El nuevo SLK Roadster de Mercedes-Benz combina agilidad y deportividad con confort y estilo

El nuevo SLK es la tercera generación de uno de los vehículos deportivos más apasionantes y apreciados. El nuevo roadster eleva el listón de la diversión al volante y de la conducción a cielo abierto a un nivel desconocido hasta ahora. El SLK combina agilidad y deportividad con confort y estilo, un contundente diseño deportivo con la más absoluta idoneidad para el uso diario y máximas prestaciones con un equilibrio ecológico ejemplar. Al mismo tiempo, el SLK es el primer vehículo del mundo equipado con el techo retráctil panorámico con MAGIC SKY CONTROL, que se puede oscurecer pulsando un botón. Su carácter deportivo y su eficiencia ejemplar quedan garantizados por los nuevos motores de 4 y 6 cilindros, potentes y equipados de serie con la función de parada y arranque ECO. Además de desarrollar magníficas prestaciones, estos propulsores requieren hasta 25% menos combustible que sus predecesores. El SLK es el arquetipo en el segmento por su equipamiento de seguridad y define una vez más el estándar en su categoría con su elenco de innovaciones técnicas únicas.

SLK Roadster de Mercedes-Benz SLK Roadster de Mercedes-Benz tSLK Roadster de Mercedes-Benz

«El SLK asume como pocos vehículos el papel de líder y referencia dentro de su segmento», afirma Dieter Zetsche, Presidente del Comité Directivo de Daimler AG y responsable de Mercedes-Benz Cars. «Estoy convencido de que su apasionante diseño, su habitáculo de alta calidad y la austeridad en el consumo harán del SLK un modelo ideal para disfrutar el volante, lo que reforzará aún más su carácter de roadster de culto.»

Las innovaciones forman parte de la historia de éxitos del Mercedes-Benz SLK:

En 1996, la primera generación causó sensación con su techo retráctil, que convertía el roadster descapotable en un coupé con techo rígido en cuestión de segundos con sólo pulsar un botón;

La segunda generación ofrecía a los ocupantes la cálida brisa AIRSCARF en torno a los hombros y la nuca, permitiéndoles disfrutar del placer de conducir a cielo abierto incluso con bajas temperaturas;

La tercera generación presenta ahora como primicia mundial un detalle singular y exclusivo: el techo retráctil panorámico con MAGIC SKY CONTROL. Pulsando un botón, se oscurece al gusto del conductor.

Pero el nuevo SLK de Mercedes-Benz es mucho más que la mera suma de algunos puntos destacados: lidera todas las disciplinas y ofrece la más pura diversión al volante, sin limitaciones de ningún tipo. Brilla con una combinación de características que se consideran incompatibles en otros vehículos y consigue conjugar un magnífico confort y un equipamiento de alta calidad con un temperamento marcadamente deportivo. Además, el nuevo roadster es en consumos el vehículo más austero y ecológico de su categoría y define un nuevo nivel de seguridad. Con el SLK, el placer de conducción está garantizado en cualquier época del año, con techo abierto o cerrado, durante las actividades cotidianas o en los ratos de ocio: lo lleva en la sangre.

El diseño atemporal encarna los atributos típicos de un modelo deportivo

Los diseñadores han dotado al nuevo SLK de una carrocería que realza de forma fascinante sus clásicas proporciones de roadster Su capó largo va seguido de un habitáculo compacto en posición retrasada y de una zaga corta. Por tanto, el SLK seduce con los encantos que caracterizan a todos los roadsters clásicos de Mercedes-Benz y que han convertido a muchos de ellos en iconos de la marca.

Lo primero que llama la atención es una parrilla de radiador erguida y firme que ostenta los rasgos característicos del nuevo diseño de Mercedes-Benz. Sus dimensiones permiten configurar un capó largo y proporcionado, con aristas longitudinales que insinúan las propiedades dinámicas del roadster. La ancha parrilla del radiador lleva la estrella de Mercedes-Benz en el centro y presenta una lama de contorno pronunciado, cromada en su parte delantera. Los faros de perfil claro completan el frontal. El rostro del nuevo SLK recuerda al legendario 190 SL de los años 50, que muchos consideran el precursor del SLK. No obstante, los diseñadores no sólo se han centrado en el pasado: el rostro del nuevo SLK también presenta similitudes conscientes con el nuevo alas de gaviota SLS AMG de Mercedes-Benz y con el nuevo CLS.

Un parámetro que asombra y que acredita la precisión del trabajo de optimizado de la carrocería: a pesar de su sección delantera llamativa y erguida y de su mayor superficie frontal, el coeficiente de resistencia aerodinámica del roadster alcanza un brillante valor de 0,30 (modelo predecesor: 0,32).

La estampa clásica y atemporal de la vista lateral con las proporciones clásicas de roadster destila armonía estética y es una promesa de deportividad y placer de conducción. Los pequeños detalles y los rasgos asumidos de otros modelos dan constancia de la minuciosidad con la que trabajan los diseñadores de Mercedes-Benz. Por ejemplo, un rebaje oculta la ranura del maletero, de forma que no desvirtúa la silueta como ocurre con los techos de modelos similares. Las rejillas de ventilación en las aletas delanteras con perfil cromado recuerdan a los famosos roadsters de Mercedes-Benz de los años 50 del siglo pasado. En el nuevo SLK, estas aberturas constituyen el punto de partida de dos líneas laterales. Una línea se extiende hasta el musculoso guardabarros trasero, aprovechando las luces y sombras para otorgar estilo y elegancia intemporal a las superficies laterales. De forma similar, la línea superior culmina en los grupos ópticos traseros, anchos y equipados por primera vez con técnica LED de diodos luminosos.

Interior con estilo y belleza purista

El nuevo SLK, el vehículo más compacto de su categoría, sorprende con un habitáculo ejemplarmente amplio. Los diseñadores han desarrollado un equipamiento interior que ofrece al conductor y a su acompañante una impresión de valor perfecta y precisión purista al más alto nivel. El interior se caracteriza por su elegancia deportiva y por el uso de materiales auténticos de gran calidad, acabados con maestría artesanal y máxima precisión. La consola central y otras molduras adicionales brillan con su acabado de aluminio cepillado, incluso en la versión básica. Como equipo opcional pueden elegirse molduras de madera de raíz de nogal en color marrón oscuro brillante o de madera de fresno negro brillante. Los cuatro difusores de ventilación redondos con superficie galvanizada integrados en el cuadro de instrumentos están inspirados en el SLS y subrayan la pertenencia del SLK a la familia de vehículos deportivos de Mercedes-Benz.

Los generosos instrumentos redondos del SLK enmarcan el display que visualiza la información del ordenador de a bordo. En la parte central del tablero de instru­mentos se encuentra el display en color para las funciones de comunicación y entretenimiento, fácilmente visible para el conductor y el acompañante. En la parte superior del tablero de instrumentos puede integrarse como equipo opcional un noble reloj analógico que subraya como detalle especial el carácter elegante del roadster.

Otros detalles del equipamiento de alta calidad son el volante deportivo multifunción con sección inferior plana y un grueso aro forrado de cuero y, como equipo opcional, la tapicería de cuero reflectante de la luz solar que reduce considerablemente el calentamiento superficial, una impresionante iluminación de ambiente y el sistema AIRSCARF disponible ya anteriormente.

Fuente Mercedes-Benz Foto © Mercedes-Benz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.