Estreno de el MINI John Cooper Works GP. en el Salón Mundial del Automóvil de París

Desarrollado en circuito, homologado para el tráfico vial y de edición estrictamente limitada. Ese es el MINI John Cooper Works GP. El modelo más deportivo y veloz jamás fabricado en serie de MINI se estrena mundialmente en el Salón Mundial del Automóvil de París (29 de setiembre hasta 4 de octubre de 2012). La producción que aún se inicia este año estará limitada a una pequeña serie de 2.000 unidades. El biplaza adquiere un carácter único y extraordinarias prestaciones gracias a los ingredientes especiales de la tecnología de competición del motor de John Cooper Works y a su llamativo diseño. Su motor turbo de cuatro cilindros, modificado en diversos detalles, tiene una potencia máxima de 160 kW/218 CV. Su suspensión regulable, el sistema de frenos especialmente eficiente, las llantas de aleación ligera específicas del modelo y los neumáticos deportivos garantizan una maniobrabilidad fascinante y máxima diversión al volante. Los neumáticos deportivos de serie tienen una mayor capacidad de adherencia al asfalto, por lo que el comportamiento del coche en curvas es espectacular, la capacidad de frenado es impecable y las prestaciones son impresionantes. El peso en orden de marcha según norma DIN es de 1.160 kilogramos, por lo que el MINI John Cooper Works GP es uno de los coches deportivos más ligeros de su segmento.

El motor, la suspensión y las características aerodinámicas fueron definidos durante las intensas pruebas realizadas en el clásico circuito de Grandes Premios Nürburgring-Nordschleife. Durante esas pruebas, el MINI John Cooper Works GP logró una vuelta rápida en 8:23 minutos, lo que significa que esta versión del MINI es capaz de superar con holgura a diversos coches deportivos de gran renombre, pertenecientes a segmentos superiores. Siendo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h n 6,3 segundos y de alcanzar una velocidad punta de 242 km/h, este MINI depara las sensaciones que se experimentan en circuitos de carreras.

El carácter del MINI John Cooper Works GP está determinado por la tradición de competición, forjada en el transcurso de más de cinco décadas. Ya el classic MINI, puesto en manos del legendario preparador de coches deportivos John Cooper, logró transformarse en sinónimo diversión al volante y de grandes éxitos en la competición automovilística. Su palmarés incluye tres primeros puestos en la clasificación general del Rallye de Monte Carlo. En la era del MINI moderno, el nombre John Cooper también está relacionado con productos y coches que llevan en sus genes la experiencia acumulada en el deporte del motor, estableciéndose así un lazo directo con tradicional coche pequeño británico. El modelo de la marca que hasta ahora expresó más fielmente esa pasión por la competición automovilística fue el MINI Cooper S con John Cooper Works GP Kit del año 2006. Aquel modelo de competición también tuvo una edición limitada a 2.000 ejemplares, y actualmente es un codiciado modelo de colección.

Este nuevo modelo que presenta la submarca John Cooper Works, integrada en la marca MINI, es un coche radicalmente deportivo que ha sido capaz de bajar los tiempos de su antecesor en el circuito Nürburgring-Nordschleife en 18 segundos. Este nuevo mejor tiempo es expresión del permanente progreso tecnológico, gracias a la aplicación de la tecnología más avanzada de parte de John Cooper Works.

El motor de cuatro cilindros y 1.600 cc se distingue por la radical entrega de su potencia y la facilidad con la que sube de revoluciones. Sus excelentes cualidades constituyen la base para la obtención de las fascinantes prestaciones del MINI John Cooper Works GP. El excepcional comportamiento del motor se debe a la aplicación de numerosos detalles técnicos procedentes de la competición, además, a la combinación de las tecnologías más avanzadas. Algunas peculiaridades del motor: el bloque y el cárter del cigüeñal son de aluminio, los pistones están reforzados, la culata es especialmente resistente, los cigüeñales tienen un peso optimizado y las válvulas de escape tienen carga de sodio. El compresor turbo tipo Twin-Scroll genera una presión de carga especialmente elevada, el sistema de inyección directa de gasolina garantiza una alimentación de combustible especialmente precisa, y el sistema de regulación plenamente variable de las válvulas, que se basa en la tecnología VALVETRONIC de BMW Group, logra optimizar las respuestas y, a la vez, la eficiencia del motor.

