Preparando la Media Maratón de Santa Pola


Dos meses después de la prueba más dura para mí, la Maratón de Valencia, llega la hora de enfrentarse a la Media Maratón de Santa Pola. Es la primera vez que voy a esta carrera y, como siempre, enfrentarse a un nuevo reto crea incertidumbre.

Entre Valencia y Santa Pola además ha pasado la Navidad, una época complicada para el corredor popular. La buena mesa y el cava no hacen buenas migas con las zapatillas y la ropa deportiva, por suerte el buen tiempo nos ha acompañado de momento este invierno permitiendo que hayamos podido salir a correr por Valencia sin muchos problemas.

Me descargué un plan de entrenamiento de siete semanas de runners.es y he procurado cumplirlo a rajatabla. Cinco días a la semana y 50 Km. La verdad es que tan solo he faltado un par de días a la cita, uno por cansancio (tal vez fue un poco de resaca, no quiero recordarlo…) y hoy que he decidido no salir a correr, ayer no pude salir y prefiero estar descansado para mañana, creo que el trabajo ya está hecho. Mañana será un día duro.

Para mañana se espera un día ventoso y esto puede resultar muy molesto, recuerdo una rodada larga por el cauce del rio y cuando el viento te empuja parece que vueles, pero cuando te das la vuelta y el viento te da en la cara echas de menos estar calentito entre las sábanas y tomarte un café calentito.

Mi objetivo para mañana es terminar entre 1:43 y 1:45 pero hay que ser flexible y adaptarse a las circunstancias, si el día se complica se hará lo que se pueda, ya veremos. Para mí lo más importante es terminar con ganas de volver a correr la próxima carrera y sobre todo seguir entrenando. Para nosotros, los corredores populares, lo importante es esforzarnos un poco más cada día, sin olvidar que terminar en el puesto 3.235 o en el 3.867 tampoco es tan diferente, lo mejor es llegar a la meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.