El Renault CAPTUR refleja la nueva estrategia de diseño de Renault

En el salón de Fráncfort 2009, Renault presentó su nueva identidad de marca, que situaba al ser humano en el centro de sus preocupaciones. De ella se deriva la nueva y ambiciosa estrategia de diseño, basada en las etapas de la vida y en las que cada una de ellas se plasma a través de un concept-car. El primero de estos ha sido DeZir, un coupé de dos plazas que simboliza la pasión inherente a toda nueva historia de amor. Renault CAPTUR plasma ahora la segunda etapa de este ciclo, el de la exploración del mundo en pareja.

Al igual que su predecesor, Renault CAPTUR refleja el estilo «sencillo», «sensual» y «acogedor» que marcará paulatinamente los próximos modelos de la marca. Renault CAPTUR es «un crossover divertido y deportivo destinado a una joven pareja dispuesta a descubrir el mundo» explica Laurens Van den Acker, director de diseño. Axel Breun, director de los concept-cars precisa: «CAPTUR se basa en el lenguaje formal que ya introducía el concept-car DeZir, incorporando un carácter más técnico y más funcional, pero siempre extremadamente sensual».

UN CROSSOVER ATLÉTICO, TODO MOVIMIENTO

Las proporciones y curvas de Renault CAPTUR evocan el movimiento y la ligereza, a la vez que muestran un marcado carácter de todoterreno, todo músculo. Al igual que en DeZir, no se aprecian ni ángulos ni líneas, sino formas sensuales y naturales. Las principales fuentes de inspiración de Julio Lozano, el diseñador español responsable del exterior, han sido los deportes extremos y los atletas. «Para diseñar CAPTUR, me he basado en la imagen de un sprinter parado en los starting-blocks, con los músculos tensos y toda la energía preparada para salir» explica el diseñador. También se ha apoyado en los equipamientos de los deportes extremos que aúnan tecnología, sofisticación y ligereza, como los cascos, los guantes u otras protecciones corporales.

Renault CAPTUR recoge igualmente la nueva identidad del frontal delantero que presentaba DeZir. El modelo se construye en torno al logo, ahora más grande y vertical, ubicado sobre una superficie oscura que facilita la lectura. Las aletas de dimensiones generosas con acabado mate subrayan la robustez que emana del vehículo. Unos LED prolongan el intermitente con un efecto de ondas que se propagan a lo largo de la carrocería.

Renault CAPTUR no sólo se inscribe en un registro emocional: también es un vehículo práctico y polivalente. Su techo rígido practicable desvela, una vez abierto, una estructura de carbono. De este modo, CAPTUR puede sufrir metamorfosis y pasar de un coupé a un descapotable y de un vehículo urbano a un todoterreno. Las puertas en élitro y los neumáticos sobredimensionados de 22 pulgadas calzados sobre llantas blancas y negras cuyo dibujo se prolonga en su flanco refuerzan su aspecto manifiéstamente deportivo.
La carrocería de CAPTUR luce un tono anaranjado, un color cálido que recoge el testigo del rojo de DeZir. Este color se declina en distintos matices y materiales tanto en el exterior como en el interior del vehículo.


UN INTERIOR SENCILLO Y ACOGEDOR

El habitáculo se presenta principalmente en tonos naranja, con toques fluorescentes realzados por una luz siempre presente. «Mis temas principales de inspiración han sido el cuerpo humano, los deportes outdoor y también el estilo urbano, explica Kana Watanabe, diseñador de colores y materiales. Quería que el vehículo transmitiera calidez y dinamismo»

El interior de CAPTUR pretende ser sencillo y fomentar la convivencia. Domina la impresión de ligereza que sugiere el diseño exterior. Los asientos delanteros aparecen unidos a la consola central, como suspendidos en el aire. El habitáculo es sencillo y ligero y no ofrece ningún elemento superfluo. Se han empleado materiales innovadores e ingeniosos, que permiten jugar con la luz y los efectos ópticos. Por ejemplo, la consola central, los paneles de puerta o el salpicadero están realizados a partir de un material translúcido, como si se tratara de una segunda piel. En la parte delantera, este material deja que aparezcan los entramados de tecnofibra que componen la mayor parte del habitáculo y que son luminescentes en algunos sitios. «Todo el interior está concebido en torno a esta red de fibras elásticas tensadas que evocan el universo de la vela o de la alta montaña. En el interior, esta red presenta juegos gráficos y luminosos que refuerzan así el dinamismo del vehículo a la vez que aligeran el habitáculo» precisa Magali Gouraud-Borgers, diseñadora de interiores.

El volante, cubierto de piel de color gris, los asientos delanteros de carbono tipo baquet y los pedales de aluminio refuerzan el aspecto deportivo del vehículo y cumplen así el pliego de condiciones.

La parte trasera del vehículo, cuyo piso está tapizado con tres niveles de entramado, es una zona polivalente:
– La distribución de estos entramados en tensión permite fijar objetos y ofrecer así un espacio de organización modulable.
– Invita asimismo a relajarse y disfrutar de la flexibilidad elástica de la estructura. Se trata de ofrecer una nueva forma de confort, una nueva manera de sentarse, como en una hamaca.
– Por último, CAPTUR juega con la modularidad y propone respaldos articulados sobre los laterales del coche para crear dos plazas traseras auténticas, con cinturones y reposacabezas. Cuatro pasajeros pueden así acomodarse a bordo de CAPTUR.

INNOVADOR, EFICIENTE Y SOBRIO

Renault CAPTUR está equipado con un concept-motor diésel twin-turbo desarrollado sobre la base del nuevo 1.6 dCi. Para lograr su objetivo anunciado de liderazgo europeo en términos de emisiones de CO2, Renault se basa principalmente en una estrategia de downsizing. Se trata de ofrecer, junto a la gama eléctrica, unos motores térmicos que aúnen alto rendimiento y consumo moderado. El 1.6 twin-turbo se inscribe perfectamente en esta estrategia. Gracias a la introducción de la doble sobrealimentación, este motor suministra 118 kW (160 CV) para una cilindrada de 1,6 litros, es decir, una potencia específica de 100 CV/litro comparable a la de motores como el Clio R.S. El par máximo de 380 Nm está disponible desde 1.750 r.p.m., garantía de recuperaciones dinámicas a bajos regímenes y de un placer de conducción en toda circunstancia. Asociado a una caja de velocidades de doble embrague EDC, este grupo motopropulsor ofrece asimismo unas emisiones de CO2 limitadas a 99 g por kilómetro.

Con el fin de aumentar aún más las prestaciones, Renault CAPTUR dispone de un sistema innovador que aumenta la motricidad a baja velocidad. Cuando una de las dos ruedas motrices pierde adherencia, este novedoso diferencial mecánico autoblocante transmite todo o parte del par motor disponible a la rueda con más adherencia. Así pues, la conducción se mantiene fluida en carreteras o caminos resbaladizos.

Por otra parte, Renault CAPTUR presenta por primera vez el Visio-system, una innovación que incluye una cámara frontal en la parte superior del parabrisas y está asociada a prestaciones de ayuda a la conducción. Esta nueva tecnología superpone imágenes de síntesis sobre las de la carretera que retransmite la pantalla central. Es el principio de realidad aumentada que pretende completar la percepción del mundo real añadiéndole elementos ficticios. Gracias a este sistema la conducción es más serena, segura y confortable.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.