Este propulsor ultramoderno reacciona radicalmente a cualquier movimiento del acelerador. A partir de apenas 1.750 rpm entrega su par máximo de 260 Nm. Con la función overboost, el par alcanza pasajeramente 280 Nm a partir de las 2.000 vueltas. En esas condiciones, la capacidad de aceleración es especialmente temperamental. La potencia máxima de 160 kW/218 CV se entrega a 6.000 rpm. La transmisión de la fuerza está a cargo de una caja de cambios manual de seis marchas, especialmente adaptada a la potencia del motor.

La capacidad de aceleración es impresionante. Concretamente, este modelo es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos. También la capacidad de recuperación impresiona: al acelerar desde 80 km/h a 120 km/h estando puesta la quinta marcha del MINI John Cooper Works GP, apenas transcurren 5,9 segundos. La velocidad máxima es de 242 km/h. Pero el motor turbo también brilla por su grado de eficiencia. Las soluciones de la tecnología MINIMALISM contribuyen adicionalmente a que el consumo promedio del MINI John Cooper Works GP sea de tan sólo 7,1 litros a los 100 kilómetros según ciclo de pruebas UE. El correspondiente valor de emisiones de CO2 es de 165 gramos por kilómetro.

También la tecnología específica del casis del MINI John Cooper Works GP es el resultado de los profundos conocimientos acumulados en el deporte del motor. Es la primera vez que en un MINI se incluye una suspensión regulable, con la que es posible reducir la altura del coche en hasta 20 milímetros. Gracias a este sistema de amortiguación regulable con espirales integradas (coilover), es muy sencillo preparar el coche para el uso en un circuito, regulando su altura en función de las características de cada pista de carreras.

El eje delantero está provisto de montantes invertidos (amortiguador invertido con vástago apoyado en la parte inferior del tubo), de manera que la rigidez longitudinal y transversal del montante es mayor. La caída de las ruedas del eje delantero es superior a la del MINI John Cooper Works. De esta manera se puede aprovechar óptimamente el potencial que albergan los neumáticos deportivos, de estructura claramente diferente a los normales de calle, eliminándose cualquier tendencia de precoz subviraje que conllevaría un desgaste prematuro de los neumáticos. Además, se redujo la convergencia en el eje delantero. La caída también aumentó en las ruedas posteriores. Gracias al diferente reparto del peso a favor del buen funcionamiento del eje delantero, el coche se comporta de manera más neutral en situaciones límite, por lo que es más rápido en esas circunstancias. Debido a la convergencia posterior también disminuida, el coche tiene un comportamiento más ágil y traza las curvas con mayor facilidad.

El sistema de frenos deportivos del MINI John Cooper Works GP garantiza una excelente capacidad de frenado. La configuración de este sistema también proviene de la competición automovilística. Entre otros, cuenta con pinzas fijas de seis bombines y discos autoventilados en las ruedas delanteras. Los discos delanteros tienen un diámetro de 330 milímetros y su grosor es de 25 milímetros, mientras que las dimensiones correspondientes de los discos posteriores son de 280 y 10 milímetros correspondientemente. También las llantas de aleación ligera de peso optimizado de 17 pulgadas fueron desarrolladas específicamente para el MINI John Cooper Works GP. Los neumáticos de formato 215/40 R17 se distinguen especialmente por su gran capacidad de adherencia al asfalto. Opcionalmente es posible adquirir neumáticos estándar de 205/45 R17, que se montan en las mismas llantas. Estos neumáticos logran combinar un buen comportamiento deportivo con buenas cualidades sobre calzadas mojadas o a bajas temperaturas. Las llantas de 7,5×17 H2 ET45 fueron diseñadas especialmente para el MINI John Cooper Works GP, y también provienen de los coches de carreras que participan en el MINI Challenge. El perfil de las llantas se obtiene mediante un método de mecanizado de materiales ligeros, mientras que las llantas mismas se producen aplicando el método de conformación por estirado (flow-forming).

