Nuevo Mercedes-Benz SLK ideal para disfrutar al volante

El nuevo SLK es la tercera generación de uno de los vehículos deportivos más apasionantes y apreciados del mundo. El nuevo roadster eleva el listón de la diversión al volante y de la conducción a cielo abierto a un nivel desconocido hasta ahora. El SLK combina agilidad y deportividad con confort y estilo, un contundente diseño deportivo con la más absoluta idoneidad para el uso cotidiano y máximas prestaciones con un balance ecológico ejemplar. Además, el SLK es el primer vehículo del mundo equipado con el techo retráctil panorámico con MAGIC SKY CONTROL, que puede oscurecerse pulsando un botón. Su carácter deportivo y su eficiencia ejemplar quedan garantizados por los nuevos motores de 4 y 6 cilindros, potentes y equipados de serie con función de parada y arranque ECO. A pesar de las magníficas prestaciones que desarrollan, estos grupos precisan hasta 25% menos combustible que sus predecesores. Un equipamiento de seguridad sin parangón y un largo elenco de innovaciones técnicas hacen del SLK una vez más el arquetipo de su segmento.

«El SLK asume como pocos vehículos el papel de líder y arquetipo dentro de su segmento», afirma Dieter Zetsche, Presidente de la Junta Directiva de Daimler AG y responsable de Mercedes-Benz Cars. «Estoy convencido de que el diseño apasionante, el habitáculo de alta calidad y la austeridad en el consumo harán del SLK un modelo ideal para disfrutar al volante y reforzarán aún más su carácter de roadster de culto.»

Las innovaciones forman parte de la historia de éxitos del Mercedes-Benz SLK:
En 1996, la primera generación causó sensación con su techo retráctil, que convertía el roadster descapotable en un coupé con techo rígido en cuestión de segundos con sólo pulsar un botón;
la segunda generación ofrecía a los ocupantes la cálida brisa de AIRSCARF en torno a los hombros y la nuca, permitiéndoles disfrutar del placer de conducir a cielo abierto incluso a bajas temperaturas en el exterior;
la tercera generación presenta ahora como primicia mundial un detalle singular y exclusivo: el techo retráctil panorámico con MAGIC SKY CONTROL. El conductor puede oscurecerlo a su gusto pulsando un botón.

Pero el nuevo SLK de Mercedes-Benz es mucho más que la mera suma de algunos puntos destacados. El roadster lidera todas las disciplinas y ofrece la más pura diversión al volante, sin limitaciones de ningún tipo. Brilla con una combinación de atributos que se consideran incompatibles en otros vehículos y conjuga un magnífico confort y un equipamiento de alta calidad con un temperamento marcadamente deportivo. Además, el nuevo roadster es el vehículo más ecológico de su categoría y define un nuevo nivel de seguridad. Con el SLK, el placer de conducción está garantizado en cualquier época del año, con techo abierto o cerrado, durante las actividades cotidianas o en los ratos de ocio: lo lleva en la sangre.

Contundente diseño, base del carisma deportivo

Los diseñadores han vestido al nuevo SLK con galas que realzan de forma fascinante sus clásicas proporciones de roadster. Su capó largo va seguido de un habitáculo compacto en posición atrasada y de una zaga breve. Por tanto, el SLK seduce con los encantos que caracterizan a todos los roadsters clásicos de Mercedes-Benz y que han convertido a muchos de ellos en iconos de la automoción.

Lo primero que llama la atención es una parrilla de radiador erguida y firme que desemboca en un capó largo y proporcionado. Éste insinúa las cualidades dinámicas del roadster con sus aristas dirigidas hacia atrás. La ancha parrilla del radiador lleva la estrella de Mercedes en el centro y presenta una lama de contorno pronunciado, cromada en su parte delantera. Los faros de perfil claro completan el frontal. El rostro del nuevo SLK recuerda al legendario 190 SL de los años 50 del siglo pasado, que muchos consideran el precursor del SLK. No obstante, los diseñadores no se han limitado a recopilar citas de un pasado glorioso: el rostro del nuevo SLK también presenta similitudes con el actual alas de gaviota SLS AMG de Mercedes-Benz y con el nuevo CLS.

