Allianz ofrece sencillas pautas para un comienzo seguro de la temporada de rutas en moto

Allianz ofrece sencillas pautas para un comienzo seguro de la temporada de rutas en moto

Ante la llegada de la Semana Santa y el comienzo del buen tiempo, muchas personas deciden aprovechar estos días de vacaciones para hacer rutas en moto por todo el territorio. “Es recomendable que antes de sacar la moto del garaje, los aficionados hagan una buena puesta a punto tanto de su moto, como de sus habilidades, sobre todo, si llevan todo el invierno sin conducir“, apunta Antonio Escrivá, Subdirector General de Allianz Seguros y responsable del área de Automóviles y Particulares.
En España, se estima que el parque de motocicletas es de unos 2,8 millones y el de ciclomotores de alrededor de 500.000. Las compañías del Grupo Allianz en España protegen a más de 600.000 vehículos de dos ruedas, lo que supone un 18% del mercado de motocicletas y ciclomotores.


Unos reflejos adecuados, esenciales para una conducción segura

Ningún atleta puede confiar en hacer su mejor actuación si no ha realizado un entrenamiento serio, y lo mismo ocurre con los motociclistas. Después de una temporada de obligado parón por la climatología adversa, los reflejos comienzan a perderse. Incluso, a pesar de que los motociclistas con muchos años de experiencia discrepen, reaccionar con rapidez y de manera adecuada es algo que necesita entrenarse, especialmente tras un parón de varios meses.
Sólo un acercamiento prudente ayudará al motociclista que no haya usado su vehículo durante un tiempo a recobrar su pericia y actuar de manera segura ante las situaciones que plantea el tráfico de cada día. Los expertos en seguridad de Allianz recomiendan empezar con algunos ejercicios de frenado y dirección con cuidado, en áreas abiertas, fuera del flujo del tráfico. De esta manera, los motociclistas pueden refrescar rápidamente sus habilidades de conducción conseguidas durante la temporada del año anterior.


Mejor dirigirse a un taller especializado para un chequeo del vehículo

Sin embargo, sólo será un buen comienzo de temporada motera, si la moto está en buenas condiciones. Quienes tienen limitaciones mecánicas deben llevar sus vehículos al taller para que hagan un control minucioso y una inspección técnica de todas las funciones de la moto. Los mecánicos pueden detectar, por ejemplo, daños en los neumáticos o en los mecanismos de dirección que inciden sobre la conducción en línea recta o en el manejo de la moto en general. En cualquier caso, los dibujos de los neumáticos y su presión deben estar en condiciones y los frenos deben funcionar a la perfección. Para ello es esencial comprobar tanto el líquido de frenos como las almohadillas de los frenos. También hay que prestar atención a que todos los indicadores y luces funcionen correctamente, y comprobar especialmente la cadena de transmisión, vigilando que no esté sucia, le falte lubricación o no esté lo suficientemente tirante.


El equipamiento adecuado no es sólo estilo, es vital

Sólo quienes viajan en moto con el equipamiento adecuado cumplen un requisito previo importante para su seguridad personal: llevando las protecciones adecuadas se puede uno asegurar de que las lesiones sufridas en una caída sean más moderadas. Después de todo, existe siempre un riesgo real de sufrir un accidente. El hielo en las carreteras que se crea en primavera al amanecer y la arena de los bordes de las carreteras pueden sorprender a los motociclistas.
Por eso, los expertos en seguridad de Allianz recuerdan a los moteros que, incluso en los viajes cortos, las prendas especialmente diseñadas con protecciones, los cascos, las botas y los guantes adecuados son esenciales. Si una caída o un choque es inevitable, este tipo de prevención es el único seguro de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.