS de serie amplía las funciones del COLLISION PREVENTION ASSIST (advertencia de distancia asistida por radar y asistencia al frenado mediante el servofreno de emergencia adaptativo) incorporando una frenada parcial autónoma para reducir el peligro de colisión por alcance.

Además, se ha perfeccionado el sistema de alerta por cansancio ATTENTION ASSIST implementado de serie. Ahora usa un gráfico de barra con cinco niveles para visualizar el nivel de atención actual del conductor y opera en un margen de velocidad más amplio (60 – 200 km/h). El Intelligent Light System opcional se adapta automáticamente a las condiciones atmosféricas, de iluminación y de conducción, asegurando una mejor visibilidad para aumentar la seguridad.

«Mercedes connect me» conecta la Clase B con su entorno. El módulo de comunicación incorporado de serie permite el uso de los servicios básicos Mercedes connect me. Entre los servicios disponibles se encuentran, por ejemplo, la gestión de accidentes, la gestión del mantenimiento del vehículo y la gestión de averías. Más amplios todavía son los servicios «Mercedes connect me» para la Clase B Electric Drive. Mediante la página web «connect.mercedes.me» es posible, por ejemplo, consultar cómodamente a distancia el estado actual de carga de la batería de iones de litio o la autonomía posible del vehículo con dicha carga.

Clase B Electric Drive: sin emisiones locales, recarga en tres horas

El motor eléctrico con elevado par motor de la Clase B Electric Drive permite disfrutar de una conducción ágil y segura con una autonomía de hasta 200 kilómetros y sin emisiones locales. La preclimatización del habitáculo implementada de serie e innovadores equipos opcionales como el sistema de frenos recuperativo asistido por radar y la ampliación de autonomía RANGE PLUS aumentan el confort de conducción y la utilidad para el uso a diario. La Clase B Electric Drive puede encargarse desde el 3 de noviembre, y los primeros ejemplares se entregarán antes de finales del año.

La propulsión silenciosa y exenta de emisiones directas corre a cargo de un motor eléctrico de 132 kW de potencia que, como es habitual en este tipo de propulsores, entrega su par motor máximo superior a 340 Nm nada más pisar el acelerador. Esta cifra es equivalente al par motor de un moderno grupo de gasolina atmosférico con tres litros de cilindrada. El resultado es una asombrosa capacidad de aceleración nada más ponerse en marcha. La Clase B eléctrica completa el sprint normalizado de 0 a 100 km/h en sólo 7,9 segundos. Su comportamiento ágil permite disfrutar de una conducción altamente dinámica en cualquier situación.

El sistema de frenos recuperativo asistido por radar (opcional) permite una recuperación energética especialmente efectiva, lo que conlleva un aumento de la autonomía. Al mismo tiempo, asiste al conductor en la regulación de la distancia respecto al vehículo precedente y en el control de la velocidad. El sistema utiliza los datos de los sensores de radar del COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS para aumentar o disminuir hasta cero la recuperación y por tanto la deceleración en función de las condiciones de circulación.

La energía que precisa el propulsor eléctrico procede de una batería de iones de litio de alta potencia con una capacidad de 28 kWh, instalada en un lugar seguro entre el eje delantero y el eje trasero que no resta espacio útil: el llamado «ENERGY SPACE» en los bajos del vehículo.

El cargador para la batería está montado en el compartimento del motor. La recarga es tan sencilla como el repostaje de un vehículo con motor de combustión. Después de abrir la tapa de la caja de enchufe se conecta el cable de carga, por ejemplo, a una toma de corriente doméstica, una estación de carga pública o una wallbox. Esta última permite recargar completamente la batería en sólo tres horas aproximadamente (400 V, corriente trifásica, 16 A). Con el equipo opcional RANGE PLUS es posible incrementar la autonomía del vehículo en hasta 30 km.

B 200 Natural Gas Drive: gases de escape limpios, menores costes en concepto de combustible

Hasta 16% menos emisiones de CO2, gases de escape claramente más limpios que los motores de gasolina o diésel y costes en concepto de combustible aproximadamente 50% menores que un motor comparable de gasolina son argumentos a favor del Mercedes B 200 Natural Gas Drive con propulsión por gas natural. La versión reestilizada puede encargarse desde el 12 de septiembre y llegará a los concesionarios a partir del 29 de noviembre.

Operando con gas natural, el B 200 Natural Gas Drive de 115 kW (156 CV) registra un consumo de sólo 4,2 kg/100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 115 g/km. En consecuencia, las emisiones se sitúan un 16% por debajo de las cifras del B 200 BlueEFFICIENCY con motor de gasolina de idéntica potencia. El nuevo modelo corresponde a la categoría de eficiencia energética A+ y cumple la norma Euro 6. Pero la conducción de un vehículo de gas natural no es sólo rentable para el medio ambiente, sino también para la economía de su propietario. Si se convierte el consumo de gas natural del B 200 Natural Gas Drive al equivalente energético de la gasolina, el precio por kilómetro resulta un 50% inferior.

Sin embargo, las prestaciones se sitúan prácticamente al mismo nivel: el
B 200 Natural Gas Drive alcanza una velocidad máxima de 200 km/h y completa el sprint estándar de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos (con cambio automático 7G-DCT; la versión con cambio manual lo termina en 9,2 s). El B 200 Natural Gas Drive trabaja según el principio monovalente+. Eso significa que el motor funciona básicamente con gas. Para situaciones de emergencia se ha previsto un pequeño depósito de gasolina con capacidad para 12 litros. En caso de que se agote el gas, el vehículo conmuta de forma automática e imperceptible a la modalidad de gasolina. Dado que el conductor no puede activar el modo de operación con gasolina, el B 200 Natural Gas Drive está certificado como vehículo de gas natural, con las consiguientes ventajas fiscales. La autonomía en régimen de gas natural es de unos 500 kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.