Un parámetro que asombra y que acredita la precisión del trabajo de optimizado de la carrocería: a pesar de su sección delantera llamativa y erguida y de su mayor superficie frontal, el coeficiente de resistencia aerodinámica del roadster alcanza un brillante valor de 0,30 (modelo predecesor: 0,32).
La elegante silueta cerrada con las proporciones clásicas de roadster acelera el pulso y es una promesa estética de deportividad y placer de conducción. Los pequeños detalles dejan constancia de la minuciosidad con la que trabajan los diseñadores de Mercedes-Benz. Por ejemplo, una garganta oculta la junta de la tapa del maletero, de forma que no desvirtúa la silueta como ocurre con los techos de modelos similares. Las rejillas de ventilación en los guardabarros delanteros con perfil cromado recuerdan a los famosos roadsters de Mercedes-Benz de los años 50 del siglo pasado. En el nuevo SLK, estas aberturas constituyen el punto de partida de dos líneas laterales. Una línea se extiende hasta el musculoso guardabarros trasero, aprovechando las luces y sombras para otorgar estilo y elegancia a las superficies laterales. De forma similar, la línea superior culmina en los grupos ópticos traseros, anchos y equipados por primera vez con técnica de diodos luminosos.

Interior con estilo y ambiente de bienestar

El nuevo SLK, el vehículo más compacto de su categoría, sorprende con un habitáculo ejemplarmente amplio. Los diseñadores han configurado un equipamiento interior que garantiza el bienestar del conductor y su acompañante. El interior se caracteriza por su elegancia deportiva, su concepción ergonómica y por el uso de materiales auténticos de alta calidad, acabados con maestría hasta el último detalle. La consola central y otras molduras brillan con su acabado de aluminio cepillado, incluso en la versión básica. Como equipo opcional pueden elegirse molduras de madera de raíz de nogal en color marrón oscuro brillante o de madera de fresno negro brillante. Los cuatro difusores de ventilación redondos con superficie galvanizada integrados en el cuadro de instrumentos están inspirados en el SLS y subrayan la pertenencia del SLK a la familia de vehículos deportivos de Mercedes-Benz.

Los generosos instrumentos redondos del SLK enmarcan el display multifunción que visualiza la información del ordenador de a bordo. En la parte central del tablero de instrumentos se encuentra el visualizador en color para las funciones de comunicación y entretenimiento, fácilmente visible para el conductor y el acompañante. En la parte superior del tablero de instrumentos puede integrarse opcionalmente un noble reloj analógico que subraya como detalle exclusivo el carácter elegante del roadster.

Otros detalles del equipamiento de alta calidad son el volante deportivo multifunción con sección inferior plana y un grueso aro forrado de cuero y, entre otros equipos opcionales, la tapicería de cuero reflectante de la luz solar que reduce considerablemente el calentamiento superficial, una impresionante iluminación de ambiente —por primera vez en color rojo— y la calefacción integrada en el reposacabezas AIRSCARF disponible ya para el antecesor.

Detalle de equipamiento único: MAGIC SKY CONTROL

Por primera vez, Mercedes-Benz permite a sus clientes elegir entre tres variantes del techo retráctil de construcción ligera para el nuevo SLK. Todas ellas convierten al roadster en un coupé de techo «fijo» en cuestión de segundos con sólo pulsar un botón:

La ejecución básica es un techo retráctil pintado en el color del vehículo.
Como alternativa puede elegirse un techo retráctil panorámico con cristal tintado.
La tercera variante es una primicia mundial: el techo retráctil panorámico con MAGIC SKY CONTROL. Este techo de cristal puede oscurecerse opcionalmente pulsando un botón. En su estado claro es prácticamente transparente y permite disfrutar de la sensación de conducir a cielo abierto a bajas temperaturas; oscurecido, el techo proporciona una grata sombra y evita que el interior se caliente bajo la radiación solar intensa. En otras palabras: ambiente de bienestar pulsando un botón.

Innovador sistema de paravientos AIRGUIDE

Los especialistas en aerodinámica de Mercedes-Benz han desarrollado una cómoda alternativa al paravientos con marco encajable para el nuevo SLK. El nuevo paravientos con lunas giratorias está compuesto por lunas basculantes de plexiglás transparente montadas detrás de los arcos protectores. El conductor o el acompañante pueden orientarlos hacia el centro del vehículo en cuestión de segundos, eliminando prácticamente las habituales turbulencias traseras. Si no se necesitan, las lunas giratorias del paravientos quedan ocultas detrás de los arcos protectores y no es necesario desmontarlas, como sucede con otros paravientos.

