El Audi A2 concept

 

Con el prototipo técnico A2 concept, Audi ofrece una visión de lo que será la conducción eléctrica en las megaciudades del futuro. El A2 concept con sistema de propulsión íntegramente eléctrico es un concepto de habitabilidad clásico, un vehículo Premium para núcleos urbanos con una generosa oferta de espacio y una serena imagen.

 

El prototipo técnico alberga un gran número de atractivas e inteligentes tecnologías. Su novedosa carrocería, que da un paso más en la construcción ultraligera de Audi, limita el peso del vehículo a sólo 1.150 kg. Las tecnologías de Audi connect establecen la conexión con Internet, y la dirección y los frenos se accionan de modo exclusivamente eléctrico (by wire).

 

Diseño exterior

El Audi A2 concept aglutina en un espacio reducido toda la sabiduría de los diseñadores de Audi. Sólo mide 3.804 mm de largo, 1.693 mm de ancho y 1.494 mm de alto, pero aún así se muestra elegante, poderoso y deportivo sobre el asfalto. Su imagen minimalista se restringe con maestría a lo esencial, como ya viene siendo típico en la marca.

 

El showcar está pintado en color Blanco eléctrico mate, y su techo de cristal opaco se vuelve transparente con sólo pulsar un botón. Al aplicar una tensión eléctrica, las pequeñas partículas que hay integradas en el cristal se alinean de tal modo que la luz atraviesa la luna sin impedimentos. Sin embargo, cuando el cristal está oscurecido, bloquea completamente la radiación infrarroja de la luz del sol.

 

De este modo proporciona sombra al interior, lo que contribuye a mejorar la eficiencia de la gestión de temperatura en el Audi A2 concept íntegramente eléctrico.

 

 

 

En el frontal del prototipo técnico predomina, como en todo Audi, la parrilla Singleframe, aunque en una versión especialmente adaptada al sistema de propulsión eléctrica. Los dos tercios superiores conforman una superficie cerrada abatible, detrás de la cual se encuentran la conexión de carga y los manguitos del líquido refrigerante. Los cuatro aros de Audi sobresalen de la parrilla con un marcado efecto tridimensional, y el capó del motor está atornillado de forma fija a la carrocería.

 

La zona inferior de la parrilla Singleframe, que actúa como entrada de aire, alberga unos elementos de refrigeración de extraordinaria eficiencia fabricados en espuma de grafito; el ligero mineral disipa estupendamente el calor del agua al aire ambiente. En la entrada de aire central hay ocho bloques con seis elementos de grafito cada uno.

 

Otro aspecto destacado en el A2 concept son los faros en la tecnología de iluminación LED denominada Matrix Beam. Un conjunto de pequeños diodos luminosos colocados unos encima de otros genera la luz de carretera y de cruce, y unos microreflectores permiten su preciso posicionamiento. Los LED se pueden conectar y desconectar por separado para iluminar la carretera perfectamente en cualquier situación. Un gran número de LED minúsculos, que se encuentran a modo de collar de perlas en la parte inferior del faro, genera la luz diurna.

 

La perspectiva lateral del prototipo técnico también es típica de Audi; con poderosos pasos de rueda, una franja acristalada plana y una línea del techo que comienza pronto su descenso y que desemboca en un largo spoiler trasero. Una serie de nítidas líneas enmarcan las superficies de chapa fuertemente arqueadas. La línea dinámica por encima de las taloneras asciende con fuerza, mientras que la línea de cintura por debajo de las ventanillas se extiende ligeramente hacia arriba. Justo debajo de ella se encuentra un rasgo característico del Audi A2 concept: la Audi dynamic light, una banda luminosa que une los faros delanteros con los grupos ópticos traseros.

