Audi A2 Concept en el Salón Internacional de Frankfurt 2011

Con el sistema de propulsión 100% eléctrico del A2 concept, Audi ofrece otra nueva perspectiva sobre futuro de la electromovilidad en la 64ª edición del Salón Internacional de Frankfurt (IAA). Este vehículo laboratorio muestra un concepto de espacio propio de un modelo premium, donde se acomodarán sin estrecheces cuatro personas.

El Audi A2 concept tiene sólo 3,8 metros de longitud, 1,69 metros de anchura y 1,49 metros de altura. Pero incluso con esas cotas, transmite una impresión elegante, poderosa y deportiva en la carretera. Su apariencia limpia se concentra únicamente en lo esencial. Todos sus detalles son sutiles, aunque con las formas adecuadas para crear un gran impacto visual. El techo de cristal oscuro de este coche de exposición, que está pintado en blanco, se convierte en transparente con sólo apretar un botón.

En el apartado de faros, Audi presenta la siguiente fase de la tecnología LED, conocida como matrix beam (haz de luz principal). Un paquete de LED´s y microreflectores generan un potente haz de luz de alta resolución y que no deslumbra. Por otro lado, delicadas fibras de luz diurna enmarcan el módulo para la luz de cruce, formado también por LED´s de alta eficiencia. Por su parte, los pilotos traseros inteligentes adaptan su iluminación a las condiciones de visibilidad. Y la luz de niebla posterior, producida a través de diodos láser, tiene la apariencia de un rayo luminoso en la niebla y proyecta un triángulo rojo sobre la carretera, como los típicos de aviso de emergencia.

Las luces adaptativas van colocadas por debajo del borde del cristal, desde delante hacia atrás del A2 concept, formando una banda de luces que contiene multitud de funciones innovadoras para esa iluminación dinámica. Los sensores de proximidad integrados detectan la presencia del propietario y desbloquean las puertas a través de un simple gesto. Mientras se está conduciendo, las luces adaptativas funcionan como un foco lateral continuo. Si se activa el intermitente, el haz de luz se mueve a través de toda la banda de iluminación.

Además, una banda de luces rojas fluye por los pilotos traseros cuando se frena y demuestra intuitivamente la fuerza de frenado a los otros usuarios de la carretera que circulan por detrás.

Las luces adaptativas están también situadas en el puesto de conducción de este coche experimental, estructuradas en dos arcos separados. Al igual que todo el interior, el panel de instrumentos tiene un aspecto limpio y luminoso, así como controles muy intuitivos. El conductor maneja muchos de los mandos importantes a través de áreas táctiles situadas en el interior del volante. Dos superficies de control adicionales se despliegan a la derecha del conductor cuando se pone en marcha el vehículo. Un perfil abierto sirve como columna de dirección y una pantalla de siete pulgadas más otras dos pantallas secundarias se ubican al final de ésta.

El Audi A2 concept dispone de un suelo interior plano. La consola central va unida al asiento del conductor, mientras que la consola posterior se prolonga entre los dos asientos traseros. Las cuatro butacas individuales añaden ligereza al conjunto y hay un espacio de almacenamiento debajo de cada uno de los asientos. Entre los asientos traseros hay espacio para colocar una bicicleta de ciudad con la rueda delantera quitada. El área de carga tiene dos niveles. Un marco con redes funcionales crea la parte superior.

Los colores y materiales del interior contribuyen a la sensación de ligereza y funcionalidad. La amplia zona que va desde los hombros superiores de las puertas hasta el suelo está cubierta por un material hecho de poliuretano con una superficie que parece de neopreno. Un material acanalado hecho de poliéster reciclado cubre la parte central del suelo. La carcasa de los asientos está construida con una técnica de moldeado con plástico inyectado. Elementos de aluminio destacan en la zona del puesto de conducción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.