Temperamento y eficiencia

En la fecha de lanzamiento al mercado del SLK puede elegirse entre tres modelos, todos ellos propulsados por nuevos motores con inyección directa de gasolina. Los grupos de cuatro cilindros del SLK 200 BlueEFFICIENCY y el SLK 250 BlueEFFICIENCY desarrollan 135 kW (184 CV) y 150 kW (204 CV) respectivamente a partir de sus 1.796 cm³ de cilindrada. El SLK 200 BlueEFFICIENCY es el roadster con menores emisiones de CO2 del segmento. En combinación con el cambio automático 7G-TRONIC PLUS optimizado (opcional) consume 6,1 litros de gasolina súper a los 100 kilómetros (valor mixto en el ciclo normalizado europeo). Esta cifra equivale a 142 g de CO2 por kilómetro. El deportista acelera de 0 a 100 km/h en 7,0 segundos y su velocidad punta es 237 km/h (con cambio manual 240 km/h).

El SLK 250 BlueEFFICIENCY viene equipado inicialmente con el cambio automático 7G-TRONIC PLUS (más adelante se ofrecerá con cambio manual de seis velocidades) y consume 6,2 litros a los 100 kilómetros (valor mixto en el ciclo normalizado europeo), que corresponden a 144 g de CO2 por kilómetro. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos y su velocidad máxima asciende a 243 km/h.

El motor V6 del SLK 350 BlueEFFICIENCY desarrolla una potencia de 225 kW (306 CV) a partir de sus 3.498 cm³ y acelera al roadster en 5,6 segundos de 0 a 100 km/h (velocidad máxima 250 km/h, limitada por vía electrónica). Su consumo es de 7,1 litros cada 100 kilómetros (valor mixto según ciclo normalizado europeo), equivalentes a 167 g de CO2 por kilómetro. El motor V6 es totalmente nuevo. Sus principales características son la inyección directa de gasolina de tercera generación, inyectores piezoeléctricos y encendido por chispas múltiples.

La ejemplar eficiencia del SLK, con un consumo de combustible hasta 24% inferior que su predecesor, se debe también, entre otras medidas de optimizado, al sistema de parada y arranque ECO implementado de serie en todos los modelos.

Tren de rodaje para la relación más íntima con la calzada

El cliente puede elegir también entre tres variantes de tren de rodaje:

La suspensión mecánica convencional incorporada de serie.
Un tren de rodaje deportivo con muelles y amortiguadores más rígidos para una vivencia más deportiva de conducción.
Como alternativa se dispone de un paquete dinámico que incluye, entre otros detalles, un sistema de amortiguación con regulación electrónica totalmente automática. Con su ayuda, el vehículo se desplaza suavemente incluso sobre calzadas en mal estado y asegura al mismo tiempo un gran dinamismo en todo momento.

El paquete dinámico incluye también dirección directa y el Torque Vectoring Brake desarrollado por Mercedes-Benz. La dirección directa mejora la maniobrabilidad y la agilidad en comparación con una dirección convencional, reduciendo al mismo tiempo las fuerzas necesarias al aparcar. En situaciones críticas, el Torque Vectoring Brake frena en fracciones de segundo la rueda trasera del lado interior de la curva, originando un movimiento de giro definido en torno al eje vertical del vehículo. Esta intervención estabiliza al SLK sin pérdida de dinamismo y le permite tomar las curvas con precisión y de forma controlada.

Sofisticada combinación de materiales y máxima seguridad

El nuevo SLK cuenta con una carrocería de estructura más refinada. Por ejemplo, el capó y los guardabarros son ahora de aluminio. El nuevo roadster crea nuevas pautas en el campo de la seguridad. La tercera generación del arquetipo de este segmento utiliza una gran variedad de modernos sistemas de asistencia a la conducción. Entre ellos se incluye de serie el sistema de detección de fatiga ATTENTION ASSIST desarrollado por Mercedes-Benz así como, opcionalmente, el sistema de protección preventiva de los ocupantes PRE-SAFE®y el freno PRE-SAFE®, que puede frenar de forma autónoma si existe peligro de colisión por alcance. Con ello, el Mercedes-Benz SLK supera con creces la normativa vigente en materia de seguridad.

En calidad de equipo opcional se ofrecen otros sistemas de asistencia a la conducción:

El Tempomat con regulación de distancia DISTRONIC PLUS adapta automáticamente la distancia respecto al vehículo delantero, frenando al roadster hasta la detención si resulta necesario y acelerando de nuevo cuando la carretera está libre.
El Intelligent Light System ofrece cinco funciones de alumbrado (luz de giro, luz para carretera, luz para autopista, luces activas y luz antiniebla ampliada) que se activan de acuerdo con la situación.
El indicador de velocidad límite utiliza una cámara situada en la parte interior del parabrisas para reconocer las señales de tráfico que limitan la velocidad y visualizar la velocidad máxima permitida en el display del cuadro de instrumentos o en el display central.

El lanzamiento al mercado del nuevo SLK tendrá lugar el 26 de marzo de 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.