La industria de la automoción debe innovar para afrontar los cambios en las tendencias de movilidad según el estudio anual de KPMG sobre automoción

La creciente necesidad de vehículos fabricados para fines específicos en Europa y Norteamérica y de coches seguros más asequibles en mercados emergentes como China, está obligando a las entidades del sector global de automoción a valorar la forma de satisfacer mejor las necesidades de un mercado que afronta grandes cambios. En el 12º estudio anual de KPMG sobre automoción, titulado Creating a Future Roadmap for the Automotive Industry, se han realizado entrevistas a directivos de empresas destacadas del sector para conocer los nuevos retos a los que tendrán que enfrentarse para seguir ocupando un puesto de liderazgo en materia de innovación y en la cadena de valor durante los próximos cinco años.

(Documento completo en inglés KPMG’s Global Automotive Executive Survey 2011)

“Este estudio vaticina un cambio”, afirma Francisco Roger, socio responsable del Sector de Automoción de KPMG en España. “En 2004, se preveía que el consumo eficiente del combustible iba a suponer un criterio cada vez más importante para los consumidores a la hora de comprarse un coche: hoy es su principal preocupación”, continúa Roger.

En el estudio, más de 200 altos directivos de fabricantes de automóviles, proveedores y distribuidores de todo el mundo ofrecen información y análisis de valor sobre las dificultades y oportunidades que se esperan en tendencias de consumo, innovación tecnológica, nuevos modelos de negocio, oportunidades de crecimiento y rentabilidad, y mercados emergentes en los próximos cinco a diez años.

“Está en juego un mercado global de dos niveles”, comenta Francisco Roger. “Los países más desarrollados se esfuerzan por solucionar el problema del cambio en las conductas de movilidad, mientras que en las regiones en desarrollo de Asia, por ejemplo, se observa una tendencia a ofrecer una amplia variedad de coches para poblaciones deseosas de aumentar su actual nivel de movilidad. Los fabricantes de automóviles deben actuar con rapidez para cumplir esas expectativas”, concluye Roger. Las tendencias del consumo apuntan a vehículos fabricados para dar “soluciones de movilidad”

El incremento de la población y las tendencias urbanísticas están cambiando de forma significativa todo el entorno del sector de automoción. El aumento de las zonas con bajas emisiones de polución y el acceso restringido a los centros urbanos, podría ser sólo el principio. A ello se suman las nuevas ciudades sin coches como Masdar en los Emiratos Árabes Unidos.

Estas son las nuevas tendencias que comparten los participantes del estudio, ya que el 73 por ciento cree que los vehículos se diseñarán para fines específicos y el 76 por ciento indica que el diseño de los mismos vendrá determinado por la planificación urbanística de nuestras ciudades.

Mientras el mundo está a la espera de vehículos eléctricos asequibles (actualmente se está invirtiendo de forma considerable en I+D en automoción), el estudio muestra que las “soluciones y servicios de movilidad”1 van a revolucionar el sector. Si bien sólo un 9 por ciento de participantes cree que las soluciones de movilidad representan una parte significativa de las estrategias, algunos fabricantes de automóviles como Daimler, Peugeot y BMW, ya están invirtiendo en esta área.

“Un enfoque de este tipo con visión de futuro podría convertirse en una ventaja competitiva que ayudará a estas empresas a alcanzar con mayor rapidez un puesto de liderazgo en el reajuste de la cadena de valor del sector de automoción. Quién controle las soluciones de movilidad podría terminar controlando el mercado”, señala Francisco Roger.

Tras la aparición de soluciones y servicios de movilidad –y debido al hecho de que el consumo eficiente del combustible sigue siendo, sin lugar a dudas, el factor más importante a la hora de comprar un coche, aproximadamente el 80 por ciento de los participantes señalan que los coches híbridos y eléctricos serán los que más crezcan en todas las categorías de vehículos en los próximos cinco años. Sin embargo, muchos participantes creen que los coches eléctricos no serán asequibles a corto plazo para la mayoría de los consumidores a menos que su adquisición sea subvencionada por los gobiernos.

Nuevas tecnologías y cambio de responsabilidades en la cadena de valor Si bien la mayoría de participantes afirma que los coches eléctricos no serán asequibles para el mercado de masas en los próximos cinco años, la inversión en este sector es importante ya que casi el 90 por ciento de participantes tiene la intención de invertir en los próximos cinco años en sistemas híbridos, vehículos eléctricos de batería o tecnologías de pilas de combustible de hidrógeno.

