La vida de los neumáticos Pirelli de F1 desde su fabricaciónLa vida de los neumáticos Pirelli de F1 desde su fabricación

Pirelli lleva a cada Gran Premio 1.800 neumáticos, pero el destino de estas cubiertas se controla desde mucho antes que lleguen al circuito.

 

Los neumáticos de cada carrera se fabrican en una producción específica para cada Gran Premio, en la factoría de Izmit, localizada a las afueras de Estambul, capital turca. Durante el proceso de producción, cada cubierta cuenta con un código de barras, otorgado por la FIA, que actúa como “pasaporte” del neumático. Este código, que se incrusta durante el proceso de vulcanización y no puede extraerse, contiene todos los detalles de cada neumático, haciéndolo trazable durante el fin de semana para el software de Pirelli RTS (Sistema de Neumáticos de Competición), que puede leerse y actualizarse con todos los datos.

 

Durante los Grandes Premios de Europa, los neumáticos se trasladan desde Turquía a el centro de distribución y logística de Didcot, en el Reino Unido. Una vez allí, un inspector de la FIA recibe un listado con los códigos de barras relacionados con las cubiertas que se trasladarán a la siguiente carrera. La FIA otorga, de forma aleatoria, los códigos de barras – y por tanto neumáticos – a cada uno de los equipos. Pirelli no se involucra nunca en ese proceso, por lo que no tienen ninguna influencia sobre los juegos que se otorgan a cada equipo. Sin embargo, cabe destacar que todos ellos superan un estricto control de calidad para asegurar que todas las unidades que dejan Izmit son idénticas.

 

Una vez en el circuito, los neumáticos se distribuyen a los respectivos equipos, siguiendo la lista preparada por la FIA. De ese modo, la FIA y Pirelli se aseguran que los equipos usan los neumáticos correctos.

 

Cada equipo cuenta con un ingeniero Pirelli que trabaja durante todo el año con ellos. Sin embargo, la base de datos que cada ingeniero prepara permite a dicho ingeniero consultar únicamente los datos de su equipo, evitando comprometer de ese modo las estrategias individuales. Los datos de desarrollo son revisados por los ingenieros senior de Pirelli, que controlan toda la información para ayudar al equipo de I+D en su labor de creación de una nueva generación de neumáticos.

 

Tal y como apunta Paul Hembery, responsable de Pirelli Motorsport: “Incluso si lo quisiéramos – que no – no podríamos influir en qué neumáticos recibe cada equipo, ya que es un trabajo del que se responsabiliza únicamente la FIA, desde que los neumáticos dejan Izmit. Es tan sólo una medida de imparcialidad con los equipos, una de las prioridades como proveedor único. El método de trabajo de nuestros ingenieros también asegura la máxima confidencialidad, que es siempre de suma importancia.”

 

 

 

CUENTA ATRÁS HACIA EL GRAN PREMIO:

Previamente:

 

•   Pirelli, con la aprobación de la FIA, selecciona los neumáticos para una carrera, un compuesto más duro y otro más blando.

 

•   Se inicia la producción de neumáticos específicos en la fábrica de Izmit. Para cada carrera se fabrican aproximadamente unos 1.800 de Fórmula Uno, 700 para GP2 y 600 para GP3.

 

Dos semanas antes:

 

•   En la temporada europea, los neumáticos se trasladan a Didcot: un viaje de aproximadamente 3.100 kilómetros desde Turquía, que dura tres días.

 

•   Los neumáticos llegan a Inglaterra, dónde se escanean los códigos en el Sistema Pirelli. La FIA recibe la información sobre los códigos de barras.

 

•   Por sorteo, la FIA asigna esos códigos a cada equipo. A partir de ese momento, el equipo selecciona esos códigos y se cargan en siete camiones para ser transportados a cada Gran Premio (cuarto camiones para F1, tres camiones para GP2 y GP3).

 

Una semana antes:

 

•   Los camiones dejan Didcot, llegando al circuito el lunes antes de la prueba. Los 18 montadores organizan el área de montaje y la FIA confirma los códigos de barras de nuevo.

 

Cinco días antes:

 

•  Los montadores inician su trabajo: un montador experimentado tarda 2,5 minutos en montar un neumático en su llanta. Para todas las unidades que se usan en un fin de semana requieren 2 días. Los equipos son propietarios de las llantas y las llevan a Pirelli para que monten el conjunto.

 

Durante el Gran Premio:

 

•   Las regulaciones deportivas determinan que se debe devolver un juego de neumáticos duros tras la primera sesión de entrenamientos, y otro de duro junto a un blando antes del inicio de la tercera. Asimismo, otros dos juegos de blandos y duros se devuelven antes de la clasificación. De ese modo, cada piloto cuenta con seis juegos de slick (tres de cada) para clasificación y carrera.

 

•   Los neumáticos que se devuelven son desllantados y las llantas se devuelven a los equipos.

 

Tras el Gran Premio:

 

•   Los neumáticos restantes, usados y nuevos, son desllantados y transportados de vuelta a Didcot. A su llegada, las cubiertas son transportadas a una planta especializada en la que son trituradas y quemadas a altas temperaturas para producir combustible para fábricas de cemento. El material resultante también puede usarse en superficies de carreteras y en otras aplicaciones industriales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.