MINI presenta los nuevos modelos John Cooper Works

Múnich. A partir del mes de julio de 2012, MINI combinará las prestaciones extremadamente deportivas de los modelos John Cooper Works con una mayor eficiencia, tal como lo exigen nuestros tiempos. Esta combinación se logra mediante el estreno de una nueva generación de motores y diversas otras soluciones innovadoras. Sin cambiar su potencia y su par, los motores Twin-Scroll-Turbo que fueron objeto de amplias remodelaciones, brillan por respuestas aún más espontáneas y, además, convencen por su menor consumo y sus emisiones más bajas. La aplicación de una mayor cantidad de soluciones correspondientes a la tecnología MINIMALISM redunda en un aumento de la eficiencia de los modelos John Cooper Works. Adicionalmente, todos los modelos John Cooper Works pueden estar equipados opcionalmente y por primera vez con una caja de cambios automática de seis marchas. Además, el MINI John Cooper Works Countryman cuenta de serie con el sistema de tracción total MINI ALL4.

Gran entrega de la potencia, consumo modesto: nueva generación de motores para los modelos John Cooper Works.

La disponibilidad de un concepto automovilístico superior y la aplicación permanente de nuevas soluciones innovadoras, no solamente son la clave del éxito en los circuitos. También los modelos John Cooper Works destinados al tráfico vial asumen el liderazgo en su segmento, gracias al consecuente desarrollo de su tecnología. La combinación de potentes motores, chasis de avanzada tecnología y configuración específica del exterior e interior según modelo, desemboca en automóviles desarrollados recurriendo a la experiencia acumulada en el deporte de competición automovilística, y concebidos para disfrutar al máximo de un estilo de conducción extremadamente dinámico. Los modelos John Cooper Works están en la parrilla de salida para empezar la nueva temporada, con novedades debajo del capó.

 

La gama de los MINI más deportivos se amplía una vez más con el John Cooper Works Countryman. Este crossover de cinco puertas cuenta con una variante especialmente potente de la nueva generación de motores. La potencia de 160 kW/218 CV, combinada con el sistema de tracción total, redunda en una nueva expresión de prestaciones superiores, no solamente sobre carreteras asfaltadas, sin también en pistas camperas. Su par motor máximo de 280 Nm está disponible entre 1.900 rpm y 5.600 rpm. El MINI John Cooper Works Countryman es capaz de parar el crono en apenas 7,0 segundos al acelerar de 0 a 100 km/h, tanto con la caja de cambios manual de seis marchas de serie, como con la caja automática opcional, también de seis marchas. Su velocidad punta es de 225 km/h (con caja automática: 223 km/h). También impresiona su consumo promedio según ciclo de pruebas UE, ya que es apenas de 7,4 litros (con caja automática: 7,9 litros) a los 100 kilómetros , mientras que su valor de emisiones de CO2 es de 172 (184 gramos) gramos por kilómetro.

La nueva generación de motores se monta ahora también en los modelos MINI John Cooper Works, MINI John Cooper Works Clubman, MINI John Cooper Works Cabrio, MINI John Cooper Works Coupé y MINI John Cooper Works Roadster. La versión mejorada del motor se basa en el propulsor del MINI Cooper S. Al igual que éste, dispone de una unidad turbo tipo Twin-Scroll, sistema de inyección directa de gasolina y sistema de regulación variable de las válvulas que, a su vez, se basa en la tecnología VALVETRONIC del BMW Group. Este sistema de regulación de la carga sin estrangulamiento logra mejorar la capacidad de respuesta y, además, optimiza el grado de eficiencia del motor. De esta manera la respuesta al pisar el acelerador se empareja con un modesto consumo de combustible.

Los detalles técnicos aplicados en el motor de cuatro cilindros 1.600 cc provisto del logotipo de JCW, desarrollados exclusivamente para los modelos John Cooper Works, provienen directamente de la sección de preparación de motores de competición. El bloque de cilindros y los alojamientos de los cojinetes son de aluminio. Adicionalmente, el motor tiene pistones forjados, la culata es más resistente y los cigüeñales son de peso optimizado. Las válvulas de escape tienen carga de sodio para lograr el nivel de refrigeración que exige un motor turbo. Además, el motor tiene un árbol de levas de admisión con regulación continua de fases. Asimismo, cuenta con una unidad turbo que genera una presión de carga mayor al turbo del MINI Cooper S. El sistema de escape, también específicamente desarrollado para estos modelos, se distingue por tener un doble turbo terminal de acero inoxidable.

Este motor tiene una potencia máxima de 155 kW/211 CV a  6.000 vueltas, y su par máximo, disponible entre 1.850 y 5.600 rpm, es de 260 Nm. Con la función overboost, el par alcanza pasajeramente 280 Nm entre 2.000 y 5.200 rpm.

El nuevo motor se combina de serie con una caja de cambios manual de seis marchas, especialmente adaptada a la característica entrega de potencia del propulsor. A modo de alternativa, los modelos John Cooper Works pueden combinarse por primera vez con una caja de cambios automática de seis marchas con función Steptronic. Esta caja permite seleccionar las marchas manualmente, ya sea con la palanca selectora central, o utilizando las levas que se encuentran en el volante.