 

 

 

 

 

La Audi dynamic light es generada por diodos luminosos y conductores de fibra óptica. En estado de reposo la banda de unos centímetros de ancho se muestra negra. Cuando el propietario del Audi A2 concept se aproxima, se enciende en color azul para darle la bienvenida y se concentra en las manillas de las puertas, que están empotradas en la banda de luz. La manilla de la puerta emerge de la carrocería cuando el conductor pasa la mano sobre ella.

 

Cuando el A2 concept está en marcha, la dynamic light es de color naranja claro. Al accionar el intermitente parpadea en el lado correspondiente, y al frenar una onda roja recorre todo el lateral, advirtiendo así a otros usuarios viales.

 

Los grupos ópticos traseros también se han fabricado en tecnología Matrix Beam. Su funcionamiento es adaptativo: a través de un sensor el sistema detecta la calidad de la visibilidad y adapta la potencia de las luces según sea necesario.

 

Cada una de las luces antiniebla traseras está compuesta por cinco luces láser. Cuando la visibilidad es buena su luz no se ve, pero con niebla o lluvia incide en las partículas de agua que hay en el aire y de este modo se hace visible formando un triángulo flotante.

 

Habitáculo

 

El interior también refleja la filosofía que se esconde detrás del Audi A2 concept: resulta ligero, luminoso, minimalista, espacioso e intuitivo. El tablero de instrumentos está dividido en dos piezas, englobando la parte izquierda el puesto de trabajo del conductor en un semicírculo. A lo largo de los bordes discurre la Audi dynamic light trazando dos arcos independientes desde las puertas hasta la zona del cockpit. Al igual que la banda luminosa del exterior, esta luz también se enciende para dar la bienvenida a los pasajeros.

 

La arquitectura del habitáculo aprovecha las posibilidades que la propulsión eléctrica ofrece. El suelo no tiene túnel central; la consola entre los asientos delanteros puede desplazarse hacia atrás, lo que permite cambiar fácilmente de un asiento a otro. El aire caliente y frío fluye de forma indirecta y sin provocar corriente a través de una superficie perforada debajo del parabrisas.

 

 

El volante del Audi A2 concept está achatado en la parte superior e inferior, y un solo radio conecta la corona con el protector acolchado. Los dos grandes cuernos que apuntan hacia el interior incorporan superficies sensibles al tacto a través de las cuales se pueden manejar las funciones más importantes; sólo los intermitentes y el limpiaparabrisas se siguen manejando a través de las tradicionales palancas en la columna de dirección.

 

Si se tocan al mismo tiempo los dos paneles táctiles, el A2 concept cambia a un modo de conducción parcialmente automático; una función de confort que supone un gran respiro, por ejemplo con tráfico denso y lento. El conductor mantiene en todo momento el completo control sobre el vehículo, como con el actual sistema ACC Stop & Go en el que se basa la nueva tecnología.

 

Un perfil abierto de geometría cóncava hace las veces de columna de dirección y está montado en horizontal respecto al cockpit. En su extremo final integra un display de siete pulgadas flanqueado por dos displays secundarios con el indicador de velocidad y el powermeter.

 

Cuando el conductor arranca el sistema de propulsión eléctrico pulsando la tecla, una banda luminosa animada rodea al conductor y al acompañante, al tiempo que a la derecha del volante emergen dos paneles táctiles. El pequeño panel izquierdo permite manejar las marchas (shift by wire), mientras que el panel derecho de mayor tamaño está reservado para las funciones del climatizador y de los medios de comunicación. La consola retráctil entre los asientos alberga otro panel táctil para la introducción de caracteres y para funciones secundarias: se trata de una evolución del MMI touch actual. Una estación de conexión (docking station) para el iPhone completa el concepto de manejo.

 

El showcar incorpora todas las tecnologías connect de Audi. El teléfono de automóvil Bluetooth online lo conecta a Internet a través de un módulo UMTS, y el punto de acceso inalámbrico WLAN permite a los acompañantes navegar y acceder a su correcto electrónico con sus dispositivos móviles. A través de la rápida transmisión de datos se descargan en el vehículo noticias e información especialmente procesadas.

