El diente de león, clave para el futuro del neumático

La planta conocida como “diente de león” está atrayendo el interés de la industria del caucho. Un equipo de investigación de la universidad de Münster ha estudiado el latex del interior de esta planta y han llegado a un increíble descubrimiento. El “diente de león” produce goma elástica, igual en calidad al latex del árbol del caucho. Esto podría convertir a esta planta salvaje en una fuente principal de caucho en el futuro. Continental está estudiando ahora los resultados obtenidos en este laboratorio. Se está realizando un duro trabajo para que esta idea llegue a ser una realidad. Continental forma parte del consorcio de institutos de investigación y socios de la industria que intentan transformar la idea en una realidad comercializable. El proyecto ya ha obtenido un premio en Alemania. El jurado mencionó que “es una idea con mucho futuro. Y que puede llegar a solucionar los problemas actuales de la industria del caucho”. Hoy en día, el caucho viene de un árbol cuya especie se da sobre todo en el Sur de América y en el Sur Este de Asia.

Los problemas principales con el árbol del caucho son que la demanda mundial excede a la oferta y que una plaga amenaza a esta planta.
Esto no es así con el caucho sintético, pero los proveedores de petróleo también inciden en el mercado, que eleva en gran medida el precio de este material.

El Dr. Dirk Prüfer, profesor del instituto de Biología de la Universidad de Münster dice: “Los primeros resultados de la investigación muestran claramente que el “diente de león” ruso produce un caucho natural de muy alta calidad. Sus propiedades físicas y químicas encajan bien con las que se obtienen del árbol del caucho brasileño. Pero los agricultores deberán cultivar “el diente de león” a gran escala, si la industria es capaz de usarlo para obtener caucho natural. Espero que dentro de poco, el “diente de león” sea otro cultivo más en los campos de Alemania”.

Los bioquímicos encontraron la enzima que gobierna la polimerización de la planta del latex. Han logrado “desconectar” esta enzima para que el latex pueda flotar libremente y pueda ser utilizado. Este es el mayor logro, ya que la planta sólo necesita de un año desde que la semilla es depositada en la tierra y se convierte en una hierba que puede ser segada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.