Los nuevos modelos de la familia S de Audi ya están a la venta


En estos días, Audi inicia la comercialización de los nuevos modelos de la familia S, unos vehículos que combinan a la perfección potencia, dinamismo y deportividad con extraordinarias aptitudes para el uso cotidiano, y que cuentan con una apariencia elegante que huye de cualquier ostentación.

Los Audi S6, S6 Avant, S7 Sportback y S8 comparten el extraordinario motor biturbo V8 de cuatro litros de cilindrada, aunque en el caso de éste último la potencia llega hasta los 520 caballos, mientras que en el resto es de 420 CV. También el par motor varía de unos a otros: los S6, S6 Avant y S7 Sportback disponen de 550 Nm a partir de las 1.400 revoluciones, una cifra que pasa en el S8 a los 650 Nm desde 1.700 rpm.

El propulsor 4.0 TFSI traslada a la gama alta de la marca la estrategia del downsizing que Audi lleva tiempo utilizando en otros vehículos. Con ella se pretende reducir el tamaño de los motores, para lograr unas mejoras notables tanto en consumo como en emisiones, sin que las prestaciones y el dinamismo se vean afectados. Así, este nuevo motor V8 de doble turbo con 3.993 centímetros cúbicos de cilindrada, reemplaza al anterior V10 atmosférico de 5.2 litros y 450 caballos, un propulsor más pesado y con un gasto bastante superior.

El extraordinario resultado en consumo se ha conseguido gracias a varias avanzadas tecnologías, entre las que cabe destacar el sistema de arranque y parada y, fundamentalmente, el denominado Audi cylinder on demand, responsable en gran medida de la eficiencia del propulsor V8. Cuando se circula en regímenes de carga baja, el sistema desactiva cuatro de los ocho cilindros del motor, sin que las personas que viajan a bordo noten diferencia alguna. Sólo con esta tecnología se calcula que, a una velocidad moderada en autopista, se puede reducir el consumo en hasta un 10%.

Cuando el V8 cambia al modo de cuatro cilindros se pone en marcha también otro novedoso sistema, el Active noise control (ANC), un mecanismo que combate los ruidos no deseados en el habitáculo mediante frecuencias que los solapan de manera selectiva, emitiendo una señal a través de los altavoces del equipo de sonido. Al mismo tiempo, los soportes activos del motor (Active engine mounts) amortiguan también las vibraciones.

Otro concepto novedoso es el que se ha utilizado para las culatas. Al colocar los colectores de admisión en el exterior y los de escape en el interior, se han podido diseñar conductos de gases cortos, con pérdidas de flujo mínimas, de modo que el motor responde con alegría desde unos regímenes de giro particularmente bajos. Los dos turbocompresores de doble entrada o twin scroll también contribuyen a que un elevado porcentaje de entrega de potencia se haga a muy pocas revoluciones.

En lo que respecta a la transmisión de la fuerza, el S6, el S6 Avant y el S7 Sportback emplean la caja de cambios S tronic de siete velocidades, caracterizada por la extraordinaria velocidad con la que realiza los cambios. Para el S8 se recurre a una transmisión tiptronic de ocho marchas. Esta caja de cambios mantiene bajo el nivel de revoluciones del motor para conseguir unos consumos lo más ajustados posible, aunque reduce a una marcha inferior de un modo rápido y cómodo cuando el conductor lo desea.

Lo que sí es común a todos los nuevos modelos de la familia S es el uso de la tracción integral permanente quattro de última generación, que incorpora un diferencial central autoblocante y un sistema de gestión del par individual para cada rueda. Si el cliente lo desea, Audi puede complementarla con el diferencial trasero deportivo, que distribuye activamente las fuerzas entre las ruedas posteriores.

Entre el equipamiento de serie de los Audi S6, S6 Avant, S7 Sportback y S8 se cuenta también con la adaptive air suspension sport, una suspensión neumática que regula de forma constante la dureza de la amortiguación y que tiene una puesta a punto especialmente deportiva para los modelos S. Con ella, todos estos coches reducen en 10 mm la altura al suelo de la carrocería con respecto a las versiones normales.

El sistema de dinámica de conducción Audi drive select integra la suspensión neumática en su gestión, así como otros componentes como el diferencial deportivo y la dirección dinámica. De esta manera, el conductor puede variar el modo de funcionamiento de dichos sistemas en diferentes niveles.

Los precios finales de los nuevos modelos S, con impuestos incluidos, son:

Audi S6: 85.300 euros.
Audi S6 Avant: 87.960 euros.
Audi S7 Sportback: 93.050 euros.
Audi S8: 125.840 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.