SLS AMG E-CELL, el Alas de Gaviota eléctrico

Mercedes AMG ha aceptado el reto que los vehículos de altas prestaciones deben afrontar en un futuro: el SLS AMG E-CELL es la clara evidencia de hasta donde puede llegar el desarrollo de un súper deportivo de alta tecnolgía con cero emisiones directas. Con una potencia de 392 kW y 880 Nm de par este vehículo es capaz de ofrecer un nivel de prestaciones de primer orden. El Alas de Gaviota eléctrico es parte de la estrategia “AMG Performance 2015” cuyo objetivo es la continua reducción de consumo y emisiones.

Con el SLS AMG E-CELL, Mercedes AMG avanza su último desarrollo: un potente súper deportivo libre de emisiones. Acabado en pintura fluorenscente “AMG lumilectric magno” este Alas de Gaviota abre la puerta a una posible reducida producción en serie del modelo y al mismo tiempo es el mejor escaparate tecnológico de AMG.

La tecnología encargada de poner en movimiento este vehículo incluye características específicas: cuatro motores eléctricos se encargan de forma sincronizada de desarrollar en total 392 kW con un par máximo de 880 Nm. Los compactos motores giran hasta 12.000 rpm y cada uno se ocupa de transmitir la fuerza a una sola rueda. Su posición, próxima a cada una de ellas, permite reducir las masas suspendidas.

Las prestaciones son un fiel reflejo del potencial del Alas de Gaviota eléctrico, acelerando de cero a 100 km/h en solo 4 segundos, prácticamente al mismo nivel que el SLS AMG con el V8 de 6.3 litros que desarrolla 420 kW (571 CV) que necesita 3.8 segundos.

Las características de funcionamiento de un motor eléctrico, permiten disponer del par máximo prácticamente desde parado. Su espontánea capacidad de aceleración sin interrupciones y la ausencia de vibraciones junto con la tracción permanente a las cuatro ruedas ofrecen unas cualidades dinámicas dignas de un súper deportivo.

El SLS AMG E-CELL recibe la energía de una batería de alto voltaje de ión-litio de diseño modular y refrigerada por líquido con una energía de 48kWh y una capacidad de 40Ah. La carga máxima de esta batería compuesta de 324 celdas de polímeros de ión-litio es de 480 kW, toda una referencia en vehículos eléctricos. Un circuito paralelo inteligente para cada modulo de la batería aumenta la seguridad, fiabilidad y duración de la misma. Durante las frenadas, se genera energía que es almacenada en las propias baterías.

SLS AMG E-CELL el Alas de Gaviota eléctrico 2

Una unidad de control convierte la corriente directa de la batería en corriente alterna trifásica para alimentar de forma sincronizada los cuatro motores y al resto de consumos eléctricos del vehículo. Dos circuitos de refrigeración independientes se encargan de mantener la temperatura adecuada de los motores y demás componentes eléctricos, incluso en las más severas condiciones de utilización. Otro circuito de refrigeración es el responsable de enfriar los módulos de la batería de ión-litio. En condiciones de bajas temperaturas exteriores, un sistema de calefacción calienta la batería hasta la temperatura óptima de funcionamiento.

La versión eléctrica ya se tuvo en cuenta durante el desarrollo inicial del SLS AMG. De esta forma los cuatro motores y las dos transmisiones se han situado muy cerca de las ruedas y en una posición muy baja. La batería modular está situada delante a lo largo del túnel central y detrás de los asientos. Esto garantiza un óptimo reparto de pesos y un bajo centro de gravedad, condiciones ideales para asegurar un magnífico dinamismo en carretera, que comparte con la versión de gasolina.

La instalación de los componentes específicos de la versión eléctrica no ha requerido la modificación del ligero chasis de aluminio, por lo que su seguridad estructural no se ha visto afectada ni tampoco el confort de marcha característico de los turismos de Mercedes-Benz.

El sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas ha obligado a modificar el eje delantero con respecto al modelo de gasolina. Frente a una suspensión de doble triangulo superpuesto, ahora dispone de suspensión independiente multilink con amortiguadores con tirantes pushrod para poder alojar los nuevos elementos mecánicos del sistema de tracción delantera.

SLS AMG E-CELL el Alas de Gaviota eléctrico

Gracias a este sofisticado tren delantero, sobradamente probado en competición, la agilidad y comportamiento dinámico del SLS AMG eléctrico está al mismo nivel que el equipado con el motor V8. Otra diferencia mecánica es el funcionamiento de la dirección asistida que ahora es electro-hidráulica.

Para detener este prodigio de la técnica, se ha recurrido a los discos de freno cerámicos, opcionales en el modelo de gasolina, que garantizan la máxima eficacia de frenado bajo cualquier circunstancia. Estos discos pesan un 40% menos que los convencionales contribuyendo a un mejor comportamiento y confort dinámico al reducir considerablemente las masa suspendidas en las ruedas. El ABS y ESP® han sido calibrados para responder a las características del nuevo sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas.

Exteriormente el vehículo se ha visto sometido a unos ligeros, pero efectivos, cambios estéticos. En los frontales aprecian unos nuevos faros con tecnología LED para todas sus funciones, lo que, además de reforzar su inconfundible imagen, requieren menos energía que los faros bi-xenón normales. La rejilla de la parilla tiene un nuevo diseño con lamas transversales, así como también las entradas de aire laterales y del capó para mejorar la aerodinámica. Todas la piezas cromadas de la carrocería han sido sustituidas por otras en color negro mate.

El faldón delantero es mayor y facilita un mayor flujo de aire por debajo del vehículo. Esto permite mejorar la resistencia del aire y reducir la carga aerodinámica. Combinado con el alerón integrado en la tapa del maletero, que sale automáticamente una vez rebasados los 120 km/h, se estabiliza de forma considerable la marcha del vehículo a altas velocidades.

En el interior también se han incorporado ligeros cambios para responder a las nuevas necesidades, especialmente el cuadro de instrumentos y la consola central. El habitáculo ha sido cuidadosamente recubierto de cuero napa en colores blanco y negro. El nuevo cuadro aporta información sobre la velocidad, estado de carga de la batería y autonomía. La nueva consola central incorpora una pantalla táctil de 10” desde la que se controla el sistema de audio y climatización ofreciendo a la vez información precisa sobre el funcionamiento y el suministro de energía a los cuatro motores. La Unidad de Control AMG incluye los mandos para la puesta en marcha, para seleccionar los distintos modos del ESP® y para operar manualmente el alerón trasero. Usando tres botones adicionales se puede seleccionar las distintas posiciones de la transmisión: P, R y D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.