SEAT cumple 60 años. La historia de los años 60, llega el 600

Al despuntar la nueva década SEAT ya destaca como actor principal en el panorama de la industria automotriz española. El país empieza a vivir un creciente desarrollo económico, dejando de lado su vertiente eminentemente agrícola y orientándose a nuevos sectores como el turismo y los servicios, y en ello el automóvil juega un papel crucial. El 1400 A inicial ha sido renovado dos veces; su última versión, el 1400 C, prefigura en su carrocería el futuro SEAT 1500, la berlina de referencia del mercado durante muchos años, ampliamente utilizada por la administración del estado en toda clase de servicios (vehículo oficial, policía, ambulancia, etc) y también como taxi.

SEAT cumple 60 años La historia de los años 60, SEAT 1500 Copyright by SEATSEAT cumple 60 años La historia de los años 60, cadena de montaje del 600 Copyright by SEATSEAT cumple 60 años La historia de los años 60, el 600 número 100000 Copyright by SEAT

Con el lanzamiento de la versión D en 1963 llega la eclosión del 600, que se convierte en coche hegemónico del parque móvil nacional. Su fuerte demanda origina un aumento de la producción (de 80 coches diarios en primer trimestre de 1961 se pasa a 100, y aumenta después a 120 para alcanzar paulatinamente los 240 a finales de 1964), provocando una reducción de los costes que repercutirá en un descenso del precio de venta, lo cual volverá a estimular otra vez la demanda.

Aunque las listas de espera todavía son largas, la población se ha pasado en masa de la moto al SEAT 600. Las excursiones familiares de fin de semana se generalizan. Las urbanizaciones surgen por doquier. Incluso hay un auge de las competiciones automovilísticas gracias a los usuarios más entusiastas. En pocas etapas de la historia de España ha sido tan patente el rol del automóvil como dinamizador de la vida del país. Al mismo tiempo que el entramado industrial crece aún más con el suministro de componentes a la fábrica, su actividad genera mano de obra, buena parte de la cual viene de inmigración que llega a Cataluña desde tierras andaluzas, extremeñas y murcianas.

El 600 es para España lo que el Renault 4CV para Francia, el Fiat Topolino y el 500 para Italia, el Mini para el Reino Unido y el Beetle para Alemania: el coche del pueblo. Hacia 1973, se fabrican un total de 800.000, pero Fiat pone todo su esfuerzo para garantizar que fabrique sólo para el mercado local. No obstante, los españoles encuentran su primera laguna legal (diminuta) para el 600 y exportan 150 unidades a Colombia. No será hasta una versión posterior y más generosa del contrato de licencia cuando Fiat permita una mayor libertad, lo que a la larga llevará, entre 1970 y 1973, a que el SEAT 600 se convierta en ¡el coche más vendido en Finlandia!

Ya desde sus inicios SEAT tuvo presente cual sería su trascendencia social. Durante la edificación de la fábrica fueron adquiridos 46.000 m2 de terreno para lo que se llamaría la Ciudad Residencial SEAT. Ante la perspectiva de que llegaran flujos procedentes de otros puntos del país, construyó bloques de viviendas destinadas a su alojamiento, así como equipamientos deportivos y escolares. La empresa también dedicó especial atención a su escuela de aprendices para formar a los futuros oficiales de la empresa que cubrirían los puestos de trabajo vacantes, y elevar la categoría profesional de cuantos participasen en sus periódicos cursillos de formación y perfeccionamiento.

Es una etapa en la que SEAT afianza su red de distribución y consolida su primacía en el mercado Tiene una plantilla de 10.000 personas y fabrica 300 coches diarios. Su producción se multiplicará casi por cuatro, rozando las 160.000 unidades en 1967. La gama se amplía con el 1500 Familiar, el 800 -versión cuatro puertas del 600 creada por la propia SEAT- y el 850. En 1967 se crea FISEAT para que los clientes tengan fácil acceso a la financiación al comprar su coche. Casi 15.000 personas trabajan entonces para SEAT.

En virtud de los nuevos acuerdos entre los accionistas Fiat aumenta su participación al 36% mientras el INI rebaja la suya a una cuota similar. Para ello se duplica el capital nominal fijándolo en 1.800 millones de pesetas. Pero lo más importante es que gracias a ello la empresa italiana da el visto bueno al plan de SEAT de intentar exportar el 20% de su producción. Así, de las primeras remesas de 600 a Colombia pasará a ofrecer sus productos en doce países distintos.

En abril de 1968 debuta el nuevo 124, la empresa tiene 20.000 empelados y su producción anual suma ya 200.000 vehículos. El SEAT número 1 millón -un 124 amarillo- es entregado a Rosa Zumárraga en el programa de TVE “Un millón para el mejor”. Al año siguiente llega al mercado el 1430, otro modelo exclusivo de SEAT, y la versión familiar 124, con un nivel de calidad y prestaciones y unos precios ajustados que les sitúan claramente por delante de la competencia. Al final de aquella década SEAT ha consolidado su posición de primer fabricante del país.

Prensa SEAT
Foto Copyright by SEAT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.