Audi allroad shooting brake, un prototipo de crossover compacto deportivo con carrocería de dos puertas

Audi allroad shooting brake

 

Deportivo, compacto y versátil. Con estos atributos hace su debut en el Salón del Automóvil de Detroit (NAIAS) el Audi allroad shooting brake, un crossover de dos puertas que no se limita a las carreteras asfaltadas. Su funcionalidad hace que sea el vehículo ideal para los aficionados al deporte, y su sistema de propulsión híbrida, tan poderoso como eficiente, hace posible una nueva forma de tracción a las cuatro ruedas: el e-tron quattro.

 

“El concept-car combina atractivo, tecnología e-tron quattro altamente eficiente capaz de producir 408 CV (300 KW) de potencia con un consumo de sólo 1,9 l/100 km, y aplicaciones electrónicas de última generación,” comenta el Prof. Dr. Ulrich Hackenberg , responsable de Desarrollo Técnico de AUDI AG. “Con este prototipo, ofrecemos pinceladas muy concretas de un futuro cercano.”

 

La marca de los cuatro aros amplia su lenguaje de diseño en el Audi allroad shooting brake. Este compacto de dos puertas combina una serie de rasgos visuales de los futuros modelos deportivos de la marca con el concepto allroad característico de Audi, y con una carrocería tipo “shooting brake”. En el puesto de conducción, los sistemas de manejo e infotainment también son una muestra de soluciones de futuro en modelos de producción.

 

Diseño exterior

 

El Audi allroad shooting brake ofrece una imagen con una apariencia poderosa. La interacción de sus limpias líneas con la tensión musculosa de las superficies de su carrocería crean un diseño escultural. La carrocería parece como si estuviera esculpida de una sola pieza, desde la parrilla singleframe, pasando por la línea de cintura, y hasta el definido estilo de la zaga, en la que se combinan los rasgos característicos de un allroad y un shooting brake.

 

Con una distancia entre ejes de 2,51 metros, el prototipo, en color Ice Blue, mide 4,20 metros de longitud, 1,85 metros de anchura, y su carrocería tiene una altura de 1,41 metros.

 

Con el Audi allroad shooting brake es la primera vez que la marca de los cuatro aros combina las características de diseño de sus vehículos allroad y los Audi e-tron. Como en todos los Audi, el frontal está presidido por la parrilla singleframe de forma hexagonal, que incluye unas bandas estrechas que se asemejan a las aletas de refrigeración de un componente electrónico, un rasgo característico de los modelos e-tron. En la parte inferior de la parrilla luce el logo quattro, y la estrecha entrada central de aire queda integrada en el elemento que sirve de protección para los bajos de la carrocería, realizado en aluminio.

 

Los estilizados faros de doble óptica del Audi allroad shooting brake son una interpretación del lenguaje de diseño de los modelos quattro de Audi, y al mismo tiempo representan un estado avanzado de desarrollo del diseño quattro que Audi ya dejó ver en Audi Sport quattro concept presentado en septiembre en el Salón del Automóvil de Frankfurt. Cada grupo óptico está dividido en cuatro segmentos, y la tecnología matrix LED, con sus diodos emisores de luz controlados individualmente, garantiza una excelente visibilidad sin deslumbrar al tráfico que circula de frente. Por debajo de los faros, unas estilizadas aletas transversales sirven de estructura para las bien dimensionadas entradas de aire.

 

En una vista lateral, la silueta de este concept-car transmite una impresión de energía concentrada. Sus voladizos son cortos, y la línea del techo, con un rasgo típico de los vehículos shooting brake, se prolonga de forma descendente hacia los característicos pilares C. En el lado izquierdo se ubica el puerto de conexión para la recarga eléctrica, y en el pilar derecho está la tapa del depósito de combustible.

 

La carrocería del Audi allroad shooting brake está realizada en una combinación de aluminio y material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). Las protecciones en color gris oscuro que recorren la parte inferior y los pasos de rueda son un elemento típico de los Audi allroad, y reducen visualmente el volumen de la carrocería, realzando el carácter off-road del vehículo.

 

Algunos detalles son una muestra de la precisión con la que se ha diseñado este concept-car, como las inserciones de aluminio en los marcos de las ventanillas. Las grandes ruedas incluyen ligeras llantas con el aro fabricado en CFRP, y su diseño de siete radios se basa en el de los modelos e-tron, mientras que la única tuerca central es una característica que resalta el carácter deportivo de este crossover compacto.

