AUDI Q5 HYBRID QUATTRO: EL PRIMER FULL-HYBRID DEL SEGMENTO MEDIO PREMIUM

AUDI Q5 HYBRID QUATTRO: EL PRIMER FULL-HYBRID DEL SEGMENTO MEDIO PREMIUM

Con la fuerza de un V6 y el consumo de un TDI de cuatro cilindros, el Q5 hybrid quattro es el primer modelo híbrido de Audi que, tras tres generaciones del Audi duo, utiliza dos sistemas de propulsión. Su dos motores, un 2.0 TFSI, y un motor eléctrico, desarrollan conjuntamente 245 CV de potencia y 480 Nm de par motor y proporcionan un dinamismo deportivo; el consumo medio en el ciclo normalizado (NEFZ) no llega a 7,0 litros a los 100 km.

Uno de los principales objetivos perseguidos por Audi a la hora de desarrollar este vehículo fue la posibilidad de recorrer largos trayectos en modo exclusivamente eléctrico. A una velocidad de 60 km/h, el SUV híbrido más deportivo del mercado recorre unos 3 kilómetros sin producir emisiones, y puede circular en modo exclusivamente eléctrico a una velocidad de hasta 100 km/h. Con una batería de iones de litio tan potente como ligera y con otras muchas soluciones, el Audi Q5 hybrid quattro es todo un ejemplo de los últimos avances tecnológicos.

Audi Q5 hybrid quattroAudi Q5 hybrid quattroAudi Q5 hybrid quattro

Las prestaciones

El 2.0 TFSI y el motor eléctrico del Audi Q5 hybrid se encuentran montados uno tras otro como un sistema híbrido paralelo; un concepto lineal de una sorprendente eficiencia. Ambos motores generan conjuntamente una potencia de 245 CV y un par motor de 480 Nm. El nuevo modelo de máxima potencia de la célebre serie Q5 acelera de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos; la aceleración intermedia de 80 a 120 km/h en quinta marcha la solventa en 5,9 segundos. Su impresionante fuerza de empuje no cesa hasta alcanzar los 222 km/h.

El consumo del Audi Q5 hybrid quattro no llega a 7,0 litros a los 100 km en el ciclo normalizado, lo que equivale a unas emisiones de CO2 por debajo de los 160 g/km. El gran depósito de 75 litros de capacidad proporciona una excelente autonomía, comparable a la de un TDI.

El motor

El 2.0 TFSI del Audi Q5 hybrid quattro tiene una cilindrada de 1.984 cc. Su potencia asciende a 211 CV y su par motor máximo de 350 Nm está disponible permanentemente entre las 1.500 y las 4.200 rpm. El cuatro cilindros combina la inyección directa de gasolina con la turbo¬sobrealimentación, algo típico de la filosofía de downsizing de Audi, que consiste en sustituir cilindrada por sobrealimentación. El Audi valvelift system (AVS) incrementa aún más la potencia, el par motor y la eficiencia, variando la alzada de las válvulas de escape en dos niveles en función de la carga y del régimen.

Para su montaje en el Audi Q5 hybrid ha sido necesario revisar determinados aspectos del 2.0 TFSI. El accionamiento de los grupos mecánicos auxiliares ha desaparecido y los cojinetes del cigüeñal y el ajuste del turbocompresor se han adaptado específicamente a los nuevos requisitos. Un sistema de aire secundario en la culata permite activar la depuración de los gases de escape con mayor rapidez. La unidad de control del motor integra un sistema desarrollado completamente por Audi y denominado hybrid manager, que se encarga de gestionar el eficiente cambio y la suave transición entre los diferentes modos de funcionamiento.

Para la transmisión de la fuerza se ha optado por un tiptronic de ocho relaciones profundamente modificado que funciona sin convertidor de par. El lugar de éste lo ocupa un motor eléctrico en forma de disco que se combina con un embrague multidisco bañado en aceite; dicho embrague se encarga de acoplar o desacoplar el motor eléctrico y el TFSI. El novedoso embrague de separación funciona con extraordinaria precisión en cualquier situación, de un modo suave y rápido.

La cómoda y ultrarrápida caja de cambios híbrida contribuye de manera decisiva a la eficiencia del Audi Q5 hybrid quattro; sus ocho marchas presentan una amplia relación de transmisión. Cuando el 2.0 TFSI está desconectado, una bomba eléctrica mantiene la presión de aceite en el sistema hidráulico, garantizando así la función de confort de arranque y parada.

El módulo electrónico de potencia y el motor eléctrico

El módulo electrónico de potencia, unido a la batería y al motor eléctrico a través de cables de alto voltaje, se encuentra en la caja de aguas del vano motor. Es lo que se denomina un inversor por modulación de ancho de pulso y hace las veces de regulador entre la batería, que genera corriente continua, y el motor eléctrico, que funciona con corriente alterna.

Una serie de innovadoras tecnologías han permitido reducir al mínimo el volumen y el peso del módulo electrónico de potencia, que es refrigerado por agua a través de su propio circuito de baja temperatura. El componente integra un transformador CC/CC, que conecta los consumidores eléctricos de la red de a bordo de 12 voltios a la red de alta tensión y los alimenta.

