Audi Ultra transferencia de tecnología de Audi de la competición a la producción

Audi Ultra transferencia de tecnología de Audi de la competición a la producción

El diseño y la construcción ligera siempre ha sido un importante concepto para la división Motorsport de Audi, hasta el punto de que ahora también representa uno de los principales valores conceptuales en el corazón de la compañía, un valor que tiene un nombre propio: Audi ultra.

Cuando en marzo de 1999 el primer prototipo de Audi para Le Mans formó en la parrilla de la carrera de las 12 Horas de Sebring, la pintura y la película autoadhesiva fueron eliminadas por razones logísticas. En el seno de la empresa, por aquellos tiempos nació la idea de que el R8R también debería competir en las 24 Horas de Le Mans con una imagen que aportara la sensación de que el modelo estaba exclusivamente elaborado con fibra de carbono.

Por varias razones, aquella primigenia idea se descartó; una de ellas fue porque la fibra de carbono se elaboraba reforzándola con materiales plásticos cuyo origen procedía de distintos proveedores y no era posible aportar una imagen uniforme al coche. El R8R de 1999 fue el primer coche de carreras de Audi Sport que no se basó en un modelo normal de producción y estaba enteramente fabricado con carbono.

Una década después, Audi ya estaba listo. La manipulación del material, que originariamente procedía de la industria aeroespacial, se ha convertido en una parte más de la actividad diaria para Audi Sport. La idea fue retomada de nuevo y consistía finalmente en enviar a competir a Le Mans un coche con el característico color negro del material extremadamente ligero y altamente resistente sobre el cual poner la leyenda: “Audi ultra lightweight technology” (Audi ultra tecnología ligera) en los tres R18TDI. Por primera vez, la marca ha reunido su diseño ligero y su experiencia constructiva bajo el término “ultra”.

En el despertar de la sostenibilidad, la eficiencia y la futura electrificación de los vehículos, el concepto de diseño y construcción ultraligera, que siempre ha sido objeto de preocupación para el departamento de Audi Motorsport, también ha ganado un nuevo significado en el desarrollo de la producción. Han pasado los tiempos en los cuales los nuevos modelos -debido especialmente a las cada vez más estrictas normas anticolisión- aumentaban constantemente su peso. Audi pretende ahorrar un mínimo del diez por ciento del peso en la siguiente generación de sus modelos. El nuevo Audi A6, el cual acaba justamente de iniciar su lanzamiento comercial, abre este camino: es como poco 80 kilogramos más ligero que el modelo de la generación anterior.

El concepto de la ultra ligereza será aún más importante para los coches híbridos y eléctricos. “A pesar de que, en efecto, en un coche puramente eléctrico hemos omitido la cámara de combustión, el peso de la batería sigue manteniéndose, en todo caso, muy elevado. Un diseño y una producción que ahorren peso en estos vehículos también resultan por tanto de gran importancia” explica Heinz Hollerwegger, Jefe de Desarrollo Integral de Vehículos en Audi. “¿Qué hacer para que todo lo que hagamos sea un gran esfuerzo con los componentes convencionales?”.

Con este fin, el departamento de producción puede aceptar la entrada de Audi Sport, porque el diseño ultraligero ha jugado un papel decisivo aquí durante más de 30 años. El peso se ha aligerado en los coches de rallyes gracias al uso de metales particularmente ligeros e innovadores plásticos.

La compañía ya utilizó antes el motor enteramente de aluminio que también se usó en los rallyes. La fibra de carbono reforzada con materiales plásticos está siendo utilizada desde los años 80. El primer paso se dio en 1988 con el Audi 200 quattro dotado del árbol de transmisión Trans-Am.

“La fibra de carbono es un material que resulta ideal para utilizarlo en el diseño y la construcción ligera”, confirma el director de Audi Motorsport, Dr. Wolfgang Ullrich. “Deliberadamente hemos hecho de este material y de la tecnología de la ultra ligereza algo visible en Le Mans. El diseño ligero de peso nos ha ocupado durante muchos años en Motorsport. Todo cuanto hemos aprendido sobre esto también va a estar disponible para nuestros clientes en el futuro, ya sea tanto en forma de mejores prestaciones y rendimientos como en la reducción de consumos de combustible o en de reducción de las emisiones”.

Para la compañía, el R18 TDI es, en particular, un auténtico embajador de la tecnología de construcción ligera. “El diseño ultraligero es un factor muy importante en Le Mans, porque un coche ligero es siempre un coche más eficiente” dice el Dr. Wolfgang Ullrich. Desde 2011 tiene una importancia aún mayor desde que las normas establecieron motores más pequeños que produjeran menos energía. A pesar de que hay un peso mínimo de 900 kilos para los coches de la categoría LMP1 en Le Mans, el objetivo es, como en cualquier otra categoría del automovilismo deportivo, producir un coche con un peso significativamente menor de ese límite para poder optimizar la distribución del peso con ayuda del lastre y para rebajar el centro de gravedad. “Por esta razón, todos los componentes del R18 TDI fueron optimizados lógicamente de acuerdo con su peso”, destaca Martin Mühlmeier, Jefe de Tecnología de Audi Sport. “Lo mismo, aplicado al chasis, a la estructura, al bastidor, a la caja de cambios y al motor. Hemos exprimido el coche al máximo evitando cada gramo superfluo”.

El monocasco de carbono elaborado en una sola pieza, para lo cual fue preciso desarrollar un extremadamente complejo proceso de manufacturación que es un impresionante ejemplo de la maestría de la compañía en el diseño ultraligero, no solo es revolucionario para un coche deportivo de Le Mans.

De igual modo se aplica a la carrocería, que fue aligerada en 40 kilogramos entre la primera y la segunda versión del Audi R18TDI. “Como consecuencia, el diseño ligero supone todo un desafío técnico” afirma Christopher Reinke, Jefe Técnico de Proyecto de Audi Sport.

El motor V6 TDI es aproximadamente un 25 por ciento más ligero que el motor V10 TDI del viejo R15 TDI. La nueva caja de cambios de seis velocidades está compuesta por un elevado número de componentes elaborados en fibra de carbono y material composite. Y también los grupos ópticos enteramente elaborados con tecnología LED ayudaron a reducir peso. Optimizados flujos de aire a través de la cabina del piloto ayudaron a realizar semejante proceso de reducción de peso en el sistema de aire acondicionado.

Además, la electromovilidad forzará a los fabricantes de automóviles a reducir el peso de los coches. Según el concepto del vehículo, las baterías de tracción pueden resultar excesivamente pesadas. Es una razón más por la cual los fabricantes tienen que hacer un mayor esfuerzo de diseño y construcción ligera con el resto de los componentes convencionales.

Audi es pionera en el uso del aluminio en las estructuras del cuerpo, y el manejo de la fibra de carbono y los materiales composites derivados de plásticos son parte habitual de la vida cotidiana en Audi Sport. La combinación estándar de diferentes materiales es cada vez más habitual en la producción de automóviles y todavía hay partes del automóvil que permiten una mayor ligereza. Ya se trate de cajas de cambio o del monocasco de fibra de carbono, Audi Sport se mantiene siempre a la búsqueda de posibilidades de reducir peso. Por ejemplo, todavía hay un enorme potencial de ahorro en el área de la suspensión,¿ pero esa ya será otra historia.

“En todo caso -indica el director de Audi Motorsport, Dr. Wolfgang Ullrich- estoy convencido de que ultra será, en unos pocos años, un concepto tan conocido en el mercado como otros términos ya vigentes del estilo de quattro o TDI”.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.