El nuevo Mercedes-Benz CLS Shooting Brake saldrá a la venta el otoño de 2012

El nuevo CLS Shooting Brake es un dechado de creatividad que afianza el liderazgo de la marca Mercedes-Benz en el campo del diseño. Desde el punto de vista de sus proporciones, el nuevo CLS es innegablemente un coupé. Al mismo tiempo, sus cinco puertas y una línea de techo continua hasta la zaga abren posibilidades inéditas. El nuevo modelo perfecciona de manera innovadora el concepto de coupé de cuatro puertas introducido con gran éxito en 2004 con el primer CLS y que, desde entonces, ha sido emulado por numerosos fabricantes. El resultado es independencia automovilística en su expresión más hermosa.

Dieter Zetsche, presidente de la Junta Directiva, afirma: «Para poder convertirse en una leyenda, un automóvil tiene que conquistar tanto la cabeza como el corazón. La funcionalidad es un atributo imprescindible de cualquier vehículo, que el cliente exige y espera, con razón. Pero la fascinación va más allá, y es lo que entusiasma al cliente. El CLS Shooting conjuga ambos aspectos de un modo inédito en el mundo del automóvil.»

Las proporciones del CLS Shooting Brake resultan sorprendentes —aunque sigue siendo claramente un coupé— y sugieren la actitud de un animal agazapado listo para saltar: un capó alargado, una línea estrecha de las ventanillas laterales sin marco y un techo dinámico inclinado hacia atrás que se prolonga hasta la zaga. Tras una observación más pausada se descubre que el Shooting Brake tiene cinco puertas y una dosis extra de funcionalidad.

Esencialmente se trata de una forma sin parangón de deportivo de cinco plazas con un amplio portón trasero. Constituye una oferta especial para hombres y mujeres que se apartan de la norma y que quieren viajar con estilo sin prescindir de la deportividad ni de un maletero amplio. El Shooting Brake es la nueva sensación en la gama de vehículos de lujo innovadores de Mercedes-Benz y podría convertirse, al igual que el CLS Coupé, en un arquetipo que dé lugar a un nuevo segmento en el mercado.

«El CLS Shooting Brake se alimenta de la gran tradición de deportividad y estilo que ha caracterizado siempre a Mercedes y supone un fascinante paso adelante en la evolución de este singular icono del diseño», declara Gorden Wagener, jefe de diseño de Mercedes-Benz. «Encarna la evolución del lenguaje formal de Mercedes-Benz, que busca la armonía de elementos estéticos y vanguardistas.» De ese modo conquista un lugar en el impresionante elenco de conceptos automovilísticos que abren nuevos segmentos de mercado. Algunos ejemplos son el SLK, que fue en 1996 el primer roadster con techo de acero escamoteable y definió un nuevo género, la Clase M de 1998, el primer todoterreno de gama alta, o el CLS de 2004, el primer Coupé de cuatro puertas.

Innovación exclusiva en el habitáculo: el piso de carga de madera

La segunda generación del CLS coloca el listón muy alto en cuanto a diseño y calidad del habitáculo: elegancia sin ambages en combinación con detalles innovadores y perfección artesanal. El Shooting Brake aplica este nivel de exigencia también al espacio de carga, que está revestido con moqueta de gran calidad. En combinación con el tapizado de cuero se utiliza este mismo material cosido a mano en los paneles laterales del espacio de carga. Las guías de aluminio opcionales para sujeción de la carga dan un toque aún más exclusivo al maletero.

El piso de carga de madera designo es un equipo extravagante sin igual en la industria automovilística que realza el carácter artesanal del habitáculo. La madera de cerezo es un material clásico entre las maderas nobles y contrasta con la marquetería de roble negro y las guías de aluminio, dotando al espacio de carga de la elegancia de la cubierta de un yate en combinación con la fascinación de la tecnología y la precisión. Entre sus cualidades se encuentran la flexibilidad y la elasticidad, así como su densidad y la finura de fibra.

Para fabricar el piso de carga de cerezo americano se emplean hojas de chapa en cinco capas cruzadas, encoladas y comprimidas a mano para lograr una gran estabilidad de forma. La pieza bruta se fresa con una máquina herramienta CNC a su formato exacto y la superficie se somete a un complejo procedimiento (rectificado liso, impregnado y pintado) que realza el atractivo natural de la madera. La marquetería de madera oscura de roble negro, cortada con tecnología láser en estrechas franjas de 3 mm, confiere un acabado noble al diseño del piso de carga. En combinación con insertos de goma, las guías de aluminio con superficie cepillada fabricadas en un sofisticado proceso no sólo protegen la superficie de la madera, sino que también tienen un efecto antideslizante.

El CLS ha definido nuevas pautas en cuanto a las posibilidades de personalización del habitáculo. También en el Shooting Brake se puede elegir entre cinco colores para el interior, cinco materiales para las molduras y tres tipos de cuero. El cliente tiene a su disposición tres exclusivos tipos de madera: raíz de nogal marrón brillante, fresno negro brillante y álamo marrón claro satinado. El habitáculo adquiere un aspecto aún más avanzado con las molduras de lacado brillante o las molduras de fibra de carbono/lacado brillante negro AMG. Una novedad es el tapizado interior en color porcelana, que confiere a los dos modelos CLS un nivel de distinción que, hasta ahora, solamente se ofrecía en la Clase S. El CLS Shooting Brake también hace honor a su función de icono del diseño con la innovadora ejecución de sus materiales: por ejemplo, con la alternancia entre acabados satinados y brillantes en las superficies metálicas.