 

 

 

Para la navegación se ofrecen los servicios actuales de Audi: el mapa con imágenes de Google Earth, la Información de tráfico Audi online, la búsqueda de destinos especiales vía Google mediante control por voz y Google Street View.

 

Los cuatro asientos individuales del Audi A2 concept con los respaldos perforados son deportivos y extraordinariamente ligeros. Su chasis se ha fabricado en aluminio, y para las carcasas de plástico los ingenieros han utilizado la tecnología de moldeado por soplado. Cada asiento está unido al suelo del vehículo mediante tres barras, de modo que el espacio para los pies en las plazas traseras es mayor. Debajo de los cojines abatibles de los asientos hay compartimentos portaobjetos.

 

Entre los asientos traseros hay una consola con varios portaobjetos. Al plegarla hacia delante deja al descubierto un sistema de anclaje en el que se puede enganchar la horquilla de una bicicleta de ciudad. El maletero del Audi A2 concept tiene un suelo doble. Un marco plegable hacia arriba con dos redes fuertes y muy resistentes cubre el nivel inferior de carga.

 

Los colores y materiales del habitáculo realzan la impresión de ligereza y funcionalidad. Las grandes superficies desde los antepechos de las puertas hasta en suelo están cubiertas por resistentes revestimientos con tacto de neopreno. En la zona central del suelo se utiliza un material estriado de poliéster reciclado. El toque de distinción en el cockpit viene dado por los elementos de aluminio.

 

Técnica

 

El Audi A2 concept es un vehículo íntegramente eléctrico. Su batería de iones de litio, integrada en el suelo doble del vehículo, almacena 31 kWh de energía, de los cuales 24 kWh son útiles. El motor eléctrico, montado transversalmente en la parte delantera del vehículo, envía 116 CV (85 KW) de potencia máxima (60 KW de potencia continua) y 270 Nm de par motor (160 Nm con potencia continua) hasta las ruedas delanteras a través de un engranaje de una sola relación de transmisión.

 

 

 

El prototipo técnico de Audi alcanza en el ciclo de ensayo europeo una autonomía de 200 km. La recarga completa de la batería con corriente alterna de 400 voltios tarda alrededor de una hora y media, y unas cuatro horas si se utiliza la red doméstica de 230 voltios. El Audi A2 concept también es compatible con la nueva tecnología de carga sin contacto (Audi Wireless Charging).

 

El peso del showcar apenas asciende a los 1.150 kg. El principal factor que lo ha hecho posible es la carrocería, que presenta el más reciente estado de la tecnología de construcción ultraligera de Audi. El A2 concept aúna por primera vez la construcción ASF con la construcción mixta multimaterial, combinando entre sí los más diferentes materiales. En este caso las zonas relevantes de la carrocería están compuestas por componentes de aluminio, que se complementan con piezas accesorias en material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP).

 

El Audi A2 concept es un vehículo ágil. Con salida parada, acelera hasta los 100 km/h en 9,3 segundos, y su velocidad punta se ha limitado a 150 km/h en beneficio de la autonomía. Una suspensión de tipo McPherson delante y un eje de brazos interconectados detrás le aportan agilidad a la maniobrabilidad. La dirección y los frenos se accionan de modo exclusivamente eléctrico (steer by wire y brake by wire), sin ningún tipo de conexión mecánica o hidráulica con el volante o con el pedal.

 

Las ruedas de 18 pulgadas se han fabricado en tecnología cladding; la rueda básica en aleación ligera y el recubrimiento se fabrican por separado y luego se pegan, lo que reduce considerablemente el uso de material. La nueva tecnología híbrida que Audi ya ofrece en algunos modelos de fabricación en serie ahorra unos 2 kg de peso por rueda. Las ruedas del A2 concept aúnan la imagen laminar específica de la familia e-tron y el clásico diseño de radios de Audi.

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.