El MINI Countryman WRC en el Campeonato Mundial de Rallies (WRC) a partir de 2011

MINI vuelve a los circuitos internacionales de rallies. En 2011 la marca competirá en ciertas pruebas seleccionadas del Campeonato del Mundo de Rallies (WRC) de la FIA y a partir de 2012 lo hará durante toda la temporada. Se prevé que esta participación dure varios años.

El automóvil que competirá es el MINI Countryman WRC, que está siendo desarrollado por Prodrive, en estrecha colaboración con MINI, y está basado en el modelo de serie. El potente corazón del automóvil de competición es un motor de 1,6 litros y cuatro cilindros con turbocompresor, de BMW Motorsport. Este automóvil cumple con las nuevas normas Super2000 elaboradas por la Federación Internacional del Automóvil (FIA), que contemplan la utilización de motores con turbo de 1600 cc de cilindrada y cuatro ruedas motrices combinados con un mayor énfasis en tecnologías relevantes para la carretera. El resultado es una significativa reducción del 25 por ciento en los costes globales. La primera prueba de conducción del MINI Countryman WRC, que también está disponible para equipos de clientes, está prevista para otoño de 2010.

Esta decisión hace que MINI continúe su historia de éxitos en el mundo de los rallies. En los años 60, el MINI Cooper S causó sensación con sus victorias en el legendario rally de Monte Carlo. La marca también disfrutó del triunfo en muchas ocasiones en el Campeonato Europeo de Rallies. Habiendo ya demostrado el deportivo carácter de sus modelos en muchos países con la MINI CHALLENGE, la marca ahora eleva su presencia en competición a un nuevo nivel con su compromiso con el WRC.

Ian Robertson, miembro del Consejo de Administración de BMW AG responsable de Ventas y Marketing, declara: “Estoy encantado de que MINI sea representada en una de las competiciones automovilísticas internacionales más populares. Los éxitos logrados en los rallies han tenido una contribución vital a la imagen de la marca. Los clientes de MINI siempre han mostrado un gran interés por las competiciones automovilísticas. Estoy convencido de que añadiremos algunos capítulos más a nuestra exitosa historia en los rallies. El MINI Countryman proporciona una base excelente sobre la que crear un automóvil competitivo en el campeonato del mundo. Con Prodrive, contamos con un socio fuerte y con gran experiencia. Trabajaremos a tope los próximos meses para asegurarnos de que el proyecto marcha por buen camino desde el primer momento”.

“Es un nuevo programa de competición apasionante”, declara el Presidente de Prodrive, David Richards. “En los años 60 MINI captó la atención del mundo entero cuando con su pequeño tamaño en enfrentó a los poderosos Ford impulsados por motores V8 y ganó lo que entonces era una las competiciones automovilísticas más duras, el rally de Monte Carlo, de 4.000 km. Creo que nuestro nuevo MINI se convertirá en un firme favorito de la última generación de aficionados a los rallies, de la misma forma que es querido por sus millones de propietarios en todo el mundo. Ya tenemos un significativo número de clientes confirmados para el nuevo MINI de rallies, cuyas primeras entregas están previstas para el comienzo de la temporada 2011”.

Prodrive ha estado trabajando en el desarrollo del MINI Countryman WRC desde principios de 2009. La compañía se fundó en 1984 por Richards, que ganó el Campeonato del Mundo de Rallies como copiloto de Ari Vatanen (finlandés) tres años antes. Con sede en Banbury (Gran Bretaña), Prodrive se ha desarrollado como compañía líder independiente en los ámbitos de la competición y el automóvil bajo las directrices de Richards, y actualmente emplea a más de 500 personas. El amplio palmarés de Prodrive actualmente incluye seis victorias globales en el Campeonato del Mundo de Rallies, cinco títulos en el Campeonato Británico de Turismos y tres victorias en su categoría en las 24 Horas de Le Mans (Francia).

BMW estaba presente cuando el Campeonato del Mundo de Rallies hizo su debut, allá por 1973. Achim Warmbold (DE) y Jean Todt (FR) disfrutaron de la victoria con su BMW 2002 en el Rally de Alpenfahrt, en Austria. Sin embargo, la tradición de MINI en esta disciplina se remonta aún más en el tiempo: Pat Moss (GB) logró la primera victoria con un MINI 850 en el Rally Nacional Mini Miglia de 1959. MINI consiguió sus mayores logros en el Rally de Monte Carlo en 1964, 1965 y 1967: el MINI Cooper S celebró tres victorias globales en el evento de rallies más popular del mundo. Paddy Hopkirk (IR, 1964), Timo Mäkinen (FI, 1965) y Rauno Aaltonen (FI, 1967) incluyeron sus nombres en la lista de ganadores de esta prestigiosa prueba. En 1965, el “Profesor de los Rallies”, Aaltonen, también ganó el Campeonato de Europa de Rallies. Tony Ambrose (GB) y Mäkinen terminaron segundo y tercero, completando un excelente resultado global para el MINI Cooper S. Además, los conductores de MINI también disfrutaron de muchas victorias individuales en renombrados rallies de toda Europa. La última victoria de BMW en el Campeonato del Mundo de Rallies fue conseguida en 1987 en Córcega por Bernard Béguin (FR), conduciendo un BMW M3 construido y gestionado por Prodrive.

Desde 2011, más de 40 años después, el MINI Countryman WRC será el encargado de añadir más capítulos a esta historia de éxitos. Este automóvil cubre el hueco entre el concepto del MINI clásico y un Sports Activity Vehicle actual. Es el primer modelo de la marca con cuatro puertas y un portón que deja una amplia abertura y ofrece más espacio –que puede ser utilizado de muy diferentes maneras– junto con una posición de los asientos más elevada y un mayor confort de circulación. Además, el tacto “de kart” que define a los MINI se ha conservado y llevado a una nueva dimensión con el sistema de tracción total opcional MINI ALL4. El MINI Countryman expresa las virtudes que definen a la marca en términos de diseño, calidad premium, estabilidad, eficiencia y las posibilidades de personalización; y lo hace de una forma individual y muy atractiva.

El siguiente paso desde la versión de competición es el MINI Cooper S Countryman. Con su turbocompresor twin-scroll e inyección directa, ahora complementada con la gestión totalmente variable de las válvulas, el motor de 1,6 litros y cuatro cilindros de la versión tope de gama ofrece, con mucha diferencia, la mejor relación entre potencia y consumo en su categoría de cilindrada. El motor proporciona unos impresionantes 135 kW/184 CV y hace que el MINI Cooper S Countryman acelere desde 0 hasta 100 km/h en 7,6 segundos. Además, gracias al concepto MINIMALISM hay un amplio conjunto de tecnologías diseñadas para reducir el consumo de carburante y las emisiones –como la Recuperación de Energía de Frenado, la función Auto Start/Stop, la Indicación del Momento Óptimo para Cambiar de Marcha y el funcionamiento de los accesorios dependiendo de las necesidades– incluidas de serie y en combinaciones concretas en los distintos modelos.

El MINI Cooper S Countryman y el MINI Cooper D Countryman pueden encargarse opcionalmente con la tracción total permanente MINI ALL4. Un diferencial central controlado electromagnéticamente y ubicado directamente en el grupo final varía de forma continua la distribución de la fuerza entre el eje delantero y el trasero. En condiciones normales de circulación hasta el 50 por ciento del impulso se envía a las ruedas traseras, y en situaciones extremas hasta el 100 por cien. El resultado es una nueva expresión, con mayor capacidad de tracción, de la ágil estabilidad que ha hecho famoso al MINI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.