Motores de gasolina de la nueva gama de la marca MINI

Los motores de gasolina de la nueva gama de la marca MINI se caracterizan por su avanzada tecnología y su gran variedad. Los propulsores de cuatro cilindros, todos ellos de 1.600 cc, también incluyen numerosas soluciones técnicas resultado de la experiencia acumulada por el BMW Group en materia de desarrollo de motores. La nueva generación de motores, que se lanza al mercado en la primavera del año 2010, cubre un rango de potencia desde 55 kW/75 CV en el MINI One, pasando por los 72 kW/98 CV, también del MINI One, y los 90 kW/122 CV del MINI Cooper, hasta los 135 kW/184 CV del MINI Cooper S.

Todos los motores de gasolina están dotados del sistema de regulación plenamente variable de las válvulas, desarrollado en base al sistema VALVETRONIC, utilizado en los motores de la marca BMW. Este sistema de regulación variable optimiza la capacidad de repuesta del motor y, al mismo tiempo, consigue reducir considerablemente el consumo y las emisiones. En el motor de los modelos MINI Cooper S, MINI Cooper S Clubman y MINI Cooper S Cabrio, el sistema de regulación variable de las válvulas se combina con la inyección directa de gasolina y un turbo tipo Twin-Scroll. Esto convierte a este motor en el más eficiente del mundo, considerando su cilindrada. El MINI Cooper S equipado con este motor, es capaz de parar el crono en 7,0 segundos al acelerar de 0 a 100 km/h, mientras que su consumo medio según el ciclo de pruebas UE es de 5,8 litros a los 100 kilómetros, y su valor de CO2 es de 136 gramos por kilómetro.

El MINI One MINIMALIST, disponible únicamente en variante 55 kW/75 CV, tiene los valores de consumo y de emisiones más bajos de todos los modelos equipados con motores de gasolina, en concreto 5,1 litros a los 100 kilómetros y emisiones de CO2 de 119 gramos por kilómetro.

Todos los modelos de la nueva gama MINI incluyen soluciones de MINIMALISM, tales como recuperación de la energía de frenado, servodirección electromecánica, función Auto Start-Stop, indicación del momento óptimo para cambiar de marchas, que ahora se combinan adicionalmente con un encapsulamiento térmico de todo el conjunto propulsor. Con esta solución se optimiza la acumulación de calor, para que la reducción de la temperatura del motor sea menor durante la pausa entre dos paradas, reduciéndose así el desgaste del motor por fricción durante el funcionamiento en frío. Adicionalmente se reduce el consumo de combustible cuando se pone en marcha el motor frío, ya que el encapsulamiento térmico reduce significativamente la fase de calentamiento. El encapsulamiento incluye elementos aislantes en la zona del capó, en la parte frontal del coche, en las partes laterales del vano motor y, además, una junta circundante de goma. Esta solución también logra mejorar las cualidades aerodinámicas del coche, lo que por su parte redunda en un aumento de la eficiencia. Finalmente, el mejor aprovechamiento de las condiciones térmicas también aumenta el nivel de confort. Si las temperaturas exteriores son bajas, el calor acumulado puede aprovecharse específicamente para acelerar el calentamiento del habitáculo.

Prensa BMW
Foto Copyright by BMW AG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.