Citroën C4 Cactus más confort y tecnología útil en un vehículo económico y ecológico

Citroën C4 Cactus

El mundo cambia y las expectativas de los consumidores evolucionan cada vez más deprisa. Citroën se enfrenta a este reto proponiendo una alternativa real a las berlinas compactas: el Citroën C4 Cactus. En un segmento C muy concurrido, en el que parece que todo está inventado, el Citroën C4 Cactus se distingue por su diseño único, que conjuga lo práctico con lo estético.

El Citroën C4 Cactus plantea las bases de una nueva forma de entender el automóvil: más diseño, más confort y más tecnología útil en un vehículo económico y ecológico. Para resolver una ecuación como ésta, Citroën ha elegido una estrategia novedosa: dar más valor a lo que realmente cuenta para los clientes, incorporando innovaciones tecnológicas y apostando fuertemente por el diseño, el confort, la facilidad de uso y un bajo coste de utilización.

Citroën C4 Cactus

Así, el C4 Cactus incorpora los Airbump®, una innovación de Citroën útil, estética y personalizable, que refuerza el diseño y protege la carrocería. Este vehículo también incorpora una interfaz de conducción 100% digital y 100% intuitiva que ofrece un puesto de conducción amplio y conectado, con los mandos agrupados alrededor de una pantalla táctil de 7 pulgadas de serie.

En el apartado de confort, destacan los amplios asientos delanteros, con un diseño inspirado en los sofás, mientras que el airbag del acompañante en techo (Tecnología Airbag In Roof), una exclusiva mundial, ofrece al pasajero delantero más espacio y volumen para llevar objetos. Por último, el techo acristalado panorámico con alta protección térmica inunda de luz el habitáculo pero sin sufrir los efectos del calor.

Otro de los puntos fuertes del Citroën C4 Cactus es la reducción de los costes de utilización eliminando lo superfluo, asociando una plataforma optimizada con motores eficientes de última generación. Este modelo pesa 200 kg menos que un Citroën C4, con lo que se consigue conjugar agrado de conducción con consumos de carburante reducidos (82 g de CO2/km o lo que es lo mismo 3,2 l/100 km en versión diésel y menos de 100 g de CO2/km en versión gasolina).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.