El R8 e-tron establece un récord mundial para un vehículo de serie con sistema de propulsión eléctrico en el circuito de Nürburgring

El futuro de la movilidad eléctrica en Audi es formidablemente dinámico: El R8 e-tron ha establecido un récord mundial para un vehículo de serie con sistema de propulsión eléctrico en el circuito de Nürburgring Nordschleife, la pista más dura del mundo. El piloto Markus Winkelhock se puso al volante de este deportivo de altas prestaciones completamente eléctrico, para recorrer los 20,8 kilómetros del trazado en 8:09.099 minutos. Con éste, Audi ha logrado otro hito en su carrera, después de las victorias absolutas conseguidas en las 24 Horas de Le Mans y en las 24 Horas de Nürburgring.

“El R8 e-tron ha hecho una magnífica demostración de su potencial en la pista de competición más dura del mundo” comentaba Michael Dick, miembro de Comité de Dirección de Audi AG como responsable de Desarrollo Técnico. Dick, que también completó una vuelta rápida con el R8 e-tron, añadía: “El récord establecido confirma que estamos en el buen camino. Para nosotros la movilidad eléctrica nunca ha supuesto un sacrificio, al contrario, es emoción, deportividad y placer de conducción”.

Si lo comparamos con el récord que actualmente tiene un coche de serie propulsado por un motor de combustión en Nürburgring, nos damos cuenta de lo impresionante que es la marca de 8:09.099 minutos conseguida. El mejor tiempo por vuelta está en 7:11.57 minutos, y fue logrado por un Gumpert Apollo Sport, equipado con un motor Audi V8 gasolina de 700 caballos de potencia.

El sistema de propulsión del Audi R8 e-tron que Markus Winkelhock pilotó para alcanzar el récord mundial, se corresponde en cada detalle con el que llevará el modelo de producción en serie que estará en el mercado a finales de año. Entre los dos motores eléctricos del coche generan una potencia de 280 kW (equivalente a 380 CV) y un par de820 Nm; más de 4.900 Nm se distribuyen a las ruedas traseras, prácticamente desde la arrancada.

El Audi R8 e-tron acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,6 segundos. Su velocidad máxima está limitada normalmente a 200 km/h, pero para la vuelta del récord se acordó subir el límite hasta 250 km/h.

La batería recargable de iones de litio del R8 e-tron almacena 49 KWh de energía, lo suficiente como para recorrer una distancia aproximada de 215 kilómetros. Su forma de “T” permite que vaya instalada en el túnel central y en el área entre el habitáculo y el eje trasero. Se carga a través de la energía recuperada durante la retención y la frenada.

La carrocería ultra ligera del Audi R8 e-tron está hecha principalmente de aluminio, junto con algunos componentes deCFRP (fibra de carbono reforzada con plástico). Ésta es la razón principal por la que el deportivo de altas prestaciones sólo pesa 1.780 kilos, a pesar de llevar una batería grande.

Para subrayar aún más la importancia de la producción del R8 e-tron y la capacidad de su tecnología de propulsión, Audi ha establecido otro récord en el circuito de Nürburgring Nordschleife, además del récord de vuelta rápida. Inmediatamente después, Markus Winkelhock realizó otras dos vueltas seguidas en un segundo R8 e-tron que tenía la velocidad limitada a 200 km/h. Con 8:30.873 y 8:26.096 minutos, respectivamente, ambas vueltas estuvieron muy por debajo del importante umbral de los nueve minutos.

“Lograr este récord ha sido fantástico para mí” decía Markus Winkelhock. El piloto tiene una referencia muy reciente para comparar, el Audi R8 LMS ultra, con el que junto a Marc Basseng, Christopher Haase y Frank Stippler, ganó las 24 Horas de Nürburgring hace sólo unas semanas.

“Por supuesto, el R8 e-tron es un coche de serie, no uno de competición con ayudas aerodinámicas” resaltaba Winkelhock. “Pero con su bajo centro de gravedad y su reparto de pesos, ligeramente más cargado hacia el eje trasero, ofrece unas grandes cualidades deportivas. El par con el que los motores eléctricos impulsan al coche cuesta arriba supera a cualquier otro modelo que yo haya conocido, y las arrancadas desde parado han supuesto realmente una nueva experiencia para mí. Además, todo eso lo consigue sin hacer apenas ruido en el proceso. En los sitios donde realmente necesitaba tracción, el torque vertoring (un sistema que distribuye la fuerza de propulsión entre las ruedas) ayudaba de verdad”.

Michael Dick resumía orgulloso, después de haber conseguido el récord en el circuito de Nürburgring, lo sucedido en estos días. “En sólo unas semanas hemos logrado superar numerosos retos y en ese tiempo hemos demostrado que estamos en cabeza en todos nuestros conceptos de propulsión”, manifestaba, y añadía: “Hemos ganado las 24 Horas de Nürburgring en mayo, con un Audi R8 LMS ultra equipado con el motor de diez cilindros. Más tarde, a mediados de junio, triunfamos en las 24 Horas de Le Mans con el Audi R18 e-tron quattro, la primera victoria absoluta de un vehículo eléctrico híbrido en la carrera de resistencia más dura del mundo. Y, ahora, hemos establecido otro récord con el R8 e-tron completamente eléctrico, en la pista más exigente que existe”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.