El nuevo A3 peso 80 kg menos que su antecesor a pesar de ser más seguro y estar mejor equipado

 

En el futuro, cada nuevo modelo Audi será más ligero que su antecesor. Una estrategia de reducción de peso que ya se ha cumplido en el Audi A6, y que Audi repite en el nuevo A3, cuyo peso en vacío se ha reducido en hasta 80 kg, gracias al principio Audi ultra de construcción ultraligera, en el que cada gramo cuenta. Un logro especialmente digno de mención, si tenemos en cuenta que el nuevo A3 viene acompañado de una mejora de calidad, es más seguro, y está mejor equipado que su predecesor.

La construcción ultraligera no es una obligación para Audi, sino más bien una actitud: no en vano viene siendo desde hace muchos años una de las principales áreas de competencia de la marca de los cuatro aros. Audi marcaba ya en 1994 un hito con el uso del aluminio como material para carrocerías: el primer A8 se convertía en la primera berlina de fabricación en serie del mundo con una carrocería realizada completamente en aluminio según la tecnología Audi Space Frame (ASF). En la actual gama de modelos, las carrocerías del A8 y del R8 se fabrican por completo en aluminio conforme al principio ASF, con excepción de los montantes B de la gran berlina, que se construyen en acero. En la serie TT, este metal ligero constituye unos dos tercios de la carrocería, mientras que en la familia A6 supone alrededor de un 20%. En el futuro, cada nuevo modelo Audi será más ligero que su antecesor.

Sin embargo, el principio de construcción Audi ultra, desarrollado también en competición, no se limita a la carrocería o a los grupos constructivos y piezas; los ingenieros tienen en consideración todo el vehículo. Así, el peso en vacío del nuevo A3 se ha reducido en hasta 80 kg en comparación con el modelo anterior. Esto lo convierte en el segundo modelo, junto al A6, que ha logrado invertir la espiral de incremento de peso.

La nueva plataforma modular transversal del Grupo beneficia en gran medida al principio de construcción ultraligera de Audi. Por un lado contiene un gran número de componentes nuevos y ligeros, y por otro reduce los gastos de desarrollo y de fabricación gracias a su estandarización. De este modo, la marca de los cuatro aros está en situación de incrementar la inversión en nuevas tecnologías de construcción ligera, materiales y componentes, y de ampliar así su ventaja.

La carrocería

“El material adecuado en el lugar adecuado a fin de lograr una función óptima”. Fiel a esta máxima nace la carrocería multimaterial del Audi A3, un principio constructivo clave en la tecnología Audi ultra. La columna vertebral del habitáculo está compuesta de aceros endurecidos en molde. Un drástico cambio de temperatura durante el proceso de conformación les aporta una resistencia extremadamente elevada; además, requieren grosores de pared menores, por lo que son más ligeros.

Los aceros endurecidos en molde constituyen un 26% de la carrocería, y se encuentran en la zona de transición de la parte delantera del vehículo al habitáculo, en los montantes A, en los montantes B, en los arcos del techo, en el túnel central, en las taloneras laterales y en la chapa del suelo. En conjunto estos aceros reducen el peso en 18 kg, y en total el habitáculo pesa 25 kg menos que en el modelo anterior.

En otras muchas zonas de la carrocería, como en el suelo, se emplean aceros de alta y de máxima resistencia; se trata en parte de los denominados tailored blanks, chapas que dentro de la geometría del componente presentan diferentes grosores. El frontal del vehículo está compuesto en gran parte de aluminio; el capó del motor y las aletas pesan ahora 7 y 2,2 kg menos respectivamente. Un perfil de aluminio situado tras el faldón frontal actúa como absorbedor de impactos, y ahorra 1,5 kg de peso. La reducción de peso en la parte delantera del vehículo conlleva un reparto equilibrado de las cargas entre los ejes, que los conductores del A3 perciben en la deportiva maniobrabilidad.

El procesamiento de los componentes de aluminio en el taller de construcción de carrocerías y su unión a las piezas de acero es una tarea de lo más exigente. Lo mismo sucede con los trabajos de soldadura de los componentes endurecidos en molde, que poseen un recubrimiento inhibidor de la corrosión realizado en una aleación de aluminio y silicio.

La carrocería del Audi A3 tiene además otras virtudes. Es extremadamente segura ante impactos, rígida y muy confortable en lo que respecta a la acústica. El parabrisas insonorizante pertenece al equipamiento de serie; a pesar de la lámina intermedia que incorpora, no es más pesado que el del modelo anterior. Otras muchas medidas reducen los ruidos en el habitáculo del nuevo A3, entre ellas los cascos de los pasos de rueda realizados en un material de fieltro insonorizante, cuyo peso sólo asciende a 0,5 kg.

Motores y tren de rodaje

También los motores del nuevo A3 son mucho más ligeros. El 1.8 TFSI, por ejemplo, no llega a los 140 kg, mientras que el 1.4 TFSI apenas pesa 107 kg, y con ello 21 kg menos que en el modelo anterior. Con sus 15 kg de peso, el cárter del cigüeñal, realizado en aluminio, es la pieza que más ha contribuido a esta reducción de peso, aunque tampoco hay que olvidarse de los pequeños detalles, como los pistones de aluminio o los muñones de biela huecos.

En el 1.8 TFSI, la técnica de pared delgada del cárter del cigüeñal ha proporcionado un ahorro de 2,4 kg. En el 2.0 TDI, el montaje de los árboles de equilibrado en el bloque motor se anota 3,0 kg, y los silenciadores modificados en el sistema de escape contribuyen con otros 2,0 kg. El sistema de escape ha perdido peso en todas las motorizaciones.

En el ámbito del tren de rodaje, el nuevo bastidor auxiliar de aluminio de una sola pieza y los cojinetes giratorios de aluminio (en función del motor) aligeran el peso del eje delantero unos 6,0 kg. Las llantas de aleación ligera de 18 pulgadas, disponibles con carácter opcional, no pesan más que las de 17 pulgadas. Se fabrican con una compleja tecnología denominada flow forming, consistente en laminar la base de la llanta a través de un cilindro, sometiéndola a una gran presión y a una temperatura elevada. La instalación modela la rueda bruta en un solo paso de trabajo; durante el proceso se compacta el material, con lo que se consigue un menor grosor, y con ello una rueda 0,8 kg más ligera y a la vez más firme.

El habitáculo

El principio de construcción ultraligera de Audi no sólo se desarrolla en las mentes de los ingenieros, sino también en el interior del nuevo A3, donde han luchado contra todo gramo superfluo. Los asientos de nuevo desarrollo suponen un ahorro de peso de 4,0 kg; en el marco de la banqueta trasera se ha sustituido el alambre de acero empleado hasta el momento por ligeros elementos de plástico.

La nueva distribución de las unidades de mando permite prescindir de toda una serie de cables y reduce el peso en 1,5 kg. El motor del ventilador incorpora menos bobinados, y el climatizador completo ha perdido 4,0 kg. La carcasa del airbag del acompañante se ha realizado en plástico y el soporte del monitor del MMI en magnesio. Ambos elementos han logrado un ahorro de peso de 640 gramos. En el modelo anterior, los revestimientos del habitáculo se atornillaban con tornillos de acero, pero en el nuevo A3 se emplean remaches expansivos de plástico, con el consiguiente ahorro de 4 gramos por punto de unión. Puede parecer poco, pero en el principio de construcción Audi ultra cuenta cada gramo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.