Un motor síncrono de excitación permanente sirve al mismo tiempo como motor eléctrico, como motor de arranque y, en deceleración, como alternador. Rinde 45 CV (33 KW) de potencia y 211 Nm de par motor. El motor eléctrico está integrado en el circuito de refrigeración del motor.

La batería

El acumulador de energía para el motor eléctrico del Audi Q5 hybrid quattro consiste en un sistema de batería de iones de litio que sólo pesa 38 kg. Esta compacta unidad, con un volumen de 26 litros, se encuentra ubicada en una zona a prueba de impactos bajo el suelo de carga, y apenas reduce el volumen del maletero. La batería se compone de 72 celdas; con una tensión de 266 voltios, su energía nominal asciende a 1,3 kWh y su potencia a 39 KW.

La batería de iones de litio es refrigerada con aire por dos vías, en función de la demanda. Si la carga térmica es baja recibe aire acondicionado del habitáculo del vehículo a través de un ventilador. Cuando su temperatura supera un determinado valor se activa un circuito de refrigeración propio. Dicho circuito está acoplado al climatizador automático principal del vehículo y utiliza un evaporador independiente. Esta refrigeración activa de alta potencia diferencia al Audi Q5 hybrid quattro de otros muchos vehículos híbridos; el equipo contribuye de manera decisiva a aumentar la disponibilidad eléctrica del sistema híbrido.

Los modos operativos

El Audi Q5 hybrid quattro con sistema híbrido paralelo puede circular en cinco modos operativos diferentes: sólo con el motor de combustión, sólo con el motor eléctrico y en modo híbrido, y además en modo de recuperación y en modo boost.

Con el vehículo parado (antes de iniciar la marcha o en un semáforo), ambos motores están desactivados. En este modo de confort de arranque y parada el climatizador automático permanece activo. En cuanto el conductor suelta el freno el Audi Q5 hybrid quattro comienza a rodar. Puede circular en modo eléctrico hasta una velocidad de 100 km/h, prácticamente sin ruido y sin generar emisiones locales. A una velocidad constante de 60 km/h la distancia que puede recorrer en este modo es de 3 kilómetros, autonomía más que suficiente para la mayoría de trayectos en zonas residenciales y centros urbanos.

A través de una tecla en la consola central o de una palanca de selección el conductor puede escoger uno de los tres programas disponibles. El grupo de características EV da prioridad al modo eléctrico en ciudad y el programa D optimiza el consumo de ambos motores, mientras que el modo S y la pista de selección tiptronic presentan una configuración deportiva.

Si el conductor aumenta la velocidad, el motor de combustión actúa como fuente de potencia para la propulsión. El motor eléctrico pasa entonces a ser gestionado por la estrategia operativa para optimizar la eficiencia y el consumo. Al acelerar con fuerza (boost), el motor eléctrico colabora con el TFSI; si el conductor pisa el acelerador a fondo en el modo S dispondrá durante un breve espacio de tiempo de toda la potencia del sistema. El sistema de propulsión híbrido proporciona entonces la fuerza de arrastre de un gran motor atmosférico, aunque su funcionamiento es infinitamente más eficiente.

Al levantar el pie del acelerador, el motor eléctrico actúa como alternador y recupera energía. En la mayoría de las situaciones el TFSI se desacopla del sistema de propulsión, de modo que no ocasiona pérdidas por arrastre. La corriente que el motor eléctrico recupera en esta fase de marcha por inercia y al frenar se utiliza para recargar la batería de iones de litio. Si el conductor sólo frena ligeramente, el motor eléctrico se hace cargo en exclusiva de la deceleración; si la frenada es más intensa se activa paralelamente el sistema de frenado hidráulico.

El manejo

El Audi Q5 hybrid trae consigo un novedoso concepto de indicación. Presenta los diferentes estados operativos del sistema de propulsión híbrido de un modo transparente y claro. En lugar del cuentarrevoluciones, el cuadro de instrumentos integra el denominado powermeter, cuya aguja indica la potencia global del sistema en una escala con un porcentaje del 0 al 100. Una segunda escala está dividida en segmentos de colores: las secciones de color verde y naranja dejan claro a primera vista el modo en el que el Q5 hybrid quattro circula en cada momento: con el motor eléctrico o con el motor de combustión. Un instrumento adicional señala el estado de carga de la batería.

Al mismo tiempo el display del sistema de información al conductor y el gran monitor del MMI navigation plus indican los modos operativos y los flujos de fuerza en el sistema híbrido en forma de elegantes gráficas de efecto tridimensional. La pantalla MMI muestra además una estadística diferenciada del consumo y de la recuperación de energía a modo de sencillo gráfico de barras.

