Nueva Gama Saab 9-3 Griffin

Nueva Gama Saab 9-3 Griffin

La nueva gama Saab 9-3 Griffin, desvelada hoy, cuenta con un renovado diseño exterior e interior, y una gama de motores más potentes y eficientes en consumo de combustible.

Reemplazando a los actuales versiones Sport Sedan, Sport Hatch, Cabrio y 9-3X, la gama 9-3 Griffin se distingue por un nuevo parachoques delantero, la iluminación característica de Saab con efecto “bloque de hielo”, y el emblema Griffin en las aletas delanteras. En el interior, el panel de instrumentos, la decoración de la cabina y la tapicería de los asientos también tienen un look más fresco. Estará disponible en dos versiones, Base y Aero.

Bajo el capó, nuevos motores de gasolina 2.0 litros de 163 y 220 CV que incluyen inyección directa, distribución variable y doble turbocompresor. El consumo de combustible en ciclo combinado y las emisiones de CO2 se reducen una media del 4% en toda la gama.

Estos nuevos motores se suman a la actual oferta de propulsores turbo diesel 1.9 TTiD de 130/160/180 CV que consiguen unas emisiones de CO2 muy competitivas de tan sólo 119g/km en las versiones Sport Sedan y Sport Hatch- líder en su categoría en términos de CO2 por unidad de potencia para la versión de 180 CV. Las mejoras en puesta a punto del Sport Hatch permiten también presentar un espectacular consumo en ciclo combinado de 4,5 l/100 Km.

También están disponibles las versiones Saab BioPower de los dos motores de gasolina -compatibles con combustible E85- con transmisión de seis velocidades, de serie para toda la gama de motorizaciones.

Aspecto más fresco y renovado
Exteriormente, la gama 9-3 Griffin adopta el efecto ‘bloque de hielo’ en la iluminación delantera introducido en el nuevo 9-5 Sedan. Inspirado en el concept Aero X, cuenta con un particular sistema de luz diurna con matices azul verdoso. La parrilla presenta una destacada barra central en forma de ala que aloja las letras SAAB, igual que en el 9-5 Sedan.

Los parachoques delanteros rediseñados incluyen una profunda toma de aire de forma trapezoidal con acabado en negro, o con acabado metálico para las versiones Aero.

Los faros antiniebla delanteros son de serie y el emblema Griffin, derivado del logo Saab, aparece en el lateral de las defensas delanteras.

En la trasera, la palabra SAAB sustituye al logo de la marca en los cromados y todas las variantes Sport Sedan incorporan un spoiler. Son de serie en la versión Base las llantas de aleación de 16 pulgadas, siendo 17 pulgadas para las variantes con Saab XWD y de 18 pulgadas de serie para la versión Aero. También están disponibles nuevos diseños para llantas de 17 y 18 pulgadas.

El habitáculo experimenta una sutil transformación. Se introduce un acabado con efecto metálico Titanio en el panel de instrumentos, palanca de cambios, puertas y guantera. El interior de la versión Aero cuenta con un acabado con efecto de fibra de grafito para todos estos elementos. Un efecto metálico también se introduce como opción para los dos acabados: Base y Aero.

Inserciones en color “gris tiburón” rematan los asientos, tanto los de serie como los de cuero sintético, mientras que para el acabado Aero se introduce cuero estriado irregularmente, inspirándose también en el concept Aero X.

En ambas especificaciones se incorpora en el lateral de los asientos delanteros un útil espacio de almacenamiento para objetos pequeños con la etiqueta Griffin. Los exclusivos asientos del Cabrio sólo llevan una etiqueta con el nombre.

Más potencia, menos consumo y emisiones

El trabajo de puesta a punto permite a los Saab 9-3 Griffin Sport Hatch, equipados con motores TTiD de 130/160/180 CV, mejorar aún más las emisiones de CO2 y el consumo de combustible en ciclo combinado con cifras de 119 g/km y 4,5 l/100 km, respectivamente. Del mismo modo que el Sport Sedan, la versión de 180 CV del Sport Hatch lidera con claridad su categoría en términos de bajas emisiones CO2 y consumo de combustible por unidad de potencia.

Los motores de gasolina más eficientes, ofrecen una mejora media del 4% en emisiones de CO2 y consumo de combustible en ciclo combinado. A ello se suma un aumento de 10 CV de potencia en el propulsor de 210 CV, que es el tope de la gama. Con potencias de 163 CV (120 Kw) / 320 Nm y 220 CV (162 Kw) / 350 Nm, los nuevos motores están disponibles con tracción delantera y XWD, el avanzado sistema de tracción integral de Saab.

El uso de válvulas de ajuste variable y la inyección directa mejoran el consumo, las prestaciones y emisiones. La unidad central de control gobierna la presión hidráulica que regula el avance de la admisión y el retraso del escape con ajuste variable independiente de acuerdo a las revoluciones y la carga. Con eso se consiguen beneficios como una curva de par más llena a cualquier gama de revoluciones.

La inyección directa introduce combustible a alta presión directamente en la cámara de combustión. Esto permite la separación de aire y el suministro de combustible, lo que permite la mejora del barrido de la cámara de combustión para conseguir mucho más par y un funcionamiento más suave y uniforme a muy bajas revoluciones.

Un turbocompresor doble permite prácticamente eliminar el retraso de la entrada del turbo a bajas revoluciones. Cada desplazamiento en la turbina es alimentado por un conducto de escape de un par de cilindros, lo que permite una respuesta de aceleración comparable a la de un motor atmosférico. Otros avances son dos ejes contrarrotantes de equilibrio para un funcionamiento más suave y un cigüeñal de acero forjado para mayor resistencia.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.