El SLS AMG Roadster de Mercedes-Benz disponible a partir de octubre de 2011


Mercedes-Benz y AMG presentan un nuevo automóvil de ensueño: el SLS AMG Roadster. Este superdeportivo cautiva por su perfecta combinación entre placer de conducción a cielo abierto y un extraordinario comportamiento dinámico. El diseño purista marca la estética general del nuevo biplaza.

Los aspectos tecnológicos más destacados del SLS AMG Roadster parecen sacados de un manual básico de construcción de deportivos: la combinación de carrocería Spaceframe de aluminio, motor delantero frontal V8 AMG de 6,3 litros con 420 kW (571 CV) de potencia y 650 Nm de par, cambio de siete velocidades en disposición Transaxle con embrague multidisco y tren de rodaje deportivo con trapecios articulados de aluminio cautivará a los entusiastas de los deportivos. Además, asegura una extraordinaria estabilidad de marcha, disfrutando al mismo tiempo de la experiencia de conducir a cielo abierto.

La capota de lona del SLS AMG se abre y se cierra en sólo 11 segundos, incluso durante la marcha, a una velocidad máxima de 50 km/h. Entre los atractivos equipos disponibles opcionalmente para este modelo destaca el nuevo tren de rodaje AMG RIDE CONTROL con sistema de amortiguación con regulación electrónica. Permite conmutar la característica de la amortiguación con sólo pulsar un botón. A través de la AMG DRIVE UNIT, el conductor puede elegir entre los modos «Confort», «Sport» y «Sport Plus» y adaptar individualmente los ajustes del tren de rodaje.

Fuera de serie es también el nuevo sistema de información «AMG Performance Media». Este innovador sistema multimedia, inspirado en la competición, ofrece una combinación exclusiva de información de telemetría, como la aceleración transversal y longitudinal, diversos datos específicos del motor y los tiempos por vuelta en un circuito cerrado, con un acceso móvil a Internet de alta velocidad.

Dieter Zetsche, Presidente de la Junta Directiva de Daimler AG y responsable de Mercedes-Benz Cars: «El SLS Roadster reúne la esencia de un superdeportivo, de un cruiser y de un codiciado automóvil de ensueño. Un vehículo que continuará de modo excepcional la leyenda de los fascinantes deportivos de Mercedes-Benz.»

Ola Källenius, Presidente del Comité Directivo de Mercedes-AMG GmbH: «Un concepto consecuente de construcción ligera, unas prestaciones soberbias y un diseño impresionante se combinan con la experiencia sensual de conducción a cielo abierto. El nuevo SLS AMG Roadster encarna de forma magistral la filosofía de AMG, que aúna la ingeniería alemana con el arte de la manufactura. Si el alas de gaviota entusiasmó a los incondicionales de los superdeportivos, es seguro que la versión descapotable causará furor».

 

Diseño purista de roadster con proporciones perfectas

El nuevo roadster amplía la gama de modelos AMG con un segundo automóvil de ensueño fascinante. En opinión de Gorden Wagener, jefe de diseño de Mercedes-Benz: «al igual que el alas de gaviota, el diseño purista y atlético capta al instante la mirada del observador. Tanto con la capota abierta como cerrada, el SLS AMG Roadster es un deleite para la vista». Lo más llamativo son sus proporciones perfectas: capó largo, habitáculo en posición atrasada y zaga corta. A ello se añade la aleta trasero extensible automáticamente, la batalla larga, el ancho de vía amplio y los voladizos cortos. En resumen: el SLS AMG descapotable también irradia dinamismo puro y un carisma genuino. La acusada línea de cintura, que se extiende como un músculo tensado, expresa energía pura en combinación con las ruedas de gran tamaño 265/35 ZR 19 delante y 295/30 ZR 20 detrás. Para este modelo están disponibles nuevos equipos opcionales, como la atractiva pintura metalizada marrón Sepang AMG y las llantas forjadas de 10 radios en color negro mate con pestaña brillante.

Encontramos reminiscencias con el Mercedes-Benz 300 SL de los años cincuenta en la parrilla ancha del radiador con la estrella grande de Mercedes y en el perfil transversal en forma de ala. Pero no sólo eso, los perfiles sobre el capó y en los laterales del vehículo recuerdan igualmente al legendario deportivo. Al igual que sucede con el SLS AMG Roadster, también el 300 SL Roadster apareció algo más tarde que el alas de gaviota original. Pero, a diferencia de entonces, ambos automóviles de AMG se ofrecen hoy en día paralelamente.