Máximas prestaciones y mayor autonomía, gracias a la tecnología MINIMALISM. A la optimización del grado de eficiencia del motor se suman diversas soluciones técnicas destinadas a reducir el consumo y las emisiones, por lo que los modelos John Cooper Works son, ahora más que nunca, fiel reflejo de la eficiencia del principio tecnológico MINIMALISM. Con estas soluciones, puede disfrutarse de la conducción al máximo, con interrupciones menos frecuentes para repostar. Una de esas soluciones consiste en el sistema de recuperación de la energía de frenado, con el que la generación de corriente para la red de a bordo se limita a las fases de deceleración y frenado. Si el coche está equipado con la caja de cambios manual, la función Auto Start-Stop desconecta el motor automáticamente cuando el coche está detenido en cruces o en una retención de tráfico. Además, el indicador del momento óptimo para cambiar de marchas también logra aumentar la eficiencia. Asimismo, la dirección asistida electromecánica contribuye adicionalmente a la reducción del consumo. El motor eléctrico de esta dirección únicamente consume energía cuando realmente es necesaria la asistencia al efectuar maniobras al volante.

La gran cantidad de innovaciones aplicadas en todos los modelos John Cooper Works desemboca en una relación óptima entre el placer de conducir y un bajo nivel de consumo de combustible. Dependiendo del modelo, la reducción del consumo y, por lo tanto, de las emisiones, puede llegar a ser de hasta 0,5 litros por kilómetro. El MINI Cooper S es capaz de acelerar en 6,5 segundos (con caja automática: 6,7 segundos) de 0 a 100 km/h, y alcanza una velocidad punta de 238 km/h (236 km/h). Según ciclo de pruebas UE, su consumo promedio es de apenas 6,6 litros (con caja automática: 7,1 litros) a los 100 kilómetros, mientras que su valor de emisiones de CO2 es de 153 gramos (165 gramos) por kilómetro.

Pero también el MINI John Cooper Works Clubman impresiona por su capacidad de aceleración (6,8 segundos de 0 a 100 km/h; con caja automática: 7,0 segundos) . Su velocidad punta es de 238 km/h (236 km/h). Al mismo tiempo, su consumo es ejemplarmente bajo: 6,7 litros (con caja automática: 7,2 litros) a los 100 kilómetros. El valor de las emisiones de CO2 es de 155 gramos (167 gramos) por kilómetro. El MINI John Cooper Works Cabrio es capaz de acelerar en 6,9 segundos (con caja automática: 7,1 segundos) de 0 a 100 km/h, y alcanza una velocidad punta de 235 km/h (233 km/h). Sin embargo, apenas consume 6,8 litros (con caja automática: 7,3 litros) a los 100 kilómetros, y su valor de emisiones de CO2 es de 157 gramos (169 gramos) por kilómetro.

6,4 segundos (con caja automática: 6,6 segundos) de 0 a 100 km/h es el mejor tiempo de aceleración de la gama, y lo ostenta el MINI John Cooper Works Coupé. Su velocidad punta es de 240 km/h (238 km/h). Estas extraordinarias cualidades deportivas van emparejadas con un consumo promedio de apenas 6,6 litros (con caja automática: 7,1 litros) a los 100 kilómetros, mientras que el valor de emisiones de CO2 es de 153 gramos (165 gramos) por kilómetro. El MINI John Cooper Works Roadster es capaz de acelerar en 6,5 segundos de 0 a 100 km/h (con caja automática: 6,7 segundos), y alcanza una velocidad punta de 237 km/h (235 km/h). Su consumo promedio es de apenas 6,8 litros (con caja automática: 7,3 litros) a los 100 kilómetros, mientras que su valor de emisiones de CO2 es de 157 gramos (169 gramos) por kilómetro.

Sensación de estar a los mandos de un coche de carreras de estilo inconfundible.

Todos los modelos JCW se distinguen por su extraordinario potencial deportivo, su inconfundible diseño y su equipamiento específico, de manera que su imagen deportiva se expresa tanto en el exterior como en el habitáculo. El equipamiento de serie incluye, entre otros, el botón Sport para modificar la curva de aceleración y la dirección, frenos especialmente eficientes, sistema de estabilización DSC (Dynamic Stability Control) con modo de tracción DTC (Dynamic Traction Control), Control Electrónico autoblocante EDLC (Electronic Differential Lock Control) del eje motriz, así como llantas de aleación ligera de 17 pulgadas (MINI John Cooper Works Countryman: 18 pulgadas) que varían según modelo y que calzan neumáticos tipo runflat. El kit aerodinámico John Cooper Works, incluido de serie, no solamente optimiza el guiado del aire, sino también subraya estéticamente el carácter expresivo de estos modelos. Los colores exteriores exclusivos, los colores de los techos y el ambiente especialmente deportivo que impera en el habitáculo, con tapicería y lineas interiores que varían según modelo, le confiere a todos los modelos un rasgo individual. Opcionalmente pueden adquirirse revestimientos interiores en las variantes Striped Alloy y Pepper White. El volante deportivo de serie lleva ahora el logotipo de John Cooper Works en la zona inferior del radio central.

El nombre John Cooper es, desde hace decenios, sinónimo de una exitosa combinación entre coches británicos pequeños, y éxitos en la competición automovilística. El legendario constructor de coches deportivos asumió la iniciativa en la década de los años sesenta, confiriéndole un carácter especialmente deportivo a los coches previstos para el uso en el tráfico vial. Ya por aquellas épocas, los classic Mini más potentes llevaban su nombre. En la actualidad, la submarca John Cooper Works, integrada en la marca MINI, es genuina expresión de coches deportivos y de competición de altas prestaciones. Los seis modelos más dinámicos de la gama, el equipamiento opcional y los accesorios específicos, apropiados para que cada MINI disponga de una imagen especialmente deportiva, expresan fehacientemente los genes de competición de la marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.