El MMI navigation plus pertenece al equipamiento de serie del Audi Q5 hybrid quattro, y se presenta aquí en su más reciente fase evolutiva. La capacidad de almacenamiento de su disco duro es de 60 GB, los diferentes menús pueden seleccionarse a través de un moderno asistente virtual, y los títulos de los álbumes se muestran en modo cover art. Permite conectar vía Bluetooth un dispositivo externo, como un teléfono móvil o un reproductor, y la función de entrada por voz reconoce la ciudad y la calle en un solo comando. El prestigioso Audi sound system se cuenta también entre el equipamiento de serie.

La tracción quattro y el tren rodaje

La tracción integral permanente quattro traslada las fuerzas de ambos motores a la calzada de un modo seguro en cualquier situación. En estado normal su configuración es deportiva con una mayor carga sobre el eje trasero, pero en caso necesario desvía la mayor parte de las fuerzas al eje que presenta una mejor tracción. El sofisticado tren de rodaje integra numerosos componentes de aluminio que contribuyen a reducir el peso. El Audi Q5 hybrid quattro puede arrastrar un remolque con una carga de hasta 2.000 kg.

La dirección consiste en un grupo electromecánico en el que un pequeño motor eléctrico genera la servoasistencia. Su funcionamiento es extraordinariamente eficiente, dado que al avanzar en línea recta no consume energía. El servofreno es alimentado adicionalmente mediante una bomba de vacío eléctrica. Una compleja estrategia de regulación adapta las operaciones de frenado a los diferentes requisitos de la conducción en modo eléctrico y de la recuperación de energía.

El exterior

El Audi Q5 hybrid quattro se da a conocer por una serie de diferencias en su exterior. El portón del maletero, las aletas y las molduras de acceso fabricadas en aluminio incorporan la inscripción Hybrid. La parrilla del radiador está pintada en Negro brillante y los tubos de escape montan embellecedores cromados. Como pintura exclusiva para la carrocería se ofrece el color denominado Plata polar metalizado.

Las llantas de fundición de aluminio de 19 pulgadas presentan un diseño híbrido especial, y sus diez radios recuerdan a las palas de una turbina. Los neumáticos son del formato 235/55. El equipamiento opcional ofrece ruedas de 19 y 20 pulgadas de diagonal, y quattro GmbH pone a disposición del cliente un paragolpes en diseño S line.

La carrocería es inusualmente ligera; el capó del motor y el portón del maletero se han fabricado en aluminio. La rígida carrocería en bruto integra una gran cantidad de aceros endurecidos en molde, que aúnan un reducido peso con una elevada rigidez.

A pesar de su abundante equipamiento de serie, el Q5 hybrid quattro es el SUV híbrido más ligero del mercado, con un peso en vacío que no llega a los 2.000 kg. Todos los componentes del sistema de propulsión híbrido suman un peso adicional de apenas 130 kg.

El equipamiento

El climatizador automático del Audi Q5 hybrid ha sido adaptado a los requisitos de la conducción en modo eléctrico. El compresor del climatizador se ha dotado de un accionamiento eléctrico de alto voltaje que se regula en función de la demanda, por lo que es muy eficiente, y permite que el climatizador funcione incluso con el motor de combustión desconectado. Un calefactor eléctrico adicional contribuye también a calentar el habitáculo.

El Audi Q5 hybrid quattro incorpora casi el mismo equipamiento que el resto de modelos de la serie, líder del mercado europeo en el segmento de los SUV de tamaño medio. El equipamiento opcional incluye también sistemas de asistencia al conductor de última generación. Una de las nuevas funciones es la conexión a Internet a través del teléfono de automóvil Bluetooth online. Un módulo UMTS establece la conexión con servicios especiales de Google y con la World Wide Web, y descarga en el vehículo noticias e información meteorológica.

El conductor puede planear su ruta en casa, subirla a un apartado de la página de Internet www.audi.de, y desde allí descargarla en el sistema de navegación vía UMTS antes de partir. La rápida conexión permite también descargar en el SUV híbrido imágenes de satélite y aéreas de Google Earth en tres dimensiones. Dichas imágenes se muestran en el monitor en modo “vista de pájaro” y el ordenador traza en ellas las carreteras.

Otra equipamiento de alta tecnología es el punto de acceso inalámbrico WLAN, a través del cual pueden conectarse a Internet hasta ocho dispositivos. La comunicación se establece a través de la antena del vehículo, la conexión es muy estable y la calidad de recepción excelente. Gracias a un proceso de modulación especial, el intercambio de datos vía UMTS alcanza una velocidad de hasta 7,2 MB por segundo. Su codificación se lleva a cabo a través del denominado estándar WPA2, un proceso muy seguro.

Utilizar el punto de acceso inalámbrico WLAN es sumamente sencillo: el conductor sólo tiene que introducir una tarjeta SIM vinculada a una línea de datos. Al mismo tiempo puede conectar su teléfono móvil al equipo vía Bluetooth, siempre y cuando éste sea compatible con el estándar SIM Access Profile. El contrato de telefonía móvil existente con opción de datos suele ser suficiente en la mayoría de los casos, sin recargo alguno ni contratos especiales.

El Audi Q5 hybrid quattro llegará a los concesionarios españoles durante el útlitmo trimestre del 2011.

Fuente Audi España Foto © Audi España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.