El ambiente interior recuerda la cabina de un avión

El fascinante lenguaje de formas del exterior se manifiesta también en el interior, despertando asociaciones con la cabina de un avión: elementos estilísticos llamativos son el tablero de instrumentos, a modo de perfil de ala, y los cuatro difusores de ventilación con salidas de aire orientables, que recuerdan la forma de los propulsores de un reactor. Otros elementos inspirados en la construcción aeronáutica son la consola central alargada de metal macizo mate y la nueva palanca selectora E-SELECT, que imita la forma del regulador de gas de un reactor. El distintivo AMG en el forro de cuero de la palanca añade un detalle discreto pero refinado.

La AMG DRIVE UNIT asume la función de centro de mandos en la consola central, la cual puede encargarse opcionalmente, al igual que muchos otros componentes del interior, con moldura de fibra de carbono auténtica. A través de esta unidad, el conductor puede elegir los ajustes individuales del vehículo, incluyendo el tren de rodaje AMG RIDE CONTROL (opcional). El volante Performance con forro de napa fina y sección inferior aplanada permite un dominio excelente del vehículo. Las levas de cambio y las aplicaciones de la parte inferior son de metal macizo.

Capota automática de peso optimizado

La experiencia sensual que se siente a bordo del SLS AMG Roadster aumenta con el techo descubierto, cuando la acústica del potente motor atmosférico de ocho cilindros, con 420 kW (571 CV) y 650 Nm, inunda el ambiente y acelera el pulso con el sonido típico de los propulsores de AMG. La capota puede abrirse y cerrarse durante la marcha, a una velocidad máxima de 50 km/h. Todo el proceso se realiza de forma totalmente automática en tan sólo once segundos. Para ello, el conductor no tiene más que accionar el pulsador situado al alcance de la mano, delante del apoyabrazos. Al abrirse, la capota se pliega en forma de Z detrás de los asientos, ocupando el mínimo espacio. La capota se ofrece en tres colores —negro, rojo y beige— a juego con las nueve pinturas disponibles para el exterior y los ocho tonos para el equipamiento interior.

La capota de lona de tres capas consta de un armazón de magnesio, acero y aluminio muy ligero que contribuye notablemente a reducir el centro de gravedad del vehículo. La capota incluye una luneta trasera térmica de cristal monocapa de seguridad inyectada sin juntas en la lona de la capota. La ejecución enrasada y la transición sin resquicios entre la capa exterior de la capota y la luneta reducen los ruidos aerodinámicos. Por debajo de la capota discurre un depósito elástico que recoge el agua de lluvia y la canaliza hacia los bajos del vehículo a través de dos aberturas en los laterales. El volumen del maletero, tanto con la capota abierta como cerrada, es de 173 litros, una cifra comparable a la del SLS AMG Coupé (176 litros).

Materiales de máxima calidad, acabados perfectos

El cuero fino, el metal macizo mate y, como opción, las molduras decorativas de fibra de carbono auténtica crean un ambiente exclusivo y recrean la sensación de viajar en la cabina de un avión. Las costuras en contraste, ejecutadas con suma precisión, corroboran la sensación de calidad, el carácter artesanal y el amor por el detalle de los diseñadores de Mercedes-Benz.

El equipamiento de serie del SLS AMG Roadster incluye, entre otros, cuero designo negro, asientos deportivos AMG con calefacción, paravientos encajable de cristal, COMAND APS con reproductor de DVD, alarma antirrobo con protección antirremolcado y alarma volumétrica, climatización automática de confort THERMOTRONIC y función de arranque sin llave KEYLESS-GO. Entre los equipos opcionales figura AIRSCARF®, un sistema patentado exclusivo de Mercedes-Benz que funciona a modo de una bufanda invisible que envuelve con una brisa cálida la zona del cuello y la nuca de los ocupantes. AIRSCARF® está alojado en los respaldos de los asientos deportivos AMG y expulsa aire caliente por los difusores integrados en los reposacabezas. Las láminas ajustables de los difusores permiten dirigir el flujo de aire y adaptar el sistema a la estatura del ocupante. La intensidad del calor se regula en tres niveles mediante un botón. En combinación con el equipo opcional de cuero designo Exclusivo se ofrecen arcos protectores tapizados en cuero con rejillas integradas en efecto «Silver Shadow», que reducen las turbulencias en el puesto de conducción. Los retrovisores abatibles eléctricamente disponibles como opción incorporan la iluminación del entorno del vehículo.

Para el interior se ofrecen nuevos equipos de cuero designo marrón espresso unicolor y bicolor. Este tono marrón oscuro combina a la perfección con la nueva pintura metalizada marrón Sepang AMG.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.