Intentar engañar a las compañías de seguros es un delito que conllevan una condena penal

Los tiempos que corren, difíciles para casi todos nosotros, pueden inducir a algunas personas a intentar conseguir un dinerillo extra intentando engañar a la compañía de seguros, pero no hay que olvidar que es un gran error que puede costar muy caro puesto que intentar engañar a las compañías de seguros es un delito y puede terminar con una condena penal.

Francisco Maroto Granados, letrado de Legalius Claim, en unas declaraciones a ElDía.es explicó que ante situaciones de necesidad con “la crisis ha aumentado la picaresca relacionada con los seguros”.

Francisco Maroto destacó que también han aumentado los casos de personas que “provocan daños en su vivienda o en sus vehículos de forma intencionada; o que simulan robos en sus establecimientos” para cobrar de estas compañías, un tipo de acciones que tiene repercusiones penales. “La gente no se da cuenta de que son delitos que conllevan una condena penal”, señaló el jurista, quien destacó que las compañías siempre “intentan llegar a acuerdos para no llegar a acciones legales en los casos de fraude”. Este tipo de acciones afecta al resto de las personas, pues “pagan justos por pecadores, ya que la cantidad de medios que hay que gastar para evitar esos fraudes repercute en las primas y los costes del resto de los seguros para el resto de los ciudadanos”.

Pese a estas prácticas y la situación económica, las compañías han intentado mantener su cartera de clientes y facilitar aún más las prestaciones de servicios, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.