 

En la parte trasera, la protección para los bajos realizada en aluminio acentúa la anchura del coche, con un diseño que en este caso no mantiene los rasgos característicos de los vehículos e-tron. Las líneas horizontales definen aquí el contorno de unas superficies limpias y de volúmenes tensos, y el diseño de los grupos ópticos traseros retoma el de los faros delanteros; el difusor integra dos grandes salidas de escape. El spoiler situado en el techo, y la tercera luz de freno, configurada como un delgado hilo luminoso que une los dos grupos ópticos traseros, realzan el diseño en esta zona.

 

 

Diseño interior:

 

La versatilidad y la funcionalidad del Audi allroad shooting brake es ideal para gente joven, activa y aficionados al deporte. En invierno en California, por ejemplo, podrían conducir su vehículo desde Los Ángeles a las montañas de San Gabriel para realizar snowboard por la mañana, y luego poner rumbo a la playa de Venice para practicar kite-surf por la tarde.

 

El interior ofrece espacio para cuatro pasajeros. Los asientos deportivos ofrecen la sujeción óptima para el conductor y el pasajero en las plazas delanteras; cuentan con reposacabezas integrados y laterales de contornos pronunciados, y las zonas acolchadas permiten apoyar los muslos cuando se conduce rápido en carreteras de curvas. La función easy-entry permite un fácil acceso a las plazas traseras, y cuando se pliegan los respaldos de dichas plazas se crea una plataforma de carga plana en la que queda espacio para transportar gran cantidad de equipaje o equipación deportiva.

 

De líneas claras y firmes, en el diseño del interior del Audi allroad shooting brake se utilizan los colores antracita y gris. Los materiales ponen de manifiesto la habilidad de los diseñadores de Audi, que queda reflejada en el techo tapizado en Alcantara, en los distintos tipos de piel empleados para la tapicería y en los tonos del aluminio utilizado para los embellecedores de los mandos, en las salidas de aire de la climatización o en los radios del nuevo volante multifunción.

 

También el diseño del interior recoge la filosofía de Audi en cuanto a construcción ligera, elegancia deportiva y controles fáciles de manejar. Visto desde la parte superior, el panel de instrumentos recuerda al ala de un avión, y el diseño de las toberas de las salidas de aire se asemeja a las de las turbinas de un reactor. Los controles para el sistema de climatización se integran en las propias salidas de aire. La parte central incluye un mando que emerge de forma automática cuando se aproxima la mano, y desde el que se controla la temperatura, el flujo y la intensidad del aire, así como la calefacción de los asientos. Las luces se activan mediante un botón, y para la apertura de las puertas la típica manecilla tiene forma de placa con un diseño especial.

 

La consola central se desplaza con los ajustes de los asientos, de forma que los controles siempre quedan a la distancia óptima del conductor. También es posible realizar ajustes individuales de precisión. Mandos como el selector electrónico by-wire del cambio e-S tronic y el terminal del MMI están siempre al alcance de la mano, y pueden ajustarse a la altura y las preferencias del conductor.

 

El nuevo terminal de manejo MMI y el diseño deportivo del volante multifunción permiten al conductor controlar casi todas las funciones del Audi allroad shooting brake de forma intuitiva. La estrategia de funcionamiento se basa en una nueva estructura de menús similar a la de un teléfono inteligente, incluyendo una función de búsqueda de texto libre. Es fácil acceder a todas las funciones principales, y a través del panel táctil del terminal MMI se puede realizar un desplazamiento rápido y hacer zoom en las listas y en los mapas.

 

El puesto de mando está muy centrado en el conductor. La pantalla TFT de 12,3 pulgadas presenta toda la información principal en gráficos 3D de alta calidad, y ofrece distintos modos de visualización. En la vista clásica el medidor de potencia powermeter del sistema de propulsión híbrido y el velocímetro quedan en primer plano, mientras que en el modo infotainment toman protagonismo elementos como el mapa del sistema de navegación, y en el modo sport se presenta de forma destacada el cuentarrevoluciones.

 

Otra característica de este prototipo que supone un anticipo de futuro es el Audi phone box, que conecta el dispositivo móvil del conductor con el vehículo, y puede recargarlo por inducción sin necesidad de cables.