Concepción del vehículo en una nueva dimensión: el Shooting Brake
de cuatro puertas

A nadie le gusta tener que hacer concesiones: si bien la utilidad práctica no ha tenido en absoluto la máxima prioridad en el diseño del Shooting Brake (largo x ancho x alto: 4.956 x 1.881 x 1.413 mm), el nuevo modelo CLS ofrece grandes ventajas también en este campo. Pese a la deportiva línea plana del techo, pone a disposición un volumen de carga de 590 a 1.550 litros, fácilmente accesibles gracias a la apertura automática del portón trasero que forma parte del equipamiento de serie. El estor cubreequipajes protege sus pertenencias de miradas curiosas.

La suspensión neumática de serie en el eje trasero garantiza una estabilidad óptima en carretera. Para aumentar la flexibilidad es posible abatir los respaldos traseros desde el maletero. Si no se hace así pueden acomodarse en la parte trasera tres personas, que ocupan asientos individuales en los extremos y un tercer asiento en el centro. Los tres reposacabezas de los asientos traseros apenas obstaculizan la visión hacia atrás, y el conductor los puede retraer pulsando un botón. Opcionalmente se ofrece un enganche para remolque.

Su construcción ligera y aerodinámica contribuye decisivamente a la eficiencia

La construcción ligera inteligente del CLS Shooting Brake es una aportación decisiva para resolver el eterno dilema entre peso y resistencia. El CLS Shooting Brake dispone de puertas sin marco ejecutadas íntegramente en aluminio. Están formadas por chapa de aluminio de embutición profunda y perfiles extruidos, y son unos 24 kg más ligeras que las puertas de acero convencionales. El aluminio es también el material empleado para el portón trasero, el capó, las aletas delanteras, diversos perfiles portantes y algunos componentes esenciales del tren de rodaje y de los motores.

El diseño aerodinámico contribuye también en gran medida a optimizar la eficiencia del Mercedes-Benz CLS Shooting Brake. Una superficie frontal de 2,30 m² y un coeficiente cxde 0,29 conducen a una superficie de resistencia aerodinámica de 0,67 m².

Propulsión: motores potentes y eficientes

El CLS Shooting Brake se ofrece con cuatro motorizaciones: dos grupos diésel y dos de gasolina. Todos los motores se combinan de serie con el cambio automático 7G-TRONIC PLUS y disponen de función de parada y arranque ECO. La gama incluye además dos modelos con tracción integral: el CLS 350 CDI 4MATIC BlueEFFICIENCY y el CLS 500 4MATIC BlueEFFICIENCY.

El modelo básico es el CLS 250 CDI BlueEFFICIENCY con 150 kW (204 CV). Su consumo mixto, 5,3 litros de diésel a los 100 km, es excelente para esta categoría de potencia y equivale a emisiones de CO2 de 139 gramos por kilómetro. Por encima se encuentran los dos modelos de seis cilindros: el CLS 350 CDI BlueEFFICIENCY con 195 kW (265 CV) y el CLS 350 BlueEFFICIENCY con 225 kW (306 CV). El modelo tope de gama es el CLS 500 BlueEFFICIENCY con motor V8 y 300 kW (408 CV).

Modelo CLS 250 CDI CLS 350 CDI CLS 350 CDI 4MATIC CLS 350 CLS 500 CLS 500 4MATIC
Disposición/número de cilindros 4 en línea V6 V6 V6 V8 V8
Cilindrada [cm3] 2.143 2.987 2.987 3.498 4.633 4.633
Potencia nominal [kW/CV] a [rpm] 150/204 4.200 195/265 3.800 195/265 3.800 225/306 6.500 300/408 5.000 300/408 5.000
Par motor máximo [Nm] a [rpm] 500 1.600–1.800 620 1.600–2.400 620 1.600–2.400 370 3.500–5.250 600 1.600 – 4.750 600 1.600 – 4.750
Consumo mixto [l/100 km] 5,3 6,0 6,6 7,3 9,2 9,8
Emisiones de CO2, ciclo mixto [g/km] 139 159 174 169 214 229
Aceleración
0-100 km/h
[s] 7,8 6,6 6,7 6,7 5,3 5,3
Velocidad máxima [km/h] 235 250 250 250 250 250

También contribuye a aumentar la eficiencia la servodirección electromecánica EPS (Electric Power Steering) incorporada de serie. El sistema EPS modifica de forma radical la relación entre el conductor, el vehículo y la calzada. Por primera vez, los ingenieros tienen la posibilidad de elegir libremente y programar los parámetros que influyen en las percepciones al volante. Por tanto, definen una nueva sensación de conducción Mercedes-Benz. Además del ahorro de combustible, con la implementación de esta medida mejoran notablemente la maniobrabilidad y la agilidad del vehículo. La servodirección electromecánica ha hecho posible además otra innovación: la ayuda activa para aparcar. El CLS Shooting Brake no sólo encuentra huecos de aparcamiento, sino que puede aparcar por sí mismo el vehículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.