Škoda en el Salón de Barcelona con su nueva imagen corporativa

Škoda ha decidido innovar en la presente edición del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona. Lo ha hecho diseñando una puesta en escena completamente diferente a la que la marca estaba acostumbrada para presentar el nuevo logo. Un stand que será una de las grandes atracciones para los visitantes del salón barcelonés gracias al circuito 4×4 que ha preparado.

En la presente edición del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, Škoda ofrecerá a los visitantes del Salón de Barcelona un espacio de 3.000 metros cuadrados, ubicado al aire libre, en la zona de la Plaza de Carles Buïgas, situada en uno de los laterales de la famosa fuente de Montjuïc y justo frente al pabellón Mies Van der Rohe.

El diseño del espacio es de lo más atractivo y está dividido en dos zonas diferenciadas. La primera de ellas es la dedicada a la exposición de los vehículos, donde los diferentes modelos de la marca tendrán su protagonismo.

Tras esta zona, se encuentra el espacio más dinámico de la muestra, que no es otro que un circuito 4×4 habilitado para que los clientes puedan comprobar las cualidades del Yeti y experimentar las sensaciones que este modelo proporciona en su conducción off–road. Con este espacio, Škoda quiere dotar de un mayor dinamismo su presencia en la muestra barcelonesa y romper con el tradicional stand. La marca ha preferido salir al exterior, siguiendo el espíritu aventurero del Yeti, el SUV compacto de la marca.

La otra gran novedad de Škoda en el Salón Internacional del Automóvil de Barcelona es la presentación oficial, por primera vez en España, del renovado logotipo de la marca. En este nuevo logotipo, el nombre desparece del contorno redondeado, el cual ahora es de tonos cromados en lugar de negro. Por otra parte, la flecha alada ha sido restilizada y cuenta con líneas claras y limpias, lo que simboliza mucho más que un simple cambio de imagen.

Tras el nuevo logotipo de Škoda, está la voluntad de la marca de mostrar su vocación de consolidar el crecimiento constante que ha protagonizado a lo largo de los últimos años. Además, y por encima de todo, la marca quiere subrayar su compromiso tecnológico y la apuesta por la innovación permanente, a corto y largo plazo.

Con estos argumentos, Škoda llega al Salón Internacional del Automóvil de Barcelona con la intención de convertirse en uno de los indiscutibles puntos de atención del certamen.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.