El sistema de aparcamiento pilotado de Audi

La conducción pilotada está cada vez más cerca para Audi. Integrado en la nueva red de movilidad eléctrica Audi connect, los ingenieros de la marca de los cuatro aros trabajan en la puesta a punto de un sistema de ayuda al aparcamiento que permitirá al conductor bajarse del vehículo y que la maniobra se realice de forma completamente automática, mediante el guiado de forma inalámbrica WLAN, y con la ayuda de sensores y cámaras que supervisarán el entorno.

Hay veces que, al aparcar, el espacio disponible es tan reducido que al conductor le cuesta mucho trabajo salir del vehículo. Gracias a la conducción pilotada de Audi, pronto el conductor podrá bajarse cómodamente del vehículo ante el garaje o una plaza de aparcamiento estrecha e indicarle a través de la llave con mando a distancia o de un smartphone que aparque de forma autónoma.

Bajo la supervisión del conductor, el vehículo se sirve del sistema de sensores equipados en el vehículo para realizar las maniobras de giro e introducirse por sí solo en el hueco o en el garaje; cuando detecta un obstáculo, se detiene inmediatamente. Una vez ha alcanzado la posición final, apaga el motor, desactiva el encendido y bloquea las puertas. Por último, envía un mensaje de confirmación al conductor. La maniobra para desaparcar o salir del propio garaje o de una plaza de aparcamiento resulta igual de cómoda y sencilla y basta con pulsar un botón. Una vez que el vehículo ha terminado de maniobrar, el conductor y los pasajeros se pueden subir a él cómodamente y ponerse en marcha.

Conducción pilotada para maniobras de aparcamiento en parkings

En una versión más sofisticada, Audi trabaja en un sistema que hará posible que los vehículos pueden aparcar y desaparcar de forma autónoma en parkings o aparcamientos subterráneos. Esta tecnología del futuro es activada por el conductor con ayuda de una aplicación específica para smartphone.

El usuario podría comprobar previamente la disponibilidad de plazas libres en los parking más próximos a su destino, utilizando los datos recibidos en el sistema de navegación del vehículo. Una vez en la entrada del parking seleccionado el conductor puede elegir en la pantalla del sistema MMI servicios adicionales que estuvieran disponibles y pudiera necesitar, como por ejemplo el lavado del vehículo, o la recarga automática de las baterías en el caso de que su vehículo fuese un Audi e-tron. Lo siguiente sería salir del vehículo y utilizar el smartphone para activar el sistema.

A partir de aquí, el ordenador central en el parking se hace cargo en este caso de algunas partes de la función de control y dirige al vehículo vía WLAN hasta la siguiente plaza de aparcamiento libre, tras haber analizado previamente los datos necesarios, como el tamaño del mismo. El movimiento del vehículo es registrado mediante un sistema de sensores láser externo, y es transformado por el ordenador del parking en una localización que se envía al navegador del vehículo, junto con otros datos de movimiento.

El ordenador del parkingdispone además de un mapa y registra la ocupación de las plazas de aparcamiento. Con ayuda de estas informaciones se lleva a cabo la planificación de la trayectoria, garantizando que el vehículo disponga de una ruta transitable desde el punto de partida hasta el destino. Durante la marcha el vehículo supervisa su entorno con ayuda de doce sensores de ultrasonidos, aunque en el futuro se incorporarán al vehículo con este mismo objetivo otras cuatro cámaras de vídeo.

Un algoritmo inteligente desarrollado por ordenador compila una imagen completa de todo el área que rodea al vehículo, y la compara con el mapa del recorrido a seguir en el garaje. Para recuperar su vehículo el conductor sólo tiene que programar la hora de recogida a través de su smartphone o realizar una llamada al equipo del garaje, y el vehículo aparece de forma automática en el punto de recogida.

En la actualidad Audi está equipando un parking de Ingolstadt con este tipo de tecnología para realizar ensayos reales. El objetivo es llegar a poder gestionar toda la maniobra de aparcamiento de forma fiable sin tener que realizar actualizaciones técnicas en el vehículo, utilizando sensores de producción en serie ya existentes para identificar su posición. Asimismo, la marca de los cuatro aros ya ha puesto en marcha en Ingolstadt un proyecto piloto para la implantación del sistema “Audi connect wireless payment”, que integra el pago inalámbrico del parking en el vehículo como un servicio más de Audi connect. Todos estos sistemas ahorran tiempo al conductor, e incrementan el confort.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.