La tendencia hacia el uso de tecnologías de propulsión punteras y combustibles alternativos hará que también deba prestarse una mayor atención a la seguridad. Según Francisco Roger, “a medida que vayan aumentando los coches propulsados con nuevas tecnologías y combustibles, crecerán las posibilidades de combustión de las baterías así como otros posibles riesgos para la seguridad de los vehículos. De esta manera, los proveedores y fabricantes de equipos originales (OEM, por sus siglas en inglés) tendrán la oportunidad de tomar la iniciativa en materia de este tipo de seguridad y conseguir una ventaja competitiva vital”.


Las alianzas como forma de acceder a la tecnología más innovadora

En la lucha por ser los más innovadores en tecnologías cinemáticas y combustibles alternativos, el 68 por ciento de las principales entidades optan por formar alianzas estratégicas o empresas conjuntas con proveedores en lugar de buscar capital y continuar en solitario. Esta opinión la comparten principalmente las entidades globales de la región de EMEA (Europe, the Middle East and Africa, por sus siglas en inglés) y América mientras que las de Asia-Pacífico suelen solicitar préstamos para financiar estas inversiones.

Estos movimientos podrían afectar de forma significativa a la evolución de la cadena de valor en el sector de automoción. “Las alianzas son una buena forma de acceder al conocimiento (know-how) tecnológico especializado además de servir para compartir riesgos y costes. Esto ocurre especialmente en el área de tecnologías de propulsión en coches híbridos y eléctricos. Cabe señalar que estas actividades conjuntas podrían llegar a eliminar las diferencias entre proveedores y fabricantes”, afirma Francisco Roger.

La mitad de los participantes del estudio cree que, dada la importancia de las colaboraciones estratégicas para lograr una innovación tecnológica rápida, se experimentará una evolución de la cadena de valor en el sector y se formará una nueva dinámica entre OEM, proveedores, nuevos operadores y entidades dedicadas a nichos de mercado.

A raíz de estos cambios, que según los participantes aún tardarán algunos años en materializarse, se deberán cuestionar aspectos como en qué parte de la cadena de valor predominará la marca y si serán los fabricantes de equipos originales (OEM) o sus colaboradores quienes lideren las tecnologías de propulsión. Más de dos tercios de los participantes creen que los OEM serán los que dominen este tipo de tecnología hasta 2020.

“En este nuevo entorno en el que las condiciones de mercado cambian constantemente, los proveedores evolucionan y la atención se centra en una innovación rápida, aunar conocimientos es imprescindible”, explica Francisco Roger. “No obstante, los fabricantes de automóviles tienen que empezar a pensar en nuevos modelos de negocio para conservar su tecnología, sus conocimientos (know-how) y la reputación de la marca. Nuestro informe da indicaciones de cómo podrían ser los nuevos “En lo que respecta a la rentabilidad en general, la mayoría de los participantes cree que los OEM serán los más rentables en los próximos cinco años. Aunque los participantes no opinan que los servicios financieros sean un segmento rentable para el sector de automoción, tienen un potencial enorme, especialmente en los mercados emergentes en los que el sector está relativamente poco desarrollado”, concluye Francisco Roger.

Ante la preocupación del exceso de capacidad, exportar es la En un momento en el que los fabricantes de automóviles tratan de adaptarse a los cambios que inevitablemente se producirán en el sector, el exceso de capacidad sigue preocupando tanto a los mercados desarrollados como a los emergentes. Casi dos tercios de los participantes encuestados cree que Estados Unidos tiene el mayor exceso de capacidad, seguido de Japón y Alemania; curiosamente, se prevé que incluso China e India alcancen un notable exceso de capacidad en los próximos cinco años. La mayoría de fabricantes de automóviles cree que el incremento de las exportaciones a nuevos mercados podría aliviar el problema en cierta medida, sin embargo, como muchos OEM están construyendo fábricas en mercados nuevos, las oportunidades de exportación en breve serán limitadas.

Fuente KPMG

Tags:
Una Respuesta para “La industria de la automoción debe innovar para afrontar los cambios en las tendencias de movilidad según el estudio anual de KPMG sobre automoción”
  1. David Sánchez Mora says:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.