El sistema de control dinámico de la estabilidad DSC del MINI John Cooper Works GP incluye un modo GP especial de competición en sustitución del sistema convencional de control de la tracción DTC. El sistema del MINI John Cooper Works GP prescinde de la activación del sistema de control automático de la estabilidad ASC que incide en el motor, lo que en determinadas circunstancias puede ser molesto. Más bien, el sistema ASC de este modelo únicamente activa los frenos mediante la subfunción EDLC (bloqueo electrónico del diferencial). El software que activa la función de bloqueo actúa sobre el freno de la rueda que se encuentra en el interior de la curva, de manera que cuando ésta pierde capacidad de impulsión, el momento correspondiente se transmite a la rueda que se encuentra en el lado exterior de la curva, que tiene una mayor fuerza de apoyo.

Las extraordinarias prestaciones del MINI John Cooper Works GP saltan a la vista, gracias a su inconfundible diseño. El color de la carrocería es de Thunder Grey metalizado, exclusivo de este modelo. La entrada de aire del capó tiene un marco de color rojo. Los espejos retrovisores exteriores también son del mismo color rojo, así como también las entradas laterales de aire del faldón delantero. El emblema de John Cooper Works se encuentra en la entrada de aire frontal inferior y, además, sobre la tapa del maletero. Y con los listones embellecedores laterales que nacen en la parte delantera y llegan hasta los pasos de rueda posteriores y que, además, están provistos de las siglas «GP», no puede caber duda alguna sobre la identidad de este modelo. El equipamiento de serie del MINI John Cooper Works GP incluye adicionalmente faros xenón con carcasas de color negro, faros antiniebla, acristalamiento de protección solar, climatizador, kit Bluetooth manos libres con puerto USB, alarma, recepción digital de radio con gran calidad de sonido y DSC con modo específico GP y botón Sport. Los componentes aerodinámicos de la carrocería fueron concebidos para guiar el aire óptimamente, pero también para realzar la llamativa imagen estética del coche. Concretamente, se trata de faldones delantero y posterior de grandes dimensiones, marcados faldones laterales y de un alerón en el techo, específicamente diseñado para este modelo. El difusor trasero se suma al revestimiento de los bajos y al alerón en el canto posterior del techo para reducir en 90 por ciento las fuerzas ascendentes que el flujo de aire aplica en el eje posterior. De esta manera, el MINI John Cooper Works se comporta dócilmente al trazar curvas a gran velocidad y en situaciones límite.

La resistencia aerodinámica es seis por ciento menor, lo que redunda en menos consumo y en una velocidad punta superior. El flujo de aire en la parte frontal del coche pudo mejorarse considerablemente con el faldón de grandes dimensiones y, además, con el vano motor completamente revestido. Este aislamiento del vano motor no solamente reduce la resistencia aerodinámica y disminuye las fuerzas ascendentes que actúan sobre el eje delantero, sino que, además, optimiza el guiado del flujo de aire debajo del capó. El aire proveniente del intercooler es guiado hacia el exterior de manera controlada, a través de las branquias que se encuentran en la zona central del revestimiento aislante del vano motor. En esta zona de salida de aire, las velocidades del flujo aerodinámico son altas, produciéndose un fuerte efecto de succión. En estas condiciones, el aire es literalmente aspirado para que salga del vano motor, por lo que se optimiza el funcionamiento del radiador de refrigeración del aire de sobrealimentación.

La fascinante sensación de estar a los mandos de un coche de competición se refleja en el ambiente que impera en el habitáculo, pues su configuración se concentra de manera purista en el piloto y su copiloto, prescindiéndose, por ejemplo, de los asientos posteriores. Los dos pueden disfrutar de las altas prestaciones del MINI John Cooper Works GP sentados en los asientos deportivos de la marca Recaro, provistos de costuras de diseño especial. Una barra protectora separa la parte delantera del habitáculo del compartimiento de carga, de manera que se evita que los objetos que se encuentran en el maletero se desplacen hacia adelante. El volante deportivo de cuero John Cooper Works y el pomo de la palanca de cambios con anillo cromado y esquema de las marchas de color rojo optimizan los puntos de contacto entre el conductor y su deportiva máquina. El guarnecido del techo de color antracita, el revestimiento interior de color Piano Black, así como las esferas del velocímetro del cuentarrevoluciones de color antracita consiguen que el piloto se concentre más en la conducción.

El precio de venta recomendado en España será de 41.700€ impuestos incluidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.