Golf blue-e-motion el número uno del mundo pasa a ser un coche eléctrico

El Golf eléctrico de cero emisiones llegará al mercado en el 2013. Sus 150 km de autonomía también satisfacen las necesidades de los usuarios.

Volkswagen muestra el Golf blue-e-motion en China, la primera vez que lo hace fuera de Alemania. La presentación del prototipo se realizó ante la Canciller Federal Alemana, Angela Merkel, y el Ministro de Transporte, Peter Ramsauer. Poco después se hizo la premiere mundial en el Salón Internacional del Automóvil Ecológico y la Movilidad Sostenible de Madrid. Volkswagen está abriendo un nuevo puente hacia la era de la movilidad totalmente eléctrica con el modelo más famoso en Europa de todos los tiempos, propulsado por totalmente por electricidad.

Golf blue-e-motion; cero emisiones

La versión de cinco puertas y cinco plazas del prototipo que se muestra en Shangai está propulsada por un silencioso motor eléctrico que genera una potencia máxima de 115 CV y una potencia continua de 69. Como todos los propulsores eléctricos, el motor utilizado en el Golf tiene un par motor máximo muy alto de 270 Nm ya de salida. El resultado es más diversión en una conducción limpia. La energía eléctrica que propulsa el motor se almacena en una batería de litio con capacidad para 26,5 Kw/hora.

Ideal para la mayoría de usuarios

La autonomía del modelo es de 150 kilómetros, aunque la capacidad más específica depende de la forma de conducirlo y factores como la utilización del aire acondicionado y la calefacción. En muchos lugares, esta autonomía es suficiente para la mayoría de los usuarios. Pensando en Alemania por ejemplo: Según la Oficina Alemana de Estadística, 6 de cada 10 personas en situación laboral utilizan el coche. El 45,8 % conduce menos de 10 kilómetros, el 28,1 está entre los 10 y los 25 kilómetros y el 16,2 % supera los 25. El Golf blue-emotion puede cubrir también las necesidades de distintos servicios públicos y privados, a la vez que ofrece soluciones a los usuarios privados.

Conciencia energética y conducción superior

De una forma más acusada que en los modelos de gasolina o diesel, la autonomía de un coche eléctrico se reduce de forma importante cuando se le exige máxima potencia con frecuencia. Sin embargo, la gran aerodinámica del Golf blue-e-motion (0,295 de Cw) con una velocidad máxima de 135 km/hora, ofrece la posibilidad de disponer de reservas de potencia, ya que esta potencia menor se consume en plena conducción pudiendo incluso “navegar”. Esto ocurre cuando el piloto se anticipa a las circunstancias y levanta el pie del acelerador. En ese caso, el motor se sitúa en par cero para evitar el consumo. De esta forma, el Golf blue-e-motion recupera la energía cinética generada con la regeneración de la batería. El resultado final es que este Golf de cero emisiones cuenta con el potencial suficiente para realizar adelantamientos con rapidez. Una muestra de su gran dinamismo es que acelera de 0 a 100 km/hora en 11,8 segundos.

Batería de Litio

La ubicación de los 30 módulos de la batería, consistentes en 180 pilas de iones de litio (26,5 Kwh totales), se ha adaptado a la arquitectura del vehículo. Están en el suelo del maletero, bajo los asientos traseros y en el túnel inferior entre los asientos delanteros. Un sistema de refrigeración del aire separado asegura una temperatura constante en el compartimento de la batería, cuyo peso total es de 315 kilos.

Instrumentos adaptados a la conducción eléctrica

El conductor puede leer la energía eléctrica demandada por el pedal eléctrico en cada momento a través del indicador de Kw que sustituye al clásico cuentarrevoluciones, por lo que acaba resultando intuitivo hacer que el valor se mantenga lo más bajo posible. En este instrumento se integra un indicador de potencia. El velocímetro, que está situado en la parte derecha, como de costumbre, integra otro pequeño indicador que proporciona información sobre el estado de carga de la batería.

Distintas opciones de recarga de batería

Una característica novedosa es el indicador de intensidad de carga en la pantalla multifunción, entre el cuadro de los Kw y el velocímetro. En lo que a recarga se refiere, el conductor puede pre-configurar la recuperación de la energía de frenado en cuatro etapas a través de la palanca de cambio automático o el insertado en la base del volante. En la primera etapa, el coche “navega” cuando el pie del conductor deja de presionar el pedal eléctrico, por lo que la única fricción es la resistencia a la rodadura de los neumáticos y el comportamiento aerodinámico del modelo. En la etapa más alta o B para el frenado, la máxima cantidad de energía cinética se recupera y se transmite a la batería. Además, la pantalla multifunción muestra el consumo eléctrico del sistema de climatización y su ventilador.

Tres perfiles de conducción en comodidad, dinamismo y autonomía

Se puede programar un perfil de conducción que permite al conductor seleccionar sus prioridades con anticipación, entre autonomía, comodidad y dinamismo. El perfil escogido preconfigura la potencia del motor, el control del aire acondicionado, la velocidad máxima y la estrategia de recarga de la batería.

El Golf blue-e-motion presentado en Shangai ofrece tres perfiles: “Normal”, “Comfort+” y “Autonomía+”. En el segundo de ellos, los 85 Kw están disponibles, mientras que en el “Normal” son 65.

El perfil “Autonomía+” limita la potencia a los 50 Kw y para por completo el sistema de aire acondicionado. El perfil escogido se muestra en la pantalla multifunción

Carga completa a través del logo VW

El Golf blue-e-motion se carga a través de un conector situado detrás del logo VW de la parrilla del radiador. La pantalla multifunción indica que el cable está conectado correctamente mostrando la figura de un enchufe. Durante el proceso de carga, una luz tipo led parpadea en el indicador de carga y al mismo tiempo se muestra como está va aumentando.

Composición del sistema de propulsión

Todos los componentes clave primarios y secundarios están integrados en el compartimento del motor de la parte delantera del vehículo. Para llegar hasta aquí, los diseñadores han aplicado la experiencia acumulada en muchos estudios precedentes. Al igual que el prototipo Up! blue-e-motion, en el Golf se utiliza una forma integral de propulsión eléctrica. Los componentes fundamentales del grupo propulsor son el ligero motor eléctrico de 80 kilos junto a la transmisión y el diferencial. La gestión de la energía está a cargo de un control de alto voltaje de pulso controlado, que se integra en el compacto grupo propulsor junto al transformador de corriente de 12 Voltios y el módulo de carga. La unidad entera es relativamente ligera y compacta. El Golf blue-e-motion de cinco puertas y cinco plazas pesa solo 205 kilos más que el Golf BlueMotion TDI con DSG, con lo que el peso total (baterías incluidas) del prototipo Golf blue-e-motion alcanza los 1.545 kilos. Es más, la seguridad del modelo es idéntica a la del Golf. La versión blue-e-motion cuenta con la misma cualificación de cinco estrellas de las pruebas de impacto Euro NCAP.

El año que viene, Volkswagen probará el grupo motriz y la capacidad de almacenamiento del Golf blue-e-motion en todo tipo de condiciones utilizando una flota de vehículos. Por lo tanto, la cuenta atrás del inicio de la producción del Golf blue-e-motion ya se ha iniciado.

Prensa Volkswagen – Audi España
Foto Copyright Volkswagen – Audi España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.