 

Propulsión: sistema híbrido enchufable

 

El sistema de propulsión híbrido ofrece un rendimiento impresionante, con 408 CV (300 KW) de potencia de sistema, y un par máximo de sistema de 650 Nm. El concept-car, que tiene un peso de alrededor de 1.600 kg sin conductor, acelera desde parado hasta una velocidad de 100 km/h en 4,6 segundos, y alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h. Con la norma ECE para este tipo de vehículos, el consumo de este crossover compacto es de solo 1,9 l/100 km, y la autonomía alcanza los 820 km.

 

El motor de combustión del Audi allroad shooting brake es el 2.0 TFSI con 292 CV (215 KW) de potencia y un par máximo de 380 Nm. Este cuatro cilindros montado en posición transversal cuenta con sobrealimentación mediante turbocompresor, y en régimen de carga parcial un sistema de inyección indirecta complementa a la inyección directa principal para mejorar la economía de combustible. El colector de escape integrado en la culata permite un eficiente control de la gestión térmica.

 

El motor 2.0 TFSI funciona junto a un motor eléctrico en forma de disco acoplado mediante un embrague. El motor eléctrico genera 40 KW de potencia y un par de 270 Nm, y está integrado en el cambio de seis velocidades e-S tronic. La transmisión de doble embrague, que permite rapidísimos cambios de marcha, transmite el par motor a las ruedas delanteras del vehículo.

 

En el eje trasero se monta un segundo motor eléctrico independiente de esta unidad delantera. Con una potencia máxima de 85 KW y un par máximo de 270 Nm, suministra potencia de propulsión a velocidades bajas y moderadas, y también puede funcionar de forma conjunta con el grupo propulsor montado en el eje delantero si el sistema de control decide que el vehículo funcione con tracción a las cuatro ruedas. En estas situaciones, como por ejemplo en caso de una carretera con poca adherencia o circulando fuera del asfalto, esto hace que el Audi allroad shooting brake se convierta en un Audi e-tron quattro.

 

Situado justo por delante del eje trasero se sitúa la batería de iones de litio, compuesta de ocho módulos. De esta forma su ubicación contribuye a la hora de conseguir una distribución equilibrada del peso, y apenas afecta a la capacidad de carga. La batería, refrigerada por agua, tiene una capacidad de 8,8 kWh, lo que permite una autonomía en modo eléctrico de 50 km. Para la recarga estacionaria se utiliza un módulo de pared Audi wall box, que puede operar con diferentes voltajes y distintos tipos de enchufes conectores, y regula la transferencia de energía de forma inteligente.

 

El sistema de conducción dinámica Audi drive select ofrece tres modos de conducción. En el modo eléctrico EV, que puede seleccionarse desde un mando en el volante multifunción, se da prioridad a la conducción totalmente eléctrica. Aquí, el grupo propulsor del eje delantero permanece inactivo, y el motor eléctrico que mueve las ruedas traseras puede propulsar al vehículo hasta una velocidad máxima de 130 km/h.

 

En modo híbrido las dos unidades propulsoras trabajan juntas de forma eficiente y de distintas maneras, según sea necesario. En muchas situaciones el motor eléctrico delantero acoplado al motor de combustión pasa a funcionar como un generador, recargando la batería, lo que amplía la autonomía operativa en modo eléctrico.

 

En el modo Sport, que el conductor puede seleccionar a través del sistema Audi drive select, está disponible toda la potencia. Cuando el conductor demanda la máxima aceleración el motor eléctrico del eje trasero también puede sumar su empuje al del motor 2.0 TFSI, y en este caso ambas unidades generan fuerza de propulsión. Dependiendo de la situación de conducción, al levantar el pie del acelerador se pueden desacoplar las dos unidades propulsoras, o dar lugar a la entrada en funcionamiento del sistema de recuperación de energía. En el primer caso el vehículo se mueve con cero emisiones, ya que el motor de combustión se desconecta por completo; en el segundo caso la energía recuperada en las fases de frenada o deceleración se devuelve a la batería de alto voltaje.

 

A través del MMI el conductor puede utilizar las funciones “Hold” y “Chargue” para influir de forma específica en el estado de carga de la batería, por ejemplo para aumentar el almacenamiento de energía eléctrica de forma que esté disponible para utilizarla en los últimos kilómetros al llegar al destino.

 

El Audi allroad shooting brake cuenta con suspensiones delanteras McPherson, eje trasero de cuatro brazos y dirección electromecánica. Este crossover deportivo es muy eficaz en utilización off-road gracias a su elevada distancia al suelo, a su reducida distancia entre ejes, a los cortos voladizos y al sistema de tracción eléctrica quattro. Las llantas son de 19 pulgadas, con neumáticos